Internacional

Estímulo fiscal anunciado en 2021: 1,2% del PIB de la región

La cifra cerró en un promedio de 4,6% el año pasado. Cepal advierte por deuda, caída de ingresos y mayores costos de los créditos.

Indicadores en la región

Indicadores en la región

POR:
Portafolio
abril 21 de 2021 - 07:30 p. m.
2021-04-21

Pese a que América Latina espera presentar en 2021 mejores indicadores económicos, la Cepal pide que no se retiren aún los estímulos y alerta de los riesgos que tendría hacerlo, unas medidas de emergencia que, según la entidad, será necesario que estén en vigor durante este año y, posiblemente, también en el 2022.

(Latinoamérica, la región emergente con mayor deuda). 

Y, de momento, esas medidas se han mantenido, aunque habrá que ver su alcance: según la agencia de la ONU, en lo que va de 2021 se han anunciado planes de emergencia por 1,2% del PIB conjunto, una cifra que llegó a 4,6% en estímulo fiscal en promedio el pasado año. Cabe resaltar que a este último dato se sumarían las garantías estatales de crédito, de 2,5% del PIB.

Como afirmó Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, “las medidas fiscales ayudaron a mitigar el golpe económico y social, así como el aumento de la pobreza, pues si no hubiera sido mucho mayor”.

(La crisis que impulsó planes de ayuda récord en el mundo). 

El informe ‘Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe 2021’ muestra que la pobreza habría aumentado en Latinoamérica del 30,5% en 2019 a 37,2% sin las transferencias, mientras que llegó a 33,7%. Y en el caso de la pobreza extrema, la previsión de alcanzar 15,8%, quedó en 12,5%.

Esto se ve reflejado en el incremento del gasto en el que incurrieron los gobiernos. En el caso de Colombia, el total del Ejecutivo creció 4,3 puntos porcentuales frente al PIB, principalmente explicado por las transferencias monetarias. El dato del aumento en el país está entre los más altos de la región, aunque por debajo de los 5 pps de Perú o 5,8 pps de Brasil.

El gasto primario de Colombia creció 4 pps respecto al PIB el año pasado, el cual sí que está por debajo de los 6 pps de Argentina, 6,3 pps de Brasil o los 4,8 pps que registró Perú.

En general, el gasto total de los gobiernos de Suramérica pasó de 23,7% del PIB en 2019, a 26,9% en 2020.

Pero, como alertó Bárcena en la presentación, hay varios indicadores en la región preocupantes. Uno de ellos, por supuesto, es el alto endeudamiento, que escaló en la región del 45,6% del PIB de 2019 a 56,3% el año pasado, más de 10 puntos porcentuales.

Así, Colombia (61,4%) es uno de los países con una mayor tasa de deuda, tras Argentina (104,5% del PIB), Brasil (89,3%), Costa Rica (67,9%) y Uruguay (61,5%).

En América Latina, la deuda pública bruta de los gobiernos llegó a 77,7% del PIB, lo que supone alrededor de 13 puntos porcentuales más que el promedio de los mercados emergentes.

Además, junto con el incremento de los déficits fiscales hasta 6,9%, otra de las alertas que la Cepal menciona es el menor ingreso. En Latinoamérica, este porcentaje frente al PIB pasó de ser de 18,4% a 17,9% en el último año por menores ingresos tributarios.

En este rubro, Colombia se encuentra en una posición intermedia en la tabla, con un descenso de 1,1 pps respecto al PIB en los ingresos totales del Gobierno, con un recorte de 1 pps de los tributarios.

Cabe mencionar que si bien la tendencia general es hacia una caída del indicador, varios países lograron incrementar los ingresos: en Argentina subieron 4 pps, en México 1,1 pps y en El Salvado 0,8 pps.

Y otro de los aspectos negativos para las finanzas de los países de la región es que además de la mayor deuda, los países tienen que pagar más por ella, lo que hace que se tengan menos recursos disponibles para otros gastos. Esto hace que, por ejemplo, como explica Bárcena, “los países pagan más en intereses que lo que destinan a Salud”.

En Colombia, el servicio de la deuda se incrementó en 0,3 pps durante el último año, mientras que tan solo Brasil y Argentina lograron rebajar el indicador. La región, en conjunto, paga cinco veces más intereses que las economías desarrolladas del mundo, pese a que estas tienen un mayor endeudamiento total.

Más allá de eso, durante la presentación del informe, Bárcena aseguró que este año no será suficiente para recuperar lo perdido en el 2020: “estamos en un contexto muy complejo, y no se va a lograr compensar la caída de 2020 este año, mientras que el crecimiento está sujeto a grandes incertidumbres por el acceso y proceso de vacunación”.

Según la entidad, la caída económica el año pasado fue de 7,1% para América Latina, mientras que este año repuntaría 4%.

CAMBIOS FISCALES 

Ante los desafíos que se le presentan a América Latina, y la necesidad de extender los estímulos, Bárcena aseguró que hay dos factores clave en los que los gobiernos de la región deben trabajar. El primero es fortalecer los ingresos mediante la lucha contra la evasión, reducir gastos tributarios, la financiación internacional y más y mejor recaudo, mientras que el segundo es “repensar el gasto público como instrumento de desarrollo tras la pandemia”.

Asimismo, ante un panorama en el que el recaudo por renta en la región es de 6,3% del PIB frente al 12% de la Ocde, la Cepal también defendió otras fórmulas como el impuesto global a las empresas que se está discutiendo hoy en día.

También plantea la necesidad de los impuestos de solidaridad a los ‘ganadores’ de la crisis, impulsar una mayor progresividad mediante tributos al patrimonio y la propiedad, y gravar la economía digital o revisar las regalías de los países, entre otras opciones.

Por último, Bárcena puso sobre la mesa ocho sectores en los que la región podría concentrarse tras la pandemia para hacer inversiones: turismo sostenible, economía circular, del cuidado, bioeconomía, manufacturas de salud, revolución digital, movilidad sostenible y energías renovables.

Destacados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido