El nuevo coronavirus arruina el Año Nuevo chino

El número de muertes y casos de infectados aumentó, y 41 millones de personas están en cuarentena.

Controles en Pekín por coronavirus

Miembros de seguridad protegidos con trajes asilantes esperan a la entrada del metro para tomar la temperatura a los pasajeros en Pekín, China este sábado 25 de enero.

EFE

POR:
AFP
enero 25 de 2020 - 12:52 p.m.
2020-01-25

Normalmente es un día de fiesta, con tambores y dragones. Pero este año, con un nuevo virus, Pekín se convirtió en una ciudad fantasma durante el Año Nuevo chino.

Los dos grandes parques de la capital, que acogieron a 1,4 millones de visitantes para las festividades en 2019, mantuvieron cerrada la puerta el sábado en el inicio del año de la Rata, el primero de los 12 signos del zodíaco chino.

Hasta este sábado, la cifra de muertos por el coronavirus aumentó a 41. Se han registrado 1.300 casos de pacientes infectados. Vea en tiempo real cómo avanza la propagación de la enfermedad.

"Esto no se parece al Año Nuevo", lamenta Li, de 21 años, delante de las puertas cerradas del Templo de las Lamas, donde los budistas fervientes suelen hacer cola al amanecer para ser los primeros en quemar el incienso del primer día del año. En la puerta del templo, que contiene un buda gigante, un cartel explica que el sitio permanecerá cerrado hasta nuevo aviso para "proteger la salud de las masas religiosas y de los monjes".

El año pasado, más de 80.000 personas recibieron el Año Nuevo. Esta vez, guardias uniformados, con la cara cubierta con una mascarilla protectora, invitan a los transeúntes a irse. Pekín está a más de 1.000 kilómetros de Wuhan, el epicentro de la epidemia, donde están aislados del mundo desde el jueves.

(China anuncia cierre de dos ciudades más para contener el coronavirus)

RESTAURANTES VACÍOS

La capital, de 20 millones de habitantes, que cuenta con 35 casos confirmados, prefirió cerrar lugares turísticos famosos como la Ciudad Prohibida, el antiguo palacio de los emperadores, así como tramos de la Gran Muralla.

"Cuando nos fuimos de vacaciones, la situación no era todavía demasiado grave", cuenta una turista del sur del país, que llegó a la capital justo antes del anuncio del cierre de los lugares turísticos. "Estoy preocupada, pero también creo que no tiene sentido preocuparse", afirma con respecto a la epidemia.

Después de ignorar el brote durante semanas, los chinos parecen haber reaccionado con decisión cuando el presidente Xi Jinping llamó el lunes a detener "resueltamente" el virus.

Poco antes, el país había reconocido que el virus se transmite entre humanos, y no solo de animales a humanos. Como resultado, muchas personas prefieren quedarse en su casa, en un Pekín ya vaciado de sus trabajadores migrantes, que optaron por pasar el Año Nuevo en su provincia natal.

(Qué es el coronavirus y cinco preguntas para entender qué tiene en alerta al mundo)

En un pintoresco barrio de casas antiguas, cerca del lago Huhai, los bares y restaurantes para turistas, abiertos a pesar del Año Nuevo, están casi vacíos. Las calles antiguas decoradas con linternas rojas y banderas nacionales del mismo color parecen extrañamente tranquilas. "No hay mucha gente. El virus sí que tiene un impacto", observa Huo, un pekinés de 63 años. "Pero en 2003, el SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) fue mucho más grave", recuerda, refiriéndose a la epidemia que mató a unas 650 personas en China continental y Hong Kong.

(Alerta mundial por nuevo virus de SRAS)

EN CUARENTENA

El gobierno chino amplió la cuarentena a 13 ciudades donde viven 41 millones de personas para contener la propagación de la epidemia por un nuevo coronavirus.

El saldo oficial se agravó, aunque por el momento la Organización Mundial de la Salud (OMS) evita la declaración de emergencia mundial. El gobierno ordenó la construcción en 10 días de un hospital exclusivamente destinado a recibir a las víctimas en el foco de la epidemia, la ciudad de Wuhan (centro), de 11 millones de habitantes.

Los obreros trabajan ininterrumpidamente para tenerlo listo el 3 de febrero. Decenas de excavadoras y camiones se afanaban este viernes para allanar el terreno, según imágenes de la televisión. Con las medidas de cuarentena implementadas, el número de chinos afectados por la emergencia equivale casi a la población de Argentina.

Numerosas actividades con motivo del Año Nuevo chino han sido canceladas. A partir del sábado cerrarán al público lugares como la Ciudad Prohibida de Pekín, el parque de atracciones de Disneyland en Shanghái y una sección de la Gran Muralla.

HONG KONG, EN ALERTA

Hong Kong activó este sábado en su territorio el nivel más alto de la emergencia sanitaria para reforzar la lucha contra la propagación del coronavirus que se está extendiendo desde la ciudad china de Wuhan.

"Elevo el nivel de respuesta a la categoría de 'emergencia'", dijo a los periodistas la responsable del gobierno local, Carrie Lam. Escuelas y universidades, actualmente cerradas por las vacaciones del Año Nuevo chino, permanecerán cerradas hasta el 17 de febrero, dijo.

Varios eventos fueron suspendidos, como el maratón, que tenía que llevarse a cabo el 9 de febrero. Lam precisó que todos los vuelos y trenes procedentes de Wuhan, la ciudad china donde irrumpió el virus, fueron cancelados hasta nueva orden. No se impusieron restricciones con los vuelos procedentes de otras ciudades de China continental, pero todos los viajeros que lleguen de ahí tendrán que responder a un formulario médico, según la responsable.

(EE. UU. y otros países con casos confirmados de coronavirus)

La excolonia británica registró cinco casos del coronavirus. De ellos, cuatro habían llegado en tren desde China continental hasta una nueva estación, recientemente abierta en el centro de Hong Kong. "Hong Kong no es escenario de infecciones graves y extendidas, pero tenemos que tratar esto seriamente y esperamos que conseguiremos anticipar la epidemia", afirmó Lam.

AFP

Siga bajando para encontrar más contenido