El mundo se alista para el golpe en el segundo trimestre

Economías esperan desplomes reales de más de 10%, que superarían las que se registraron en eventos como la Gran Depresión o la Segunda Guerra Mundial.

Donald Trump

Algunas estimaciones apuntan a una caída del PIB de EE. UU. de un 40% anualizado.

AFP

POR:
Rubén López Pérez
mayo 22 de 2020 - 08:22 p.m.
2020-05-22

Al igual que Colombia, que está transitando en el que posiblemente será el peor trimestre de su historia económica, el resto del mundo se está preparando para recibir un fuerte golpe en su PIB, el cual para algunos no tendrá comparación y para otros será, al menos, el peor en varias décadas.

(Lea: China desarrolla promisoria vacuna contra el coronavirus)

Una prueba de este oscuro panorama mundial es China, que ayer por primera vez desde 1990 no compartió su objetivo de crecimiento para el año en el inicio de la Asamblea Nacional Popular (ANP).

(Lea: Cifra de contagiados superó los 19.000 casos este viernes)

El gigante asiático presentó una contracción 6,8% hasta marzo, algo que no ocurría desde 1976, mientras que en el segundo trimestre el rango de previsiones va desde una caída de 5% hasta un crecimiento de igual cifra, de acuerdo con un sondeo de Reuters. JPMorgan no descarta un gran repunte de 15% en este periodo, lo que haría que el alza en el 2020 fuera de un 1,8%.

Esta semana, Estados Unidos fue otro de los focos de los pronósticos negativos para su economía. Desde la previsión de una caída en el segundo trimestre de 30% del presidente de la Fed, Jerome Powell, pasando por el desplome de 39% que espera Goldman Sachs y del 38% (11% real) de la Oficina Presupuestaria del Congreso, hasta el 42% que plantea la Fed de Atlanta.

Eso sí, como explica Munir Jalil, economista jefe de BTG Pactual para la región andina, “estos números de entre -30 y -40% son crecimientos trimestrales anualizados. Esos son distintos de las métricas que usamos acá, que comparamos actividad año a año”, lo que presenta datos más cercanos (aunque superiores) al 10%.

Sumado a esto, como agrega Jalil, “las caídas esperadas en la actividad económica durante el segundo trimestre se dan en medio de las estrategias de cuarentenas que se dieron en buena parte del mundo. La parálisis forzada llevó a una caída fuerte en los niveles de inversión y consumo, afectándose de igual manera el comercio mundial. Para el resto del año se espera un proceso de ‘adaptación’ a una nueva normalidad en la que economía y covid-19 tendrán que convivir”.

Es por esto que las perspectivas en todas partes no son positivas. De acuerdo con José Ignacio López, director de Investigaciones Económicas de Corficolombiana, “lo que se puede esperar es el peor trimestre que se tenga registro en la historia.

Muchos países no van a haber experimentado una caída igual en 5 u 8 décadas, otros quizá nunca la hayan sufrido y otros, como el caso de Reino Unido, se habla de que no se ve algo así desde hace 200 o 300 años.

En este sentido, se verán dos grupos, uno en los que estarán los que adoptaron medidas antes, como Europa y Asia, que sufrieron un golpe mayor hasta marzo. El otro será en el que está Latinoamérica, cuyo impacto se sentirá más en abril y mayo. En el mundo se verán desplomes de 10-15% en muchas economías, mientras que en la región estarán alrededor del 8-10%”.

Precisamente, en el resto del mundo se observará este tipo de cifras durante los próximos meses. En Europa, la firma IHS Markit, que elabora las mediciones de consumo e industriales, estimó una contracción de 10% para la eurozona en este periodo en su pronóstico de esta semana.

Oxford Economics también espera una caída de 10%, la cual sube al 15% según Pantheon Macroeconomics y al 18,7% si se toma en cuenta el análisis del banco británico Barclays.

Para otros países, el Banco de Inglaterra aseguró que se podría ver una caída de hasta 25% en Reino Unido en el segundo trimestre, mientras que en Rusia se espera un descenso de al menos 8%, Japón una pérdida en un rango de entre 11% y 22% anualizado, e India un desplome de más de 40%, también con cifras anuales.

A esto, hay que sumarle otras variables que enfrentarán los países, como un incremento en sus endeudamientos públicos, en sus déficits fiscales y, sobre todo, en sus tasas de desempleo. Por ejemplo en Estados Unidos la Fed ya asume que ese dato llegará al 25% antes de empezar a descender.

“En este momento la pregunta deja de ser qué tan malas serán las cifras, para dar más importancia a cuál será la capacidad de las economías a recuperar algo de normalidad con las reaperturas, y si podrán controlar los casos”, dice López.

Recomendados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido