Economía de EE. UU. se contrajo en último trimestre de 2012

Es el primer retroceso que sufre desde la recesión de 2007-2009, pues empresas recortaron abastecimiento de existencias.

Abismo fiscal y huracán Sandy contribuyeron a la desaceleración de la economía estadounidense en el último tramo del 2012.

EFE

Abismo fiscal y huracán Sandy contribuyeron a la desaceleración de la economía estadounidense en el último tramo del 2012.

POR:
enero 31 de 2013 - 02:08 p.m.
2013-01-31

La contracción fue inesperada y a recorte de abastecimiento se sumó una fuerte disminución del gasto público. El producto interno bruto (PIB) registró una caída de 0,1 por ciento anual tras crecer a una tasa de 3,1 por ciento en el tercer trimestre, dijo el miércoles el Departamento de Comercio.

Fue el peor desempeño desde el segundo trimestre del 2009, cuando terminó la recesión, y apunta a que la economía entró sin impulso en 2013.

La contracción, en un contexto de ajuste fiscal, podría generar temores de una nueva recesión y crear urgencia para que los funcionarios aborden los problemas presupuestarios aun no resueltos.

Analistas encuestados por la agencia Reuters esperaban un avance del 1,1 por ciento en la primera lectura del PIB para el cuarto trimestre. Ninguno de los economistas encuestados había proyectado una contracción.

"La caída ciertamente no fue lo que el mercado esperaba. Hubo un crecimiento de inventarios menor a lo esperado, las exportaciones fueron un lastre para eso y hubo una fuerte caída de las compras del gobierno", dijo Terry Sheehan, analista económico de Stone & McCarthy Research Associates en Princeton, Nueva Jersey.

"Tenemos una desaceleración en el gasto del gobierno asociada a la situación fiscal, así como un ajuste en la actividad militar. Pero esto también es una estimación preliminar, buena parte del cual se basa en supuestos del Departamento de Comercio", agregó.

"Esto podría ser revisado, ojalá al alza en el próximo informe". Un repunte del consumo y de la inversión empresarial, sin embargo, limitó la caída de la producción y ofreció alguna esperanza para la recuperación, que enfrentará una dura prueba mientras Washington se ajusta el cinturón.

Los datos del PIB se divulgan mientras los funcionarios de la Reserva Federal concluyen un encuentro de dos días.

El informe probablemente ofrecerá municiones para los responsables del banco central estadounidense que se inclinan por preservar la política monetaria ultraexpansiva.

Los economistas dicen que se necesitaría un crecimiento mayor al 3 por ciento, por un período de tiempo sostenido, para bajar significativamente el alto desempleo. La economía ha tenido problemas para mantenerse arriba de una expansión del 2 por ciento. En todo el 2012 la economía creció 2,2 por ciento.

La actividad sufrió el impacto de una enorme tormenta a fines de octubre, que causó grandes daños en la costa este de Estados Unidos y que según los cálculos, recortó alrededor de medio punto porcentual del crecimiento en el último trimestre.

La recuperación también tuvo que lidiar con la incertidumbre sobre el llamado abismo fiscal, de recortes de gastos y alzas impositivas programadas, que perjudicó a la confianza incluso cuando otros datos sugerían que las familias y empresas superaron esas preocupaciones. Las empresas, que se habían encontrado con muchos inventarios en sus depósitos en el tercer trimestre, moderaron su acumulación de existencias en los tres meses finales del año.

Esa desaceleración restó 1,27 puntos porcentuales del crecimiento del PIB del cuarto trimestre. Fue la mayor contribución negativa en dos años.

Sin contar los inventarios, la economía creció a un ritmo de 1,1 por ciento, contra el 2,4 por ciento del tercer trimestre. El gasto público se desplomó a un ritmo de 6,6 por ciento, por una caída de 22,2 por ciento en el rubro de defensa que eliminó el aumento del trimestre previo.

El gasto del gobierno restó 1,33 puntos porcentuales al crecimiento, y el declive en defensa fue el mayor desde 1972. La debilidad de las exportaciones también pesó sobre la expansión, como resultado de la recesión en Europa, el enfriamiento de China y alteraciones portuarias por la tormenta y por huelgas.

Las exportaciones registraron la primera reducción desde el primer trimestre de 2009. El gasto del consumidor, en cambio, creció a un ritmo de 2,2 por ciento, acelerándose desde el 1,6 por ciento del trimestre previo. La inversión empresarial repuntó tras su primera baja en un año y medio en el tercer trimestre.

INFLACIÓN SE DESACELERÓ 1,3% A DICIEMBRE

El alza de precios, que había alcanzado 1,4 por ciento en noviembre, sigue siendo inferior al objetivo del Banco Central (FED).

Así lo reveló el índice de precios asociado al consumo de los hogares (PCE) publicado este jueves por el Departamento de Comercio, en Washington.

Por su parte, el número de estadounidenses que solicitaron beneficios por desempleo por primera vez subió la semana pasada desde mínimos de cinco años, y la cifra se situó en niveles consistentes con una creación de empleo más modesta.

Las solicitudes iniciales de subsidios por desempleo subieron en 38.000 a una cifra desestacionalizada de 368.000, dijo el jueves el Departamento del Trabajo. La lectura de la semana previa no fue revisada.

Varios economistas proyectaban que las solicitudes de subsidio por desempleo subirían a 350.000 la semana pasada. 

REUTERS y AFP

Siga bajando para encontrar más contenido