El nuevo reto del Parlamento Británico: enfrentar plagas

La Cámara de los Comunes emplea actualmente a un técnico especializado en el control de plagas a tiempo completo. Conozca la razón. 

Parlamento británico

Las autoridades gastaron US$156.000 en el año fiscal 2017-2018 para contener a ratones, polillas, ratas y otras plagas en la propiedad parlamentaria.

Archivo particular

POR:
Portafolio
mayo 02 de 2019 - 06:56 p.m.
2019-05-02

Los miembros del Parlamento están lidiando con un problema intratable que ha infectado el tejido de la vida política británica y no se divisa una pronta solución. Por primera vez, no nos referimos al Brexit.

Los ratones del Palacio de Westminster son tan descarados que corretean sobre los escritorios a plena luz del día, frecuentan los numerosos cafés y bares del lugar y hacen nidos con papeles viejos.

(Parlamento Británico afectado por ciberataque). 

El problema ha persistido durante años, a pesar de que las autoridades gastaron cientos de miles de libras para contenerlo. “Casi todo el mundo los ha visto correteando y haciendo fiesta”, dijo Thangam Debbonaire, miembro laborista del Parlamento.

Recuerda haber visto a un roedor en un café de la Cámara de los Comunes mientras recibía a un invitado el mes pasado. “Mientras estábamos comiendo nuestro pastel, un ratón corrió sobre mi pie y luego se quedó allí mordisqueando migajas. No se sintió intimidado”, afirmó. “Al día siguiente, lleve a otro invitado a un café diferente y, de nuevo, había un ratón en plena luz del día”.

Las autoridades gastaron US$156.000 en el año fiscal 2017-2018 para contener a ratones, polillas, ratas y otras plagas en la propiedad parlamentaria, que además de las Cámaras del Parlamento del siglo XIX, también incluye la Casa Portcullis, un edificio que se inauguró en 2001, y una colección de inmuebles vecinos más pequeños. El gasto en los cinco años hasta 2018 superó las 500.000 libras.

Debbonaire no es la única a la que le ha pasado. Los legisladores conservadores Andrew Bowie y Robert Halfon dijeron que los ratones pasan corriendo sobre sus pies mientras frecuentan los numerosos restaurantes del Parlamento. Halfon comentó que los ratones habían comido recientemente a través de una caja de té en su oficina.

Señaló que dejo de guardar alimentos y se asegura de no dejar tazas de café vacías en la basura. “Hace un par de años entré a mi oficina y mi equipo estaba parado en las mesas gritando. Tuvimos que desocupar la oficina por unos días”, explicó Halfon. “Mi jefe de oficina encontró uno muerto en su escritorio hace unos días”.

Aparte de las implicaciones de salud e higiene de tener ratones en el Parlamento, existe un riesgo para la seguridad porque pueden masticar los cables eléctricos, lo que aumenta el riesgo de incendio en los edificios victorianos que ya necesitan una reforma en todo el complejo.

El plan actual es que los políticos electos se muden de Westminster a mediados de 2020 para un importante programa de restauración.

Pero no solo es necesario controlar los ratones: las polillas amenazan con arruinar la tapicería de muebles antiguos y alfombras históricas creadas por A.W. Pugin, un diseñador del siglo XIX.

Una infestación del año pasado hizo que Richard Gilbey, conocido como Lord Vaux de Harrowden, se lamentara ante la Cámara de los Lores: “Me preocupa que si me quedo quieto por mucho tiempo en esta Cámara, me levantare para descubrir que mi ropa se ha convertido en encaje”.

La Cámara de los Comunes dijo en un comunicado que la proximidad del Parlamento al río Támesis lo “vulnera ante las plagas, especialmente los ratones”, un problema que ha empeorado en los últimos años por el trabajo de construcción. “La Cámara de los Comunes emplea a un técnico de control de plagas a tiempo completo, que continuará tomando todas las medidas necesarias para controlar la población de plagas”.

Hay trampas para ratones que se pueden ver en los pasillos, salas de reuniones y oficinas, mientras que en la Cámara de los Lores, las trampas de polillas están en exhibición. Pero esto no disuade a los ratones.

Precisamente, durante las últimas semanas, con las continuas votaciones alrededor de la crisis abierta por el Brexit, los parlamentaros denunciaron en repetidas ocasiones la presencia de estos animales. Incluso algunos decidieron subir las fotos de los roedores en medio de los debates en la Cámara. 

Bloomberg

Siga bajando para encontrar más contenido