close
close

Internacional

Polarización y economía, la lupa está sobre elecciones en Brasil

Bolsonaro y Lula da Silva definen la presidencia este domingo 30 de octubre. El expresidente aventaja sondeos.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y el expresidente Luiz Inázio Lula da Silva

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y el expresidente Luiz Inázio Lula da Silva

EFE y AFP

POR:
Roberto Casas Lugo
octubre 28 de 2022 - 08:57 p. m.
2022-10-28

Las banderas de Brasil adornan los balcones de uno de los sectores más ricos de Curitiba (sur). Aunque pueda parecer típico de una campaña electoral en cualquier lugar de América Latina, el estandarte del país vecino se ha convertido en la representación nacionalista del presidente Jair Bolsonaro, que busca su reelección este domingo.

Él (Bolsonaro) ganó aquí con buena ventaja. Las banderas, que terminan de representar a sus seguidores, se ven en los carros, en las casas, balcones o ventanas de los barrios más ricos”, detalló Amyr Hamud, un joven profesional de esta ciudad.

(Lea: Los enemigos Israel y Líbano firman un acuerdo de fronteras marítimas). 

Esa imagen que describe este lingüista se repite una y otra vez por todo el país, puntualmente con mayor énfasis en aquellas zonas donde el actual presidente ganó en la pasada primera vuelta, que determinó que fuera el jefe de Estado y el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva los que pasaran a segunda vuelta, con un 43,2% y 48,4% de los votos, propiamente.

Para esta definición de la carrera presidencial, dos de las encuestadoras más importantes, como Datafolha y AtlasIntel vuelven a ubicar al candidato ‘Lula’ al frente de las predicciones con un 49% y 52,4%, respectivamente. No obstante, al igual que a principios del mes, la realidad podría marcar una disputa mucho más estrecha por el asiento de la oficina presidencial en el Palacio del Planalto.

La impresión es que la mitad de la sociedad quiere a Bolsonaro y la otra mitad quiere a Lula. No creo que hayamos visto algo así en nuestra historia, una división tan clara de la población”, confesó Murilo Rocha, docente y escritor.

Una polarización que toma fuerza en Brasil y se agudiza con el paso de las horas previas a los comicios. “He notado esa desesperación y polarización (...) Hay algo interesante que está pasando; es tanta la crítica hacia el nacionalismo de Bolsonaro que hay personas que se atacan entre sí cuando ven a alguien portando una bandera de Brasil. Me parece muy triste atacar el símbolo de tu país. Al final tú también eres de Brasil, a pesar de que ahora ello está relacionado con lo que ellos creen es negativo, como Bolsonaro en este caso”, apuntó Ashley Rodríguez, analista de marketing. 

(Además: Razones por las que PIB de EE. UU. creció y sacó al país de recesión). 

El peso de la economía

En las últimas semanas de intensa campaña, el tema económico volvió a pesar sobre el desempeño en las encuestas de ambos candidatos, quizás restándole puntos de intención al actual mandatario, que estaba repuntando levemente durante las últimas semanas de medición, al apostar por un discurso oficial más moderado.

Todo esto a razón de que, como explica Leandro Lima, analista de Brasil para Control Risks, el ministro de Economía del presidente Bolsonaro anunció que el salario mínimo “no se ajustará más” con la inflación, al tiempo que Lula se comprometió a “respetar las reglas fiscales del país” por medio de un documento público firmado.

Más allá de esos dos episodios, para el analista brasilero no hubo “grandes cambios de tendencias económicas”, porque “los agentes económicos ya están considerando que el candidato ‘Lula’ tendrá la victoria y que Bolsonaro va a cuestionar los resultados pero que al final del día estas inquietudes no van a prosperar y tendremos una transición de poder como esperamos”. 

(Vea: América Latina demandará más de 4.000 aviones nuevos, ¿los motivos?). 

Los datos económicos de Brasil

La principal economía de América Latina llega a esta segunda vuelta definitiva con un panorama más claro sobre lo que será el final del año y lo que se espera para el próximo 2023.

El PIB de Brasil creció 1,2% en el segundo trimestre, lo que hizo que el Gobierno subiera sus estimaciones entre el 2% y 2,7%. No obstante, se estima que para el próximo 2023 la actividad económica se desacelere hasta los 0,50%, por el incremento alcista de la tasa de interés por parte del banco central para frenar la inflación (8,7%).

Roberto Casas Lugo

Destacados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido