Exmagnate brasileño multado con US$134 millones por manipular acciones

Eike Batista fue condenado por vender acciones de la petrolera OGX en 2013 cuando ya sabía que la empresa no podría explotar petróleo en unos campos.

Eike Batista

Batista fue condenado por los delitos de corrupción activa y lavado de dinero.

Reuters

POR:
AFP
mayo 27 de 2019 - 05:17 p.m.
2019-05-27

El exmagnate brasileño Eike Batista fue condenado este lunes a pagar 536 millones de reales (unos 134 millones de dólares) en multas por manipular precios de acciones cuando estaba al frente del consejo de administración de la petrolera OGX, informó la Comisión de Valores Mobiliarios (CVM).

(Lea: Eike Batista condenado a 30 años de prisión por corrupción)

Batista, de 62 años, que llegó a ser clasificado por la revista Forbes como la séptima fortuna del mundo en 2012, fue inhabilitado además por siete años para ejercer cargos de administrador o consejero de una compañía con capital abierto.

(Lea: El sueño de Eike Batista se transforma en una pesadilla)

La CVM le impuso dos multas, una de 440,8 millones de reales y otra de 95,7 millones, por ocultar información. Batista está acusado de vender acciones de la compañía en 2013 cuando ya sabía que la empresa no podría explotar petróleo en unos campos adquiridos en una subasta en 2007.

Es la segunda vez que la CVM multa a Batista por uso de informaciones privilegiadas. La primera vez fue en 2017, por un monto de 21 millones de reales. "La conducta de Eike viola gravemente el mercado de capitales y destruye la confianza de los inversionistas", dijo Henrique Machado, director de la CVM y relator del caso, citado por el diario Folha de Sao Paulo, que denunció el uso desleal de las informaciones en 2013.

Su defensa anunció que apelaría la sentencia contra el empresario, condenado en 2018 a 30 años de cárcel por corrupción y lavado de dinero pero que espera el resultado de sus recursos en un régimen de recogimiento nocturno y durante los fines de semana en su lujosa casa de Rio.

Batista, emblema del auge brasileño de comienzos de década, presidió un conglomerado de varias empresas en el sector de petróleo, minas, logística y energía, identificadas con la letra X, símbolo que lo hizo distintivo, amasando una fortuna estimada en 10.600 millones de dólares en 2013, según Forbes. Su caída fue tan fulgurante como su ascenso.

Su fortuna, principalmente echa a fuerza de especulación, se redujo considerablemente, sus bienes fueron bloqueados a pedido de inversionistas y su nombre fue ligado a la megaoperación anticorrupción Lava Jato, que descubrió una trama de sobornos enquista en Petrobras.

AFP

Siga bajando para encontrar más contenido