Extraer oro y cobre dejaría US$3.400 millones en inversión

Los complejos Soto Norte en Santander, y Quebradona, Gramalote y Buriticá, en Antioquia, desarrollarán su producción a nivel industrial.

Minería inteligente

El sistema usa drones autónomos, equipos de cero emisiones, tecnología de banda ultra ancha para minas digitalizadas y lugares de trabajo seguros.

Archivo particular

POR:
Portafolio
marzo 15 de 2020 - 07:36 p.m.
2020-03-15

Gracias a la producción industrial y a gran escala de oro y cobre en el territorio nacional que está a la vuelta de la esquina, el país recibiría a corto plazo cerca de US$3.400 millones en inversiones.

Lea: (La minería le dejó al país $2,5 billones en regalías)

Y los recursos que vendrían del extranjero correrían por cuenta del desarrollo de tres proyectos auríferos y uno cupífero. Se trata de los complejos Soto Norte en Santander, y Quebradona, Gramalote y Buriticá en Antioquia.

Lea: (Sector minero energético da nuevas señales de despegue)

El anuncio de las millonarias inversiones fue hecho por Juan Camilo Nariño, presidente de la Asociación Colombiana de Minería (ANM), en el marco del congreso anual de la Federación Nacional de Productores de Carbón (Fenalcarbón).

Mientras los proyectos de Soto Norte (oro) y Quebradona (cobre) sortean actualmente sus respectivos procesos de licenciamiento ante la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla), y esperan que para el segundo semestre sea aprobado este trámite, el de Gramalote (oro) ya posee el aval pero con requerimientos. Y Buriticá (oro) iniciaría su producción formal después de junio.

El dirigente gremial explicó que solo en el desarrollo de los proyectos auríferos, el país podría llegar a producir 1,2 millones de onzas adicionales del metal en los próximos años, situación que no ha sucedido en los últimos 25 años en inversión y producción. Uno de los licenciamientos que viene llamando la atención en el sector minero del país, y que debe tener el aval de la Anla para finales del 2020, es el del proyecto Quebradona para la producción a gran escala de cobre.

La iniciativa, desarrollada por la multinacional sudafricana AngloGold Ashanti (AGA) en el municipio de Jericó inició su trámite ante la citada entidad en noviembre pasado con la radicación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

Otro de los proyectos auríferos a gran escala es Soto Norte entre los municipios de California y Suratá que desarrolla la multinacional Minesa.

La administración de la minera, luego de la segunda visita de la Anla en noviembre pasado, radicó la información solicitada por la entidad el pasado lunes 13 de enero y solo se espera que, posterior a la audiencia pública, sea expedida la licencia ambiental.
La proyección en impuestos y regalías con este proyecto es cercana a los US$100 millones por cada año durante la vida del complejo minero.

El proyecto aurífero de Gramalote, que también desarrolla AGA en el municipio de San Roque, si bien ya tiene la licencia ambiental de la Anla, antes de iniciar su montaje debe cumplir con un requerimiento o condición de la misma.

Sin embargo, la administración de AGA tiene adelantada la fase de planeación del proyecto, el cual tiene un potencial de producción entre 350.000 y 450.000 onzas de oro al año.

Con el inicio de la extracción a nivel industrial en el complejo aurífero de Buriticá, el país da el primer paso en esta operación a gran escala por las mismas características del proyecto.

La citada iniciativa extractiva, operada en un 100% por la multinacional canadiense Continental Gold, aún no tiene una fecha establecida para el inicio de la producción, pero voceros de la minera le indicaron a Portafolio que está se dará en el primer semestre del 2020.

Recomendados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido