Europa y el Reino Unido se preparan para un Brexit sin acuerdo

Una llamada entre el primer ministro británico Boris Johnson, y la canciller alemana, Angela Merkel, dejó en claro que un acuerdo es casi imposible.

Boris Johnson

El primer ministro británico Boris Johnson enfrenta rebelión en el parlamento.

REUTERS

POR:
Portafolio
octubre 08 de 2019 - 10:33 a.m.
2019-10-08

El juego de echar las culpas por el inminente fracaso de las conversaciones sobre el Brexit ha comenzado después de que el Reino Unido dijera que una conversación telefónica entre el primer ministro, Boris Johnson, y la canciller alemana, Angela Merkel, dejase en claro que un acuerdo era prácticamente imposible.

Lea: ('Economía mundial está en una desaceleración sincronizada', FMI)

Según un encargado británico, Merkel le dijo a Johnson que Irlanda del Norte debe seguir siendo parte de la unión aduanera de la UE si quiere asegurar un acuerdo de separación con el bloque. Por su parte, Johnson dijo a la canciller alemana que esta demanda, junto con la falta de voluntad de la UE para ceder a sus nuevas propuestas, prácticamente estaban allanando el camino hacia un brexit sin acuerdo.

Lea: (Suspensión del Parlamento británico fue ilegal)

La UE respondió con un lenguaje inusualmente fuerte. Una cumbre de la UE, con el Brexit sobre la mesa, está prevista para la próxima semana y Johnson se ha comprometido a sacar el país de la UE antes del 31 de octubre, sin un retraso.

Desde el nombramiento de Johnson como primer ministro, los cargos de la UE han reconocido en privado que la estrategia del Gobierno británico es atribuirles la responsabilidad de un Brexit sin acuerdo.

La libra cayo al nivel más débil en un mes frente al euro después de que el encargado informara sobre el contenido de la llamada. Johnson ha dicho que quiere sacar al Reino Unido del bloque el 31 de octubre, con o sin acuerdo. El Parlamento del Reino Unido aprobó una ley que lo obliga a pedir una prórroga a la UE, algo que el bloque europeo ha señalado su disposición a permitir.

La necesidad de mantener a Irlanda del Norte en la unión aduanera europea, al menos hasta que el Reino Unido encuentre otra forma adecuada de controlar las mercancías que cruzan la frontera irlandesa sin la necesidad de controles adicionales, ha sido la posición de la UE desde el comienzo de las negociaciones del Brexit.

Después de la llamada, Arlene Foster, lider del Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte, que apoya la postura de Johnson sobre el Brexit, dijo que aceptar esa posición sería "rendirse".


Bloomberg

Siga bajando para encontrar más contenido