En 2050, el 19% de latinos tendría más de 65 años

La ONU proyecta que la población de la región alcance su punto máximo justo por debajo de 768 millones alrededor de 2058.

Población mundial

La menor fecundidad ha provocado que la población en edad de trabajar crezca más rápido.

iStock

POR:
Portafolio
junio 17 de 2019 - 10:15 p.m.
2019-06-17

La población mundial y la de Latinoamérica seguirá creciendo durante las próximas décadas, pero de forma paralela a este comportamiento, el envejecimiento será otro de los factores que caracterizarán esta tendencia.

Tal como indica el último reporte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), titulado ‘Perspectivas de la población mundial 2019: Aspectos destacados’, para la región, la proporción de la población de 65 años o más podría aumentar del 9% en 2019 al 19% en 2050.

Asimismo, como resalta el informe, se proyecta que la población de América Latina y el Caribe, que se triplicó en tamaño entre 1950 y 2019, alcance su punto máximo justo por debajo de 768 millones alrededor de 2058 y luego disminuya a unos 680 millones en 2100.

(Lea: En Colombia, la clase media llegaría al 64% en la próxima década

Otro de los aspectos que el reporte de la ONU pone de manifiesto es que América Latina continúa teniendo la segunda tasa más alta de embarazos adolescentes después de África Subsahariana, con 63 niñas de cada 1.000. La tasa de natalidad de las jóvenes de entre 15 y 19 años actualmente contribuye con el 15% de la fecundidad total de toda la región.

Además, asegura que la pérdida neta de población debido a la migración internacional fue un 40% menor en 2010-2020 en comparación con el periodo comprendido entre 2000-2010.

MUNDO ENVEJECIDO

Precisamente, el envejecimiento de la población mundial es uno de los aspectos que más resalta el informe de la ONU, pues lo confirma debido a un aumento de la esperanza de vida y niveles más bajos de natalidad. De hecho, en 2018, por primera vez en la historia, las personas de 65 años o más superaron en número a los niños menores de cinco años.

(Lea: China daría giro radical en política de natalidad

Así, se prevé que la tasa global de fecundidad, que bajó de 3,2 nacimientos por mujer en 1990 a 2,5 en 2019, disminuya aún más, alcanzando 2,2 nacimientos por mujer en 2050.

En 2019, la fecundidad promedio permanece por encima de 2,1 nacimientos por mujer durante su curso de vida: así en África Subsahariana el promedio es de 4,6 nacimientos por mujer; en Oceanía, excluyendo Australia y Nueva Zelanda, es de 3,4; en África septentrional y Asia occidental está en el 2,9, y en Asia central y meridional, en el 2,4.

Con todo esto, para 2050, una de cada seis personas en el mundo, en torno a un 16% de la población, tendrá más de 65 años, en comparación con el 9% o una de cada 11 en 2019. Se proyecta que la proporción de la población de 65 años y más se duplicará entre 2019 y 2050 en África septentrional, Asia, y América Latina y el Caribe. Para 2050, una de cada cuatro personas viviendo en Europa y América del Norte podría tener 65 años y más. Igualmente, el número de personas de 80 años o más se triplicará, de 143 millones en 2019 a 426 millones en 2050.

(Lea: En el 2050 habrá más adultos mayores que jóvenes en A. Latina

“Muchas de las poblaciones de más rápido crecimiento se encuentran en los países más pobres, donde el crecimiento de la población presenta desafíos adicionales en el esfuerzo para erradicar la pobreza, lograr una mayor igualdad, combatir el hambre y la desnutrición, y fortalecer la cobertura y la calidad de los sistemas de salud y educación para no dejar a nadie atrás”, asegura Liu Zhenmin, secretario general adjunto para Asuntos Económicos y Sociales de la ONU.

Sin embargo, en la mayor parte de África Subsahariana, y en partes de Asia y América Latina y el Caribe, el descenso reciente de la fecundidad ha provocado que la población en edad de trabajar, entre los 25 y 64 años, crezca más rápido que la de otras edades, lo que, gracias a una distribución favorable de la población por edades, crea oportunidades para acelerar el crecimiento económico.

Para beneficiarse de este “dividendo demográfico”, los gobiernos deben invertir en educación y salud, especialmente para los jóvenes, y crear las condiciones propicias para el crecimiento económico sostenido, asegura el informe.

Asimismo, la relación de apoyo potencial, que compara el número de personas en edad de trabajar con los mayores de 65 años, está disminuyendo. El envejecimiento demográfico tiene consecuencias sobre el mercado laboral y el desempeño económico, así como sobre las presiones fiscales que muchos países enfrentarán en las próximas décadas buscando desarrollar y mantener sistemas públicos de atención médica, de pensiones y protección social para las personas mayores.

INCREMENTO DE LA POBLACIÓN

La población mundial aumentará en 2.000 millones de personas para 2050, llevando la cifra a unos 9.700 millones, pero solo nueve países representarán más de la mitad del crecimiento proyectado para entonces, asegura un nuevo informe de las Naciones Unidas.

India, Nigeria, Pakistán, República Democrática del Congo, Etiopía, Tanzania, Indonesia, Egipto y los Estados Unidos, serán los países con mayor incremento de población para la mitad del siglo.

Además, se proyecta que la India supere a China como el país más poblado del mundo alrededor de 2027, mientras la población de África Subsahariana se duplicará para 2050 con un crecimiento de 99%.

Otras regiones verán tasas de aumento variables: Oceanía excluyendo Australia y Nueva Zelanda crecerá un 56%; África del Norte y Asia Occidental, un 46%; Australia y Nueva Zelanda, un 28%; Asia central y meridional, el 25%; América Latina y el Caribe, alrededor de un 18%; Asia oriental y sudoriental, solo un 3%; y Europa y América del Norte, apenas un 2%.

Según el informe, la población alcanzará su punto máximo a finales del siglo, llegando a 11.000 millones de personas.

Globalmente, se espera que la esperanza de vida, que aumentó de 64,2 años en 1990 a 72,6 años en 2019, aumente aún más, alcanzando los 77,1 años en 2050.

Si bien se ha logrado un progreso considerable en la disminución de las diferencias de longevidad, continúan existiendo brecha. En 2019, quienes nacen en los países más pobres viven 7,4 años menos que el promedio mundial, debido en parte a que los niveles de mortalidad en la niñez y materna permanecen altos, así como a la violencia, los conflictos y el VIH.

Nueva York

Siga bajando para encontrar más contenido