‘Economía de Colombia muestra un camino muy interesante a la región’

Alicia Bárcena, Secretaria general de la Cepal asegura que algunos de los indicadores del país son un ‘oasis’ en medio de una golpeada Latinoamérica.

Alicia Bárcena

Alicia Bárcena, secretaria general de la Cepal, asegura que el recorte de tasas de la Fed ayudará a América Latina.

EFE

POR:
Portafolio
julio 31 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-07-31

Latinoamérica confirmó el mal momento por el que atraviesa. Pocos días después del recorte en las perspectivas del FMI, a 0,6% en 2019, ayer la Cepal hizo lo propio y afirmó que la región crecería este año 0,5% dato que baja a 0,2% para América del Sur.
Y esta tendencia es generalizada, pues de los 20 países de Latinoamérica, 17 se han desacelerado (21 de 33 si se incluye al Caribe).

(Lea: Esta es la previsión de crecimiento para Colombia, según la Cepal)

No obstante, para la secretaria general de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, hay naciones con mejor desempeño, entre los que está Colombia, con una previsión de 3,1%. Para la economía, destaca hay indicadores que solo son positivos aquí, y que el país es el que tiene más margen para enfrentar la desaceleración externa.

(Lea: Banrepública revisó a la baja su previsión del PIB de 2019 a 3,1%)

¿La economía de la región está realmente tan mal?
Lo que ocurre es que llevamos cinco años de desaceleración económica, media década, aunque no de crecimiento negativo. En 2018 cerró con un avance de 0,9% y para este esperamos 0,5%.

Efectivamente no estamos en el mejor momento, ante un contexto externo cada vez más complejo, pues la tendencia es mundial, y también desde el punto de vista interno. Pero hay países con un panorama más optimista, como Colombia.

¿Se va camino a una nueva década perdida?
Definitivamente no. Estamos en un momento complicado, pero nunca como en los años 80, en los que la región estaba con altísimos índices de deuda, hiperinflación y una macroeconomía muy dañada. Ahora la situación es mucho más estable, y a pesar de la debilidad mundial, Latinoamérica continúa manteniendo sus niveles bajo control.

¿Qué áreas preocupan?
El comercio es un área en el que sí hay una preocupación en la región, pero podemos decir que el empeoramiento de las condiciones, por la guerra comercial, no ha tenido un impacto destructivo.

Otro tema es la volatilidad internacional o la desaceleración de China, para el que esperamos un avance del 6,2%, a lo que se suma la caída de los precios productos básicos, que van a ser más bajos que en 2018, por lo menos 5%. Los productores de petróleo tendrán una cotización 10% menor, los metales y minerales 1% más bajo y los agrícolas 8%.

¿Qué impacto tiene la guerra comercial?
Las exportaciones de la región cayeron en el primer semestre alrededor de 6%. ¿Es atribuible a la guerra comercial? En parte sí por la caída de la demanda, el menor dinamismo de China y otros compradores, todo está conectado.

¿La baja de tasas de la Fed mejoraría el panorama?
Las señales de que la Fed y el BCE ejecutarán una política monetaria expansiva y bajen la tasa de referencia pueden ayudar a que los países de la región apliquen sus propias medidas expansivas y apoyen a la inversión y el financiamiento.

El mundo está viendo que es necesario tomar medidas en el ámbito monetario y de estímulos fiscales, y todo eso le pega a la región.

¿Se puede aprovechar el recorte de ayer de la Fed?
Sin duda, ahí hay un espacio importante. Aunque la Fed bajó 0,25%, la tendencia sería llegar a 75 puntos base en 2019, y eso le abre espacio a la región, pues permite un entorno más viable para bajar tasas y tener políticas activas. Hay países que ya lo han hecho y les funciona y, de hecho, Colombia tiene más espacios que otros países.

¿La diversificación sigue siendo la recomendación?
Los países, quizá de manera más lenta de lo que quisiéramos, pero sí están avanzando en la diversificación de la matriz exportadora. Hay cambios importantes, menos en Suramérica que en el resto, pero si ponemos el caso de Colombia, se están explorando nuevas áreas de inversión.

El otro tema es el de energías renovables, aunque no necesariamente para sustituir en su totalidad al petróleo. Hay buenas señales que ofrecen posibilidades en nuevas industrias.

La Cepal alerta del mayor endeudamiento, ¿ha servido para hacer más inversión productiva?
Ciertamente vemos que la política no ha tenido el traslado que buscaríamos para incrementar la inversión productiva o incluso el consumo privado. Y aparentemente una baja de tasas se puede ir a otros sectores, pues no se ha traducido en más crédito interno. Pero esto no quiere decir que no sean medidas para seguir estimulando.

¿Cómo puede hacer la región para cuadrar las cuentas internas?
Es un círculo que no se logra dejar atrás. Nosotros recomendamos tener una política fiscal contracíclica, diseñar estímulos fiscales y monetarios en la época de ciclo a la baja, así como adelantar inversión pública.

También, hay que analizar los instrumentos que tenemos a la mano para ampliar el espacio fiscal, que no necesariamente es subir impuestos, sino que se revisen bien las cuentas para reducir la evasión o los flujos financieros ilícitos, revaluar las renuncias tributarias y explorar nuevas fuentes de ingresos en temas digitales, ambientales o en la salud, o adecuar mejor la regulación. La región tiene un espacio importante para aliviar la situación fiscal.

¿Colombia es la buena noticia de Latinoamérica?
Colombia cerró el año pasado en 2,6% y para este proyectamos un 3,1%, por lo que es una de las pocas economías que no desacelera. Y todos sus sectores productivos tuvieron buen desempeño con excepción de la construcción.

Algo importante son las dos variables de la demanda interna, que en el resto de países van a la baja: el consumo privado creció 4% y la inversión fija 2,8%, por lo que Colombia es un oasis en la región, estos solo crecen aquí.

La inversión tiene impulso por los cierres financieros de las 4G y los gobiernos locales también aceleran la ejecución de proyectos, a lo que se suma el programa y creo que hay un programa ‘Colombia Reactiva’.

Entre los desafíos está el desempleo, la poca diversificación, los precios de los commodities, la menor confianza y el déficit. Colombia tiene buenas perspectivas, debe mantenerlas, ha tenido una buena política macro y una economía que nos muestra un camino interesante al resto de la región.

¿En qué áreas tiene espacio para actuar?
Tiene una baja inflación y hay espacio en el ámbito fiscal. También, la flexibilización transitoria que se ha hecho para atender la migración de Venezuela, de 0,5% del PIB, va a permitir un mayor consumo público y dinamizar el privado. Veo en Colombia espacios de actuación interesantes para las autoridades fiscales, monetarias y sobre todo para los sectores productivos.

¿Se puede ser optimista?
Yo creo que sí. El 2019 es un año difícil, pero América Latina debe tener una mirada hacia una mayor integración regional, que es lo que le va a dar la resiliencia y la posibilidad de crecer más. Hay que mirar hacia adentro para ver cómo afianzar nuestras economías.

Rubén López Pérez

Siga bajando para encontrar más contenido