Internacional

Endeudamiento, el otro reto al que se enfrenta el mundo

Planes de estímulo para combatir el coronavirus llevarán este año a alzas en déficits fiscales. Deuda neta global pasará de 69% a 85% de  ingresos.

Divisas

Según el FMI, los gobiernos del mundo enfrentan un incremento masivo en las deudas públicas. 

Reuters

POR:
Portafolio
abril 15 de 2020 - 10:24 p. m.
2020-04-15

La crisis del coronavirus ha supuesto un fuerte golpe sanitario, con una cifra en torno a 130.000 muertes a nivel mundial. Al mismo tiempo, se entrará en la peor recesión económica desde 1930, lo que está impulsado por el choque de oferta y demanda, y los precios de commodities. Y a estos grandes retos se suma otro: mayores déficits y grandes endeudamientos.

(Covid-19 generará caída global con más impacto en países en desarrollo). 

Las economías han lanzado grandes planes de estímulo fiscal y aumentos de gasto público para tratar de minimizar los efectos negativos de la pandemia y las cuarentenas, lo que a su vez se convierte en una gran amenaza de estabilidad en un momento en el que el endeudamiento ya estaba en niveles récord históricos.

En concreto, según el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), la deuda mundial en marzo llegó a 322% del PIB del planeta, lo que equivale a US$255 billones entre gobiernos, empresas y familias. Esto supone US$87 billones (40%) más que en la crisis de 2008. Además, con el agravante de que solo en el tercer mes del año, el incremento del dato de los gobiernos fue de US$2,1 billones, el mayor alza mensual de la historia.

('Colombia es de los que menos tendrá una reducción drástica del PIB '). 


Estas condiciones hacen que la deuda mundial al final de 2020 se estima que llegue al 342% del PIB.

“El papel del Estado ahora es ayudar a las familias y negocios afectados, y esto se puede y se debe financiar con deuda. En ese sentido, los niveles de endeudamiento aumentarán, especialmente para gobiernos, pero también empresas y (en menor medida) las familias. Lo clave es que esto resuelva un problema temporal de liquidez y no posponga un problema de solvencia previo a la crisis”, explica Juan Ruiz, economista jefe de BBVA en la región.

Los impactos que tendrán estos planes que ya se han lanzado, son evidentes. Según las últimas previsiones del FMI, tan solo la deuda pública en el mundo pasaría de 83,3% el año pasado a 96,4% en 2020.

Por el tamaño de los estímulos, el crecimiento será mayor en las economías avanzadas. Por ejemplo, la deuda pública de EE. UU. subiría este año a 131,1% de su PIB (frente a 109%), el de España a 113,4% (desde 95,5%), Italia tendrá un pico en 155,5% (134,8% en 2019) o el de Japón, que alcanzará el 251,9% de su producción nacional.

Latinoamérica pasará del 70,5% a finales de 2019, a 78% al terminar este año, mientras que Colombia subiría de 52,9% a 57,8%, según datos del FMI.

Y en el déficit fiscal, la situación es igual de preocupante. El indicador en el mundo pasaría de -3,7% a -9,9%, con grandes incrementos en todos los países: Estados Unidos (-3% a -15,4%), Italia (-1,5% a -8,3%) o China (-6,4% a -11,2%). En América Latina, el promedio iría de -4% a -6,7%.

Esto, por supuesto, se puede ver en los desajustes país a país. Los ingresos de Estados Unidos pasarán a ser este año de 26% de su PIB, mientras que en 2019 llegaban al 30,3%. En Latinoamérica esa caída también se ve reflejada (de 28,1% a 26,6% con lo que cerraría 2020), y Colombia sigue esa senda, con entradas por 28,5% de su economía, frente al 31,6% que registró el año pasado, según el documento del FMI.

“Los estímulos fiscales van a generar un endeudamiento mucho mayor en la mayoría de países. La ayuda en promedio entre las economías desarrolladas es de más de 3% del PIB, y en las emergentes de 2,5%, por lo que la deuda crecería al menos en esas cifras. El impacto será diferente, por ejemplo Alemania tiene un espacio muy grande, mientras que las consecuencias en naciones como Colombia sería mucho mayores”
, apunta Camilo Pérez, gerente de investigaciones económicas de Banco de Bogotá.

Daniel Velandia, director de estudios económicos de Credicorp Capital, por su lado, señala que “la deuda mundial no dejó de subir en los últimos 10 años, mientras que ahora, con tasas de interés bajas, es de esperar que la tendencia siga, sobre todo por los planes sin precedentes de estímulo, a lo que se suma que la mayoría está suspendiendo temporalmente sus reglas fiscales. Las deudas públicas podrían subir 10% este año y las de las empresas superarían el 100% del PIB”.

No obstante, hay voces que apuntan a que este no es el mayor problema. Según Esty Dwek Estratega Global de Natixis IM, “las preocupaciones por la economía mundial en completo estancamiento superan las preocupaciones a largo plazo de que los niveles de deuda y déficit aumenten aún más. Eso sí, los riesgos son mayores en las economías emergentes que para EE. UU. o Europa”.

Rubén López Pérez

Destacados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido