‘Hay riesgo de que el sistema comercial multilateral desaparezca’

La comisaria de comercio de la UE, Cecilia Malmström, habla sobre el potencial de la relación con Colombia y el riesgo de la tensión global.

Cecilia Malmström, comisaria de comercio de la UE

Cecilia Malmström, comisaria de comercio de la UE, apuntó a barreras de Colombia como retos para estrechar el vínculo.

Cortesía

POR:
Portafolio
marzo 27 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-03-27

El orden comercial internacional está amenazado y reformar la OMC es una prioridad. Así de tajante se mostró la comisaria europea de comercio, Cecilia Malmström, en diálogo con Portafolio al valorar el estado de la coyuntura actual. Sin embargo, bajo este panorama, resalta aspectos positivos, como el gran potencial que aún tiene la relación de Colombia y la UE.

¿Cómo ve la relación comercial entre la Unión Europea y Colombia?

El comercio de bienes ha crecido en los últimos diez años: de 7.300 a más de 11.000 millones de euros en 2018. El Acuerdo de Libre Comercio eliminó los aranceles para la gran mayoría de importaciones y, como resultado, la canasta se ha diversificado. Hay que resaltar que las exportaciones agrícolas colombianas a la UE han crecido 45% en los cinco años del acuerdo.

(Lea: Expertos en comercio internacional defienden mutilateralismo comercial

¿Cómo se puede llevar esa relación al siguiente nivel?

Las relaciones comerciales y de inversión tienen mucho potencial. La UE es el mayor inversor en Colombia y podríamos invertir aún más en áreas como infraestructura, turismo, finanzas y telecomunicaciones. Mayores inversiones crean empleos de calidad y diversifican la economía. En exportaciones, Colombia tiene el potencial de exportar más productos agrícolas como los cafés arábiga o las frutas tropicales, que tienen una alta demanda entre los europeos.

Cabe decir que la UE celebra los esfuerzos del país para mejorar su infraestructura y el ritmo acelerado de la renovación y construcción de nuevos aeropuertos, autopistas y puertos.

(Lea: La OMC, ¿rumbo a ser el ‘elefante blanco’ del comercio mundial?

¿Cuáles son las principales barreras que identifica?

Las exportaciones de la UE se verían beneficiadas si se logra reducir el número de procedimientos innecesarios y las barreras de acceso para varios sectores. Por ejemplo, la importación de camiones nuevos es restringida. Esto afecta a la industria logística colombiana, que depende de una flota de transporte muy antigua.

También nos preocupa la decisión de imponer aranceles a las papas fritas importadas, pues dicha decisión no siguió los requerimientos de la OMC. Consideramos que estos aranceles no están justificados y que representan un inconveniente desafortunado en lo que sigue siendo una excelente relación bilateral.

¿La UE vería con otros ojos a Latinoamérica para compensar el Brexit?

La UE está en una constante búsqueda de oportunidades para aumentar su comercio. Latinoamérica -y Colombia- ha sido un aliado importante, y continuaremos en el ejercicio de identificar oportunidades para fortalecer esta relación.

¿Por qué cree que no avanzan los otros TLC con Latinoamérica?

Negociar acuerdos de alta calidad es un proceso lento y lleno de retos, y más en el caso de los acuerdos regionales, como el de Mercosur. Las relaciones de la UE con Latinoamérica han sido un éxito, ya contamos con acuerdos preferenciales con la mayoría de países y esperamos concluir pronto el proceso con Mercosur.

¿Está contemplando la UE una guerra comercial con Estados Unidos?

Un comercio abierto, basado en reglas y en compromisos favorece a todos. Por el contrario, guerras comerciales y acciones unilaterales representan una pérdida para los implicados. Es cierto que existen tensiones comerciales entre la UE y EE. UU., pero estamos trabajando en una agenda constructiva para resolver los problemas y llegar incluso a fortalecer los vínculos.

Nos hemos comprometido a trabajar en la cooperación regulatoria y en la eliminación de aranceles industriales, entre otros asuntos. Queremos comenzar este proceso lo antes posible, pero no sabemos cuando durará la negociación.

¿Cómo ve el comercio global teniendo en cuenta el riesgo de ralentización?

Estamos en una coyuntura con múltiples retos. El sistema comercial multilateral basado en reglas de la OMC ha sido la base para el crecimiento en el mundo y el garante de la estabilidad. Pero, hoy, los aspectos esenciales del orden comercial están bajo amenaza.

Se cuestiona, por ejemplo, el trabajo mancomunado, el respeto por las reglas y el seguimiento de procedimientos que fueron definidas conjuntamente. Sin embargo, me siento optimista. Un mercado abierto, justo y basado en reglas es del interés de todos. Estamos trabajando duro para resolver las dificultades y reformar la OMC para que tenga la capacidad de abordar las causas de la tensión comercial.

¿Reformar la OMC es el tema más urgente?

Claramente lo es. La OMC está enfrentando la crisis más profunda desde su creación. Hoy hay un riesgo real de que el sistema comercial multilateral desaparezca; por esto debemos actuar rápidamente para solucionar esta situación.

¿Cuáles son las principales metas para la UE este año?

Nuestro principal objetivo es salvar la OMC. La UE ha definido un plan de reforma para evitar el colapso. También buscamos seguir expandiendo el círculo de aliados por medio de acuerdos bilaterales. Confiamos en el sistema global, pero también construimos relaciones sólidas con socios comerciales importantes. En Latinoamérica estamos actualizando los acuerdos con México y Chile.

Además, las medidas antidumping y antisubsidios, así como el análisis previo de inversiones extranjeras ocupan el primer lugar en nuestra agenda, ya que la competencia subsidiada por los gobiernos es una amenaza para la UE.

A nivel global el problema más apremiante es la crisis del Órgano de Apelación. El sistema de solución de diferencias de la OMC estará paralizado para finales de 2019 si no se desbloquea el nombramiento de los miembros. Esta instancia es esencial para resolver los conflictos de un modo organizado: sin una implementación apropiada no podemos asegurar que se sigan las normas. La actualización del reglamento también es decisivo para la organización. Necesitamos reglas nuevas y mejoradas para lograr construir un campo de juego equitativo y sin prácticas injustas.

¿Sigue creyendo que la unión (con Latinoamérica) hace la fuerza?

La UE desea trabajar con socios que tengan una mentalidad parecida, con el objetivo de defender y mejorar el sistema comercial global basado en los principios de apertura, justicia, cooperación y cumplimiento de las reglas. Los países latinoamericanos han sido fieles a estos principios y espero que podamos seguir trabajando juntos para afrontar retos comunes.

Rubén López Pérez
Subeditor Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido