close
close

Internacional

Cómo China perdió Taiwán y cuál es el estatus de la 'isla rebelde'

Taiwán se ha comportado como una nación independiente desde 1949, cuando el entonces gobierno de China fue derrotado por las fuerzas comunistas.

BBC Mundo: Jimmy Carter (der.) presidente de EE.UU. firma acuerdo con el líder de China Deng Xiaoping

POR:
Redacción - BBC News Mundo
agosto 02 de 2022 - 03:22 p. m.
2022-08-02

Las tensiones entre China y Taiwán viven un nuevo capítulo de amenazas.

El anuncio de que Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes (la segunda en la línea presidencial), llegó a Taiwán, en medio de su gira por Asia, ha provocado enconadas críticas de Pekín, cuyo gobierno incluso ha amenazado con acciones militares.

El viaje de Pelosi se produce también en medio de mayores tensiones entre Washington y Pekín, y en un contexto en el que China ha realizado varias incursiones aéreas y navales en la isla vecina.

Pero ¿a qué se debe todo esto?

China ve a Taiwán como una provincia rebelde que se reunificará con el continente tarde o temprano.

No obstante, numerosos taiwaneses están en desacuerdo. Taiwán se ve a sí mismo como un país independiente, gobernado democráticamente, pese a que nunca ha declarado oficialmente su independencia.

Varios expertos internacionales han señalado que la disputa entre Pekín y Taiwán amenaza con convertirse en un enfrentamiento armado con profundas implicaciones internacionales.

Los primeros que se asentaron en Taiwán fueron pueblos de las tribus austronesias, procedentes de Oceanía, el sureste asiático y partes de lo que es hoy el sur de China.

La isla quedó registrada por primera vez en los archivos chinos en 232 A.D., cuando China envió una fuerza expedicionaria a explorar el lugar.

Este es un hecho que Pekín cita para respaldar sus reclamos territoriales.

Después de ser colonia holandesa por un tiempo breve (1624-1661), Taiwán fue indiscutidamente administrada por la dinastía Qing de1883 a 1895.

Desde principios del siglo XVII, un importante número de migrantes empezaron a llegar a Taiwán desde China, muchos escapando de la agitación política o la penuria.

La mayoría eran chinos hoklo, procedentes de la provincia de Fujian, o chinos hakka, provenientes de Cantón. Los descendientes de estas dos olas migratorias conforman la mayor parte de la población actual.

En 1895, después de la victoria de Japón en la primera guerra sino-japonesa, el gobierno Qing no tuvo más opción que ceder Taiwán a Japón.

Pero, después de su rotunda derrota en la Segunda Guerra Mundial, Japón tuvo que renunciar al control de todos los territorios que había ocupado en China.

La entonces República de China, uno de los países vencedores en esa guerra, empezó a gobernar Taiwán con el consentimiento de los aliados Estados Unidos y Reino Unido.

Sin embargo, la guerra civil de China, que se había iniciado en 1927, continuó tras la II Guerra Mundial y, pocos años más tarde, las tropas del gobierno de Chiang Kai-shek fueron derrotadas por las fuerzas comunistas lideradas por Mao Zedong.

Chiang y lo que quedaba de su gobierno nacionalista del Kuomintang (KMT) se refugiaron entonces en la isla de Taiwán, en 1949, proclamando la República de China en ese territorio, defendiendo que seguían siendo su gobierno legítimo.

Este grupo de personas, a las que se conoce como chinos continentales y que contaba con cerca de millón y medio de personas, dominó la política taiwanesa durante muchos años, aunque sólo representa el 14% de la población.

Tras heredar una dictadura de facto, y enfrentando la presión de la sociedad contraria al régimen y un movimiento democrático naciente, el hijo de Chiang, Chiang Ching-kuo, empezó a permitir un proceso de democratización en la isla.

El presidente Lee Teng-hui, conocido como el "padre de la democracia" en Taiwán, lideró los cambios constitucionales que llevaron a la apertura política y que eventualmente conllevaron a la elección del primer presidente no ligado al KMT, Chen Shui-bian, en el año 2000.

Después de décadas de retórica hostil, China y Taiwán empezaron a tender puentes en los años 80.

China abogó por la fórmula conocida como "un país, dos sistemas", bajo la cual Taiwán podría ejercer una autonomía significativa si aceptaba la reunificación con China.

Este sistema fue implantado en Hong Kong, en cierto modo a manera de muestra para el pueblo taiwanés.

La oferta fue rechazada por Taiwán, pero el territorio relajó las restricciones de visitas e inversiones en la China continental.

También, en 1991, proclamó el fin de la guerra con la República Popular China.

Hubo breves conversaciones entre ambas partes a través de representantes extraoficiales, aunque la insistencia de Pekín en que la República de China en Taiwán es ilegítima no permitió contacto de gobierno a gobierno.

La elección de Chen Shui-ban como presidente de Taiwán en 2000 alarmó a Pekín, pues apoyaba abiertamente la independencia.

Chen fue reelegido en 2004, lo que motivó a China a aprobar la llamada ley antisecesión en 2005, que declara el derecho de China a recurrir a "medidas no pacíficas" contra Taiwán si intentaba separarse oficialmente de China continental.

En 2008, Ma Ying-jeou fue elegido presidente. El político buscó mejorar las relaciones, particularmente a través de convenios económicos.

Ocho años después, en 2016, fue elegida Tsai Ing-wen, la actual presidenta de Taiwán.

Tsai lidera el Partido Democrático Progresivo (DPP), que se inclina hacia la independencia formal de China.

Después de que Donald Trump ganara las elecciones de 2016 en Estados Unidos, Tsai conversó telefónicamente con el presidente electo, revirtiendo la política estadounidense vigente desde 1979, cuando las relaciones entre ambos países se cortaron.

A pesar de que no hay vínculos formales, EE.UU. se ha comprometido a suplir a Taiwán con armas defensivas, también resaltando que cualquier ataque de parte de China sería de "grave preocupación".

A lo largo de 2018, China elevó la presión sobre las empresas internacionales, forzándolas a incorporar a Taiwán como parte de China en sus páginas en internet.

De lo contrario China las amenazaba con frenar sus ambiciones comerciales en el gigante asiático.

Tsai fue reelegida en 2020. Para entonces, Hong Kong había atravesado meses de disturbios, con manifestantes protestando contra la creciente influencia de Pekín, una situación observada muy de cerca por Taiwán.

Ese mismo año, la entrada en vigor de una ley de seguridad nacional en Hong Kong fue ampliamente interpretada como otra señal más de que Pekín imponía cada vez más su autoridad en el territorio.

Este año, el gobierno del presidente Joe Biden dijo que su compromiso con Taiwán es "sólido como una roca".

En los últimos meses Taiwán ha reportado na "gran incursión" de aviones de guerra chinos en su zona de defensa aérea, .

Hay confusión y desacuerdo sobre lo que Taiwán es en realidad y cómo debe llamarse.

China considera a Taiwán como una provincia separatista y está comprometida con la reunificación, por la fuerza si es necesario.

Pero el liderazgo taiwanés asegura que es mucho más que una provincia, arguyendo que es un Estado soberano.

Taiwán tiene su propia Constitución, líderes democráticamente electos, y unas 300.000 tropas activas en sus fuerzas armadas.

El gobierno de la República de China (RDC) bajo Chiang Kai-shek, que huyó a Taiwán en 1949, declaró en un comienzo que representaba a toda China y que tenía la intención de retomar todo el territorio de nuevo.

Esta república ocupó un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU y fue reconocida por muchas naciones occidentales como el único gobierno de China.

No obstante, en 1971, la ONU transfirió el reconocimiento diplomático a Pekín y el gobierno de la RDC fue expulsado. Desde entonces, el número de países que reconoce diplomáticamente a la RDC ha caído a 13 naciones, más la Santa Sede.

Dada la gran brecha entre estas dos posturas, la mayoría de los países parecen contentarse con aceptar la actual ambigüedad. Así que Taiwán posee la mayoría de las características de un Estado independiente, aunque su estatus legal sigue siendo confuso.

Aunque se ha logrado poco progreso político, los vínculos entre ambos pueblos y sus economías han crecido.

Las empresas taiwanesas han invertido unos US$60.000 millones en China, y hasta un millón de taiwaneses vive en el continente chino, muchos dirigiendo fábricas taiwanesas.

Algunos se preocupan por la dependencia de la economía de Taiwán de China. Otros, sin embargo, señalan que las estrechas relaciones comerciales dificultarían cualquier acción militar de Pekín por el daño que le haría a la economía de la segunda potencia mundial.

Un polémico acuerdo comercial generó el "Movimiento Girasol" en 2014, cuando unos estudiantes y activistas ocuparon el Parlamento de Taiwán protestando por lo que consideraron una creciente influencia china en Taiwán.

Oficialmente, el Partido Democrático Progresivo (DPP) todavía favorece una independencia para Taiwán, mientras que el KMT se inclina por la reunificación.

Un sondeo de opinión comisionado por el gobierno taiwanés en marzo de 2021 mostró que actualmente la mayoría del pueblo apoya la estrategia del gobierno del DPP de "salvaguardar la soberanía nacional".

Las elecciones de 2020 en las que Tsai obtuvo la victoria con un récord de 8,2 millones de votos fueron ampliamente interpretadas como un rechazo a Pekín.

Estados Unidos es, con diferencia, el amigo más importante de Taiwán y su único aliado.

La relación, forjada durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría, atravesó su período más difícil en 1979, cuando el presidente Jimmy Carter terminó el reconocimiento diplomático de Washington a Taiwán para concentrarse en los crecientes vínculos con China.

En respuesta, el Congreso de EE.UU. aprobó el Acta de Relaciones con Taiwán, mediante la cual prometía suministrar armas defensivas a Taiwán, resaltando que cualquier ataque de China sería de "grave preocupación" para EE.UU.

Desde entonces, la política de EE.UU. ha sido descrita como de "ambigüedad estratégica", en busca de equilibrar el surgimiento de China como potencia regional con la admiración a Taiwán por su éxito económico y democratización.

El papel crucial de EE.UU. quedó claramente demostrado en 1996, cuando China realizó unas pruebas de misiles para intentar influir en las primeras elecciones presidenciales directas.

En respuesta, el entonces presidente Bill Clinton ordenó el mayor despliegue militar de EE.UU. en Asia desde la guerra de Vietnam, enviando buques al Estrecho de Taiwán y un claro mensaje a Pekín.

En 2018, en contra de los deseos de Pekín, el presidente Donald Trump firmó una ley que permite a funcionarios estadounidenses viajar a Taiwán y reunirse con sus pares para estrechar relaciones.

Luego, en agosto de 2020 y en el contexto de la pandemia de coronavirus, Trump envió a un miembro de su gabinete, el secretario de Servicios de Salud y Humanos, Alex Azar, a Taiwán. Fue el más alto funcionario del gobierno estadounidense en visitar la isla en décadas, hasta ahora.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Créditos:

BBC NEWS

Destacados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido