Incertidumbre marca la recta final de las elecciones en Brasil

Los últimos sondeos presentan una gran polarización entre Bolsonaro, de extrema derecha, y el sucesor de Lula da Silva, Haddad. 

Elecciones Brasil

Hernando Haddad, que sustituye a Lula da Silva como representante del PT, va segundo en los sondeos. Jair Bolsonaro está liderando las encuestas en el país. AFP

AFP/Nelson Almeida

POR:
Portafolio
septiembre 30 de 2018 - 08:00 p.m.
2018-09-30

La carrera electoral que ha sido considerada la de mayor incertidumbre de la historia de Brasil, esta semana entra en su recta final, unos días en los que las dudas serán las protagonistas hasta la votación de este domingo 7 de octubre.

(Lea: Haddad aspira a ser el próximo Lula para los votantes brasileños)

Las razones que impulsan esta situación son varias. En primer lugar, como muestran las encuestas, el resultado llevaría a segunda vuelta a los candidatos de ambos polos: Jair Bolsonaro, de extrema derecha, y a Fernando Haddad, principal representante de la izquierda y sustituto de Luiz Inácio Lula da Silva.

(Lea: Justicia de Brasil crea dudas en las elecciones)

En estos momentos, las estimaciones de voto le otorgan la victoria al excapitán del ejército, Bolsonaro, con un 28% de los sufragios, mientras que en segundo lugar se ubicaría Haddad, con el 22% del total. Cabe destacar que su más cercano competidor, el candidato de centroizquierda Ciro Gomes, solo llega al 11%.

(Lea: A un mes de las elecciones, ataque a candidato convulsiona a Brasil)

Eso sí, otro aspecto a tener en cuenta, según los expertos, es cuántos votos acabará logrando atraer Haddad de Lula da Silva, que en los últimos sondeos acumulaba el 39% de las preferencias. En estos momentos el voto en blanco llegaría al 12%, mientras que el 6% de los votantes estarían indecisos.

“La pregunta es ¿qué pasará finalmente con los votos de Lula da Silva?, claramente la salida del expresidente hace que éstas se vuelvan más inciertas, explicó el profesor de Relaciones Internacionales de Ibmec-RJ, Pablo Saturnino Braga.

Y es que otro de los aspectos que han marcado la carrera electoral han sido los sucesos con cada candidato. Hasta hace dos semanas no se sabía si Lula da Silva podría presentarse, mientras que Bolsonaro fue víctima de un ataque con cuchillo que le ha mantenido en el hospital la mayor parte de la campaña electoral.

Es una elección que se ha desarrollado en la absoluta incertidumbre. Hace un mes pensábamos que había la posibilidad de que fueran unas elecciones más claras, pero el atentado contra Bolsonaro y el impulso que presentó a raíz del suceso cambió el panorama. Todo esto significa que hay muy pocas posibilidades de que se resuelva en primera vuelta, y que se ha generado una alta polarización como en las elecciones de Argentina, Ecuador o Colombia”, aseguró Mauricio Jaramillo, profesor de relaciones internacionales de la Universidad del Rosario.

Sumado a todo esto, la campaña se ha recrudecido en los últimos días. Mientras que el resto de candidatos como Marina Silva, Geraldo Alckmin y Ciro Gomes alertan sobre los riesgos de la polarización, Bolsonaro aseguró el pasado viernes que “si las instituciones militares aceptan el resultado, yo no hablo por los comandantes (del Ejército), les respeto. Yo, por lo que veo en las calles, no acepto un resultado de las elecciones diferente de mi elección”, dijo.

Además, como destacan los expertos, no solo Brasil está pendiente de los resultados de las elecciones, pues ser la principal economía de Latinoamérica y jugar un papel de liderazgo hace que la dirección del próximo gobierno cobre mayor importancia.

LA ECONOMÍA, CLAVE
En las últimas semanas, la economía ha permeado de una forma significativa el debate de los candidatos. No hay que olvidar que Brasil salió recientemente de una grave recesión, aunque su recuperación ha sido más débil de lo esperado.

En este sentido, la economía brasileña presentó un descenso de 3,5% tanto en 2015 como en 2016, al tiempo que creció a un 1% durante el 2017, según los datos del Fondo Monetario Internacional. Para este año, aunque el FMI pronosticaba un crecimiento del 2,3%, el banco central del país rebajó la semana pasada el pronóstico hasta el 1,4%.

Por otro lado, el último medidor de confianza del consumidor cayó 1,7 puntos en septiembre, mientras que la calificadora Moody’s afirmó que la nota del país dependerá de “que el nuevo presidente continúe con la agenda de reformas económicas y el ajuste fiscal”, dijo en un informe.

Brasil, al igual que Argentina y Turquía, ha sido uno de los países más afectados por la que se ha denominado como la ‘crisis de los emergentes’, que ha tenido lugar en las últimas semanas y que ha producido una caída durante los últimos seis meses que asciende hasta el 22,46%. A falta de una sorpresa, el próximo domingo la izquierda y la derecha pasarán a la segunda vuelta para disputarse el futuro de la primera economía de la región.

Rubén López Pérez

Siga bajando para encontrar más contenido