EE. UU. cambia las reglas para acceder a visa de inversionista

Desde el 21 de noviembre, el tope mínimo para obtener residencia en ese país por invertir en proyectos inmobiliarios sube de US$500.000 a US$900.000.

El programa EB-5 consiste en invertir un tope mínimo de capital en proyectos inmobiliarios en Estados Unidos.

El programa EB-5 consiste en invertir un tope mínimo de capital en proyectos inmobiliarios en Estados Unidos.

iStock

POR:
Portafolio
agosto 13 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-08-13

Una de las noticias llamativas con la que inició la semana tuvo que ver con la presentación de una normativa con la cual el gobierno estadounidense podrá rechazar los permisos de residencia concedidos a los inmigrantes que las autoridades de ese país consideren que se han convertido en “una carga pública”.

Lea: (Crece el acceso y baja la morosidad del crédito en Colombia)

Bajo dicha regla, un inmigrante legal que resida en EE. UU. sería definido como “carga pública” si recibe “uno o más beneficios públicos designados” durante más de 12 meses en un período de 36 meses.

Otra de las cosas que permitiría la nueva regulación es reducir el número de personas a las que se les permite ingresar y residir allí, pues facilita el rechazo de las solicitudes de las green card, un documento de identidad que concede el gobierno estadounidense y habilita a quienes no son nacidos en ese país, la residencia permanente y el derecho a trabajar en su territorio.

Precisamente, en semanas pasadas, una de las opciones para obtener ese documento, conocido como el programa EB-5, que consiste en invertir un tope mínimo de capital en proyectos inmobiliarios en EE. UU. y generar un mínimo de 10 empleos, también acogió una nueva reglamentación, debido a modificaciones publicadas por el Departamento de Seguridad Nacional estadounidense.

Ahora, para quienes deseen utilizar esta opción, el mínimo de capital para invertir en los mencionados proyectos pasará de US$500.000 a US$900.000, medida que entrará en vigencia en noviembre próximo.

“La persona que quiera recibir este beneficio migratorio con las regulaciones que están vigentes tiene que hacer las inversiones antes del 21 de noviembre, para asegurar el no tener que invertir casi el doble de capital para acceder a esto”, asegura Alejandro Navia, vicepresidente de ventas de Driftwood Acquisitions and Development (DAD), conglomerado hotelero con operaciones en Estados Unidos.

“A través de la nueva regla de carga pública, la Administración de Trump está reforzando los ideales de autosuficiencia y responsabilidad personal. Pretende asegurar que los inmigrantes puedan mantenerse a sí mismos y tener éxito aquí en Estados Unidos”, apuntó Ken Cuccinelli, director del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS).

Mientras se espera que la nueva regulación enfrente demandas legales en los próximos días, los analistas consideran que esta movida tiene que ver con la estrategia del presidente estadounidense Donald Trump para ‘agitar’ a sus votantes, de cara a las próximas elecciones presidenciales en ese país.

UN MODELO DE NEGOCIO

Al tiempo que este nuevo debate se desarrolla en la primera potencial mundial, lo que haría que la entrada en vigor de la medida pueda tardar varios meses, las iniciativas de inversión para obtener la EB-5, como la mencionada firma DAD, continúan con su modelo de negocio.

Según le comentó Navia, a Portafolio, Driftwood Acquisitions and Development es una compañía nacida en 2015 con un modelo de inversión en hotelería donde se reunió “un fondo de US$50 millones propio, que compra los hoteles que se ven con buenos flujos de caja en mercados en crecimiento” con marcas con las que trabajan como Hilton, Marriott e Intercontinental.

Agregó que en DAD ponen la mirada “en hoteles entre los US$20 millones y US$100 millones y que adicionalmente tienen alguna deficiencia operativa que se pueda mejorar y darle valor adicional al activo con un plan a cinco años, para después vender”.

En el negocio, una vez comprado el hotel, se ofrece a accionistas individuales entrar a participar adquiriendo acciones de la compañía que es dueña de ese hotel específico y con eso “se hacen socios y empiezan a recibir rendimientos con ese flujo de caja que el establecimiento está dejando”. “Compramos hoteles que están produciendo entre el 8% y el 10%, o sea que el inversionista empieza a recibir esa rentabilidad desde el primer día (...) con una inversión mínima de US$50.000”, apunta Navia.

En ese sentido y relacionado con la obtención de la green card, mediante la destinación de capital en el sector inmobiliario estadounidense, el vicepresidente de ventas destaca que han logrado involucrar a 150 empresarios en sus proyectos a través del beneficio EB-5, con lo generaron “más de 2.000 empleos”.

Además, menciona que desde 2015, cuando la firma abrió ese modelo de negocio, hasta la actualidad, han recibido en total a “un poco más de 600 inversionistas” y han vendido participaciones en los hoteles por un monto aproximado de US$300 millones, a lo que agrega que “compraron US$1.000 millones en hoteles en EE. UU.”.

Sobre las movidas destacadas que han logrado, Navia cuenta que a principio de este año vendieron un hotel que le dejó a los inversionistas “el 38,7% de ganancia anualizada”, lo que “no es normal”, porque en DAD se busca entre el 15% y el 20%, por lo que el caso en particular “fue algo muy bueno”.

Y en tanto a la coyuntura actual, apunta que EE. UU. sigue siendo muy fuerte y la entrada de capital extranjero es cada vez mayor, pero que la medida adoptada afectaría la empleabilidad de calidad en el sector hotelero.

PERFIL DE INVERSOR

Sobre los que están entrando a este negocio, dice que el 50% son americanos y el otro 50% de países como Brasil, Colombia y Chile. Y ya en el tema de cantidad de inversión, en primer lugar se ubica Estados Unidos, seguido de Chile.

Finalmente, haciendo un análisis sobre la industria hotelera, comenta que aunque se ha desacelerado, lleva un crecimiento consecutivo de siete años a nivel mundial.

CON EFE

Siga bajando para encontrar más contenido