Cortizo, el ganadero que quiere ‘rescatar’ a Panamá

Impulsar la economía, cambiar la Constitución, avanzar en igualdad de género y combatir la corrupción son sus principales propuestas.

Laurentino Cortizo

El nuevo presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, asegura que revisará los TLC del país con EE. UU. y Centroamérica.

AFP

POR:
Portafolio
mayo 06 de 2019 - 10:47 p.m.
2019-05-06

Laurentino Cortizo, futuro presidente de Panamá tras ganar las elecciones del domingo, dice que quiere “rescatar” el nombre de su país, manchado por el escándalo de los Papeles de Panamá y múltiples listas sobre paraísos fiscales.

“De los 125 compromisos que tenemos en el plan de acción, el número uno habla de rescatar el nombre de Panamá”, remarcó Cortizo, horas antes de ganar los comicios por un estrecho margen. Aunque, tras la victoria endureció su discurso y dijo que iba a “defender” y hacer “respetar” los intereses del país.

(Reformas y corrupción, retos tras las elecciones en Panamá). 


A sus 66 años, este empresario y ganadero, conocido como ‘Nito’, ganó las elecciones con apenas 40.000 votos sobre el derechista Rómulo Roux, apoyado desde la cárcel por el detenido expresidente Ricardo Martinelli.

Sus seguidores destacan su humildad y sensibilidad social, mientras que sus detractores le achacan rodearse de diputados señalados por escándalos de corrupción. Sin embargo, él proclama que bajo su gobierno no habrá “intocables”. “Óiganme bien para que luego no digan que no lo oyeron: vamos a hacer sin robar”, había dicho ante sus seguidores durante la presentación de su programa.

Su plan de gobierno incluye mejorar la educación, reformar el Estado, impulsar la economía, combatir la pobreza y la desigualdad, y mejorar la transparencia gubernamental. También ha prometido crear el Ministerio de Cultura y el de la Mujer, elevar los asuntos agropecuarios a política de Estado y castigar a las empresas acusadas de corrupción.

“Quiero dejar un legado”, apunta este amante del sancocho de gallina y el cangrejo guisado, que ganó las primarias de su partido con un amplio margen.

Tras su victoria, Cortizo logró que el Partido Revolucionario Democrático (PRD, socialdemócrata), fundado por el líder nacionalista Omar Torrijos –con el que tiene un enorme parecido físico–, regrese al poder tras una década en la oposición.

“Cortizo tendrá que hacer grandes esfuerzos por promover diálogos y consensos que van a ser necesarios”, explicó el director de los servicios informativos de Radio Panamá, Edwin Cabrera.

De acuerdo con Carlos Guevara Mann, profesor de ciencia política de la Florida State University en Panamá, “el principal reto es crear un marco constitucional democrático y legítimo que facilite la atención de los problemas nacionales y desincentive la corrupción, a través del adecuado funcionamiento de los órganos del Estado y una mayor participación ciudadana. Panamá todavía opera bajo la constitución impuesta por la dictadura militar, que privilegia la partidocracia, el clientelismo y la corrupción, y fomenta el desprecio de las autoridades por el pueblo y sus necesidades”.

De igual forma, uno de los aspectos principales que tendrá que manejar el nuevo gobierno de Cortizo será trabajar en medio de la pelea en la región entre Estados Unidos y China.

De hecho, el mismo presidente electo de Panamá aseguró, tras lograr el triunfo, que Estados Unidos debía prestar más atención a Centroamérica o atenerse a un mayor avance de China, que ha ganado apoyo diplomático y ha aumentado la inversión en la región en los últimos años.

En este sentido, para Guevara-Mann, Cortizo “tendría que promover relaciones sanas y transparentes, libres de corrupción, con China, respetuosas del interés nacional. Hasta ahora, esas relaciones se han desenvuelto en pro de intereses sectarios y particularistas, con mucha corrupción. Tendría, además, que limitar la presencia china a una participación respetuosa en nuestra economía, auténticamente beneficiosa para Panamá. Los panameños no queremos ni toleraremos que China pretenda establecer un dominio en Panamá. Esa pretensión afecta nuestra soberanía y nos traería mayores problemas con Estados Unidos, que aún se considera la potencia hegemónica en América”.

CABALLO Y EN CAYUNO 

De raíces española y griega, estudió Comercio Internacional en Estados Unidos, donde llegó a trabajar en la Organización de Estados Americanos (OEA) y donde conoció a su esposa Yazmín Colón, quien le llamaba el “gringuito”.

Con ella tuvo dos hijos. Tras pedir el voto a caballo y en cayuco (una canoa rudimentaria), este seguidor del Real Madrid y los Celtics de Boston fue electo diputado por la provincia caribeña de Colón en 1994. En un segundo período, llegó a presidir la Asamblea Nacional entre 2000 y 2001.

Cortizo fue nombrado en su cargo político más alto en 2004, cuando el entonces presidente Martín Torrijos le pidió asumir como ministro de Desarrollo Agropecuario. En esa posición duró 15 meses. Dimitió por considerar que Panamá no debía aceptar el relajamiento de las normas sanitarias que, a su juicio, imponía el TLC con Estados Unidos, aunque ahora manifiesta que ese acuerdo hay que “respetarlo”.

Amante de la ganadería de alta genética –asegura que él mismo ordeña, vacuna y desparasita a sus reses–, Cortizo repite con insistencia que va a “rescatar y transformar a Panamá”. “Nito Cortizo va a ser el primer obrero del país”, clamó tras la victoria.

Una vez que el escrutinio de los votos estaba casi en el 100%, Cortizo lograba la victoria con el 33,19% (634.969 votos), mientras que su principal contendiente, el también opositor Rómulo Roux, del liberal Cambio Democrático (CD), obtenía el 31,02% (593.569 votos).

AFP con Redacción Local

Siga bajando para encontrar más contenido