Tras violenta jornada, indígenas y gobierno de Ecuador abren diálogo

Desde que estallaron las protestas han muerto siete civiles y se registran unos 2.100 heridos y detenidos, según la Defensoría del Pueblo.

Ecuador

Las manifestaciones estallaron la semana pasada cuando Moreno puso fin a los subsidios al diésel y la gasolina extra.

Reuters

POR:
Portafolio
octubre 13 de 2019 - 09:30 a.m.
2019-10-13

El movimiento indígena y el gobierno de Ecuador abren este domingo el diálogo para intentar solucionar la violenta crisis que estalló hace 12 días a causa de los ajustes económicos acordados con el FMI.

(Lenín Moreno ordena toque de queda y militarización de Quito). 

Las partes hablarán en Quito donde la víspera las protestas contra las medidas degeneraron en una ola de caos, con el edificio de la Contraloría en llamas y dos medios asaltados por encapuchados, lo que llevó al gobierno a imponer el toque de queda en la ciudad.

Este domingo las autoridades flexibilizaron por unas horas la prohibición de circular.

Decenas de manifestantes regresaron a las calles y prendieron fogatas, y en algunos puntos la policía lanzó gases lacrimógenos para frenar su avance, aunque no se registraron choques tan violentos como los del sábado.

Venidos de varios puntos del país, los indígenas, que se desligaron de las acciones violentas, se replegaron en la noche ante el toque de queda que volverá a regir plenamente a partir de las 8 de la noche hasta la 1 de la tarde de este lunes.

(Movimiento indígena en Ecuador acepta diálogo directo con Lenín Moreno). 


Desde que estallaron las protestas han muerto siete civiles y se registran unos 2.100 heridos y detenidos, según la Defensoría del Pueblo.

Las manifestaciones también mantienen interrumpido el transporte de petróleo -la mayor fuente de divisas- por el principal ducto del país a causa de la ocupación de pozos en la Amazonía.

“NO DEJEN QUE NOS MATEN”


Amparado en la figura de excepción, que en principio permite restringir algunos derechos por 30 días, el gobierno ya había dispuesto el toque de queda nocturno alrededor de los edificios públicos de la capital.

Pero esta vez amplió y endureció la medida. Las personas que vaciaron de a poco las calles exigían el fin de la represión oficial.

“¿Dónde están las madres y los padres de los policías? ¿Por qué dejan que nos maten?”, clamó entre lágrimas la indígena Nancy Quinyupani. La prensa también fue blanco de la violencia.

Manifestantes atacaron las instalaciones de Teleamazonas y del diario El Comercio. El canal, que se mantiene al aire, desalojó a 25 trabajadores sin reportar ninguna víctima.

"Por cerca de media hora fuimos atacados, empezaron a apedrear, forzar las puertas y luego a lanzar bombas incendiarias", relató Milton Pérez, periodista y presentador de Teleamazonas. El Comercio, el principal periódico de Quito, denunció en Twitter que su sede fue atacada "por un grupo de desconocidos", sin ofrecer más detalles.

La Conaie negó que sus militantes estén implicados en los asaltos a los edificios. Moreno acusó a su antecesor Rafael Correa y al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, de estar detrás de lo ocurrido este sábado.

"Fuerzas oscuras, vinculadas a la delincuencia política organizada y dirigida por Correa y Maduro -en complicidad con el narcoterrorismo, con pandillas, con ciudadanos extranjeros violentos- causaron zozobra, violencia nunca antes vista",
expresó.

Ambos líderes han rechazado entre burlas los insistentes señalamientos de Moreno. En el poder desde 2017, Moreno enfrenta su mayor crisis debido a las reformas que convino con el FMI para aliviar el pesado déficit fiscal que achaca al derroche, endeudamiento y corrupción del gobierno de Correa.

Además del fin de subsidios, las medidas prevén plantear recortar derechos a empleados públicos. Los indígenas, que representan el 25% de los 17,3 millones de ecuatorianos, son el sector más castigado por la pobreza y en su mayoría trabajan en el campo. Con la liberación de los precios de los combustibles, deben pagar más para el transporte de sus productos al tiempo que temen una inflación generalizada.

AFP

Siga bajando para encontrar más contenido