Economía China, en la búsqueda por atraer capitales

Es necesario estar conscientes del desacelere en la producción china, que estaría pasando de un 9 o 10 por ciento de crecimiento anual, a tasas de 6%.

Bolsa de China

Uno de los rasgos que sobresalen, es la mayor competitividad que posee la economía china.

Archivo

POR:
Portafolio
noviembre 13 de 2019 - 12:03 p.m.
2019-11-13

Como parte de la denominada “guerra comercial” entre China y Estados Unidos, iniciada por el mandatario Donald Trump desde Washington, uno de los rasgos que sobresalen, es la mayor competitividad que posee la economía china.

En esto intervienen factores asociadas al manejo de tasa de cambio desde Pekín, los mayores valores agregados que está teniendo la economía asiática, hasta las exportaciones de las denominadas “tierras raras” lo que le da un posicionamiento estratégico a China, aparte de que, en la nueva fase de crecimiento, más que exportaciones, lo que busca es ampliar la demanda de su mercado interno. 

(China, el nuevo ‘Dorado’ para invertir en firmas de servicios). 

Hasta allí, el conjunto de factores que son bastante conocidos, sin embargo, y siempre en materia de la economía internacional por parte de Pekín, es de reconocer la necesidad que está teniendo el gran mercado chino de capitales. Esto estaría justificado en función de que la cuenta de capitales y cuenta corriente de este país habría dejado atrás los tiempos en lo cuales los resultados de las mismas, llegaron a ser positivos, en rangos de 8 a 10 por ciento del total de producción del país -producto interno bruto PIB.

En la actualidad, los números no estarían entrando en déficit, pero estarían llegando a niveles de equilibrio en esas cuentas de la balanza de pagos. Ante esta condición, China estaría desde ya tratando de atraer capitales o bien, como medida mínima, evitando que los mismos escapen de sus circuitos productivos. Esto es algo que llegaría a ser factor de devaluación probable para otros países, dado que los capitales estarían prefiriendo la plaza de Beijín y con ello dejarían fondos de monedas de referencia en condiciones escazas, lo que haría encarecer las mismas en otros mercados. Resultado: devaluaciones monetarias.

(China le monta competencia al Nasdaq). 


Este panorama dejaría atrás las condiciones estructurales de los mercados financieros y de capitales de China que prevalecieron en el período 2002-2008, es decir los años previos a la ocurrencia de la Gran Recesión.

En medio de estas condiciones, véase como estos factores contribuyen a plantear mayores presiones devaluacionistas en la relación yuan-dólar. Por una parte, se requiere de las mismas en función de evitar la ocurrencia de burbujas tanto crediticias, como originadas en los mercados hipotecarios -síntomas iniciales que incluso están asociados al aparecimiento de la denominada “enfermedad holandesa”.

Por otra parte, es necesario estar conscientes del desacelere en la producción china, que estaría pasando de un 9 o 10 por ciento de crecimiento anual, a tasas de 6 por ciento. Esto desde luego es relativo. Para China es una tasa decreciente, aunque para Latinoamérica sería envidiable.

Giovanni E. Reyes, Ph.D. University of Pittsburgh/Harvard. Profesor Titular y Director de la Maestría en Dirección de la Universidad del Rosario.
Especial para Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido