Guerra comercial, principal obstáculo para la economía mundial en 2019

Las compañías esperan una reducción de las ganancias para el próximo año.

Guerra comercial

El FMI ha advertido que los volúmenes de comercio se desaceleraran al 4 por ciento en 2019 desde el 4,2 por ciento este año y un 5,2 por ciento en 2017.

EFE

POR:
Bloomberg
diciembre 26 de 2018 - 09:58 a.m.
2018-12-26

El 2018 fue el año en el que estallaron las guerras comerciales; 2019 será el año en que la economía mundial sentirá el impacto. El barómetro de comercio mundial de Bloomberg se está suavizando ante la pérdida de impulso de los pedidos de exportación, que se habían acelerado para anticiparse a la introducción de los aranceles.

(Lea: Lo que le costará a los estadounidenses la guerra comercial con China)

Se espera que los volúmenes se desaceleren aún más, pese a que Estados Unidos y China intentan resolver sus diferencias comerciales, y las compañías advierten de nuevos trastornos. Ya hay bajas.

(Lea: ‘La guerra comercial no matará a China’)

GoPro Inc. trasladará la mayor parte de su producción de cámaras para Estados Unidos fuera de China el próximo verano, convirtiéndose en uno de los primeros fabricantes de productos electrónicos de marca en tomar tal decisión.

(Lea: Agricultores de EE.UU. pagan el precio de la guerra comercial de Trump)

Por su parte, FedEx Corp. recortó recientemente su previsión de beneficios y su capacidad de transporte aéreo internacional. "Cualquier tipo de interferencia en el comercio será un impuesto a la economía", dijo Hamid Moghadam, máximo responsable de Prologis Inc., de San Francisco, que tiene casi 4.000 instalaciones logísticas a nivel mundial.

"Y la economía mundial probablemente se desacelerara como resultado". Los mercados financieros ya han sufrido el impacto. Bank of América Merrill Lynch estima que puede atribuirse una caída neta del 6 por ciento en el S&P 500 este año a las noticias por la guerra comercial.

La bolsa de China ha perdido un valor de US$2 billones en 2018 y se está aproximando a un mercado bajista. Los datos recientes subrayan las preocupaciones de que el comercio será un obstáculo para el crecimiento estadounidense el próximo año.

Los consumidores estadounidenses se sienten menos optimistas sobre la economía en un año, mientras que el optimismo de las pequeñas empresas sobre la mejora económica cayó a un mínimo de dos años y las compañías esperan una reducción de las ganancias en 2019.

El Fondo Monetario Internacional ha advertido que los volúmenes de comercio se desaceleraran al 4 por ciento en 2019 desde el 4,2 por ciento este año y un 5,2 por ciento en 2017, y también ha advertido que las barreras comerciales se han vuelto más pronunciadas.

Europa tampoco está a salvo. Si bien el importante sector de maquinaria de Alemania producirá un record de 228.000 millones de euros (US$260.000 millones) este año, las disputas comerciales se encuentran entre las razones por las cuales el crecimiento se desacelerara, según la asociación de la industria VDMA.

La producción aumentara alrededor del 5 por ciento en términos reales en 2018, el mayor nivel desde 2011, antes de que el crecimiento disminuya a 2 por ciento el próximo año. Asimismo, está el riesgo de que Estados Unidos aplique aranceles a las importaciones de automóviles de Europa y Japón, una medida que dañaría las relaciones entre estas importantes economías.

El arresto de la directora de Finanzas de Huawei Technologies Co., Meng Wanzhou, pone de relieve el riesgo de que acontecimientos inesperados pueden inflamar rápidamente unas relaciones ya tensas.

"Es probable que la 'divergencia comercial' de 2018 y el limbo de las tarifas en 2019 mantengan un alto grado de incertidumbre y continúen teniendo un impacto en los planes de comercio e inversión", escribió el economista de mercados mundiales de Citigroup en Nueva York, Cesar Rojas, en un comentario reciente.

La pregunta clave es si Washington y Pekín pueden llegar a un acuerdo antes de la fecha límite del 1 de marzo. Si tienen éxito, se disiparía una nube que oscurece la economía mundial. Pero por ahora, la amenaza de una prolongación de las tensiones supone un freno para los planes de expansión empresarial y, por lo tanto, para la economía mundial.

Siga bajando para encontrar más contenido