Inicia cuenta regresiva para la ‘batalla final’ del Brexit

Tras la luz verde de la UE, la votación en el Parlamento británico será el 11 de diciembre. Expertos creen que no logrará el apoyo necesario.

Theresa May

La primera ministra, Theresa May, enfrenta una fuerte oposición desde todos los frentes.

AFP

POR:
Portafolio
noviembre 26 de 2018 - 10:10 p.m.
2018-11-26

Los 27 líderes de la Unión Europea (UE) dieron luz verde el fin de semana al acuerdo para el Brexit, lo que supone una nueva victoria para la primera ministra británica, Theresa May. Sin embargo, la euforia le duró lo que tardó en volar desde Bruselas a Londres.

Esto es porque su vuelta a casa se convirtió en un ‘baño de realidad’ al ver que, quizá, tiene más aliados en la capital europea que en la británica. “May enfrenta oposición en todos los lados, desde el Partido Laborista y los nacionalistas escoceses, hasta sus aliados en el Partido Sindical Democrático de Irlanda del Norte (DUP) y, lo que es más peligroso, dentro de su propio Partido Conservador, en el que la oposición al acuerdo de retirada es más amarga”, explica Jim Shields, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Warwick.

(Lea: ¿Cómo se levantó la ‘piedra’ de Gibraltar en negociación del Brexit?

Ante este panorama, ayer el Gobierno informó que será el próximo 11 de diciembre cuando el Parlamento británico votará el acuerdo alcanzado con la UE, pero, de momento, los expertos afirman que May tiene pocas posibilidades de lograr la aprobación.

La oposición se ha mostrado crítica con el acuerdo. En primer lugar, el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, aseguró que “seguir adelante no es estoicismo, es un acto nacional de daño autoinfligido”, al tiempo que reafirmó que votará en contra y que May debería buscar un “plan B”.

(Lea: May se enfrenta a un Parlamento en contra tras salvar el Brexit

Asimismo, la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon ha reiterado en diversas ocasiones la oposición de los partidos escoceses al Brexit, mientras que el DUP amenazó ayer con retirar el apoyo al Gobierno si se aprobaba el acuerdo.

El problema es que todo indica que no hay un ‘plan B’, pues el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, fue enfático ayer al decir que el acuerdo firmado es “el único posible” y que no habrá una nueva negociación. Mientras la misma May aseveró que “nadie sabe qué pasaría si este pacto no se aprueba. Sería abrir la puerta a más división y más incertidumbre, con todos los riesgos que esto implicaría”, afirmó ayer.

Es por todo esto que los expertos no ven muy probable un buen final para la negociación. “Después de 20 meses de negociación, es un acuerdo que ya suena vacío, ya que parece casi imposible que la primera ministra, Theresa May, lo logre aprobar en el Parlamento”, señala Shields.

De igual forma, Nikitas Konstantinidis, profesor de relaciones internacionales del IE University, muestra la dificultad de un acuerdo. “Ahora hay tres polos opuestos: (1) los partidarios de no acuerdo, (2) los simpatizantes de May y su acuerdo y (3) los que todavía están a favor de permanecer en la UE. Por ahora (1) y (3) atacan en grupo a (2). Además, se supone que la mayoría que pertenecen a los grupos (1) y (3) van a rechazar el acuerdo. El Brexit parece un ejercicio imposible”.

LO MÁS DIFÍCIL

Otro aspecto a tener en cuenta es que, como afirman los expertos, incluso con el aval del Parlamento de Reino Unido, lo más complicado para el Brexit estaría por delante.
“Este acuerdo proporciona solo el panorama general; resolver los detalles de las relaciones comerciales y demás aún está por venir y podría llevar muchos años. Si May pensó que los últimos 20 meses fueron la parte difícil, quizá tenga que volver a pensarlo. Los mayores desafíos, con mucho, estarían por venir”, apuntó el profesor de Warwick.

Por último, como agrega Shields, “este es un momento decisivo para el Brexit. El escenario de pesadilla que une a los dos lados en el Reino Unido es la posibilidad de estrellarse fuera de la UE sin acuerdo. El mismo escenario acecha a Bruselas, ya que un Brexit sin acuerdo sería un punto de pérdida-pérdida negativo para todos los frentes”.

Rubén López Pérez

Siga bajando para encontrar más contenido