Internacional

La política exterior de ‘coexistencia competitiva’ de Joe Biden

Si Washington exige que hacer negocios con EE. UU. requiera no llevarlos a cabo con China, se corre el riesgo de ceder parte del mundo a Pekín.

Biden

Estados Unidos reconoce la necesidad de competir con China en la distribución de fondos e inversiones.

AFP

POR:
Portafolio
junio 02 de 2021 - 11:54 p. m.
2021-06-02

La relación entre Estados Unidos y China se encamina a una mayor confrontación, tanto porque hay demasiado en juego políticamente para Joe Biden a nivel interno como para que busque un ‘reinicio’, y también porque el presidente (y prácticamente todo el espectro político en EE. UU.) tiene serias objeciones a la visión de China sobre la forma en que se debe administrar el mundo. A corto plazo, eso significa que los dos países continuarán lanzándose aranceles y sanciones el uno al otro.

La pregunta para el resto del mundo es hasta qué punto la administración estadounidense empujará esta relación de a otros países, obligándolos a elegir entre Pekín y Washington. Afortunadamente, el equipo de Biden es un grupo práctico. No fue hace mucho tiempo que la administración Trump presionó fuertemente a los países para que eliminaran el hardware chino de sus redes 5G. Si bien algunos obedecieron, sobre todo el Reino Unido y firmes aliados de Estados Unidos como Australia, otros evitaron estratégicamente tomar esa decisión.

(Lea: Duque pide a EE. UU. planes de ayuda pospandemia).

A menos que tenga una necesidad desesperada de mantener feliz a Washington por otras razones críticas (el Reino Unido necesita un tratado de libre comercio y buenas relaciones comerciales después del Brexit, por ejemplo), inscribirse con una de las dos superpotencias económicas del mundo actual debe evitar la exclusión del otro, lo que limita la capacidad para enfrentarse a uno u otro a medida que surja la necesidad geopolítica.

Joe Biden

Joe Biden, presidente de EE. UU.

AFP

Luego está el hecho de que la mayoría de los países en desarrollo no pueden darse el lujo de rechazar el dinero y la tecnología que ofrece Pekín (en gran parte a través de su Iniciativa de la Franja y la Ruta o BRI) para mejorar la vida de sus ciudadanos.
Si Washington exige que hacer negocios con Estados Unidos requiera no hacer negocios con China, corre el riesgo de ceder gran parte del mundo a Pekín, lo contrario de lo que debe hacer en un momento geopolítico tan crítico.

(Vea: 'Algunos países ven a los recursos naturales como vacas lecheras').

El equipo de Biden lo sabe, y también está más en sintonía con las percepciones de Estados Unidos en el exterior que la administración Trump, y comprende los límites de tratar de obligar a los países a tomar estas dolorosas decisiones. En cambio, están devolviendo a Estados Unidos al principio fundamental del capitalismo: la competencia. El objetivo general de Washington es ‘coexistir competitivamente’ en tantos terceros países con China como sea posible para asegurarse de que ninguno caiga completamente en su órbita.

Estados Unidos reconoce la necesidad de competir con China en la distribución de fondos e inversiones a los países que más lo necesitan, y que ya están siendo perseguidos por Pekín en América Latina, Asia, África Subsahariana y Europa. Es posible que estos países no siempre cumplan con las ofertas de Washington en un entorno tan ‘competitivo’, pero tampoco se les garantizará que cumplan con las de Pekín.

(Vea: Vacunas, nueva apuesta del ‘soft power’ de China).

Seguir esta política de ‘coexistencia competitiva’ será un desafío. China es una economía dirigida por el Estado, lo que significa que Pekín puede desplegar de manera más eficiente las empresas y los fondos públicos en formas que beneficien directamente los intereses nacionales.

China es una economía dirigida por el Estado, lo que significa que Pekín puede desplegar de manera más eficiente las empresas

COMPARTIR EN TWITTER

Pero EE. UU. todavía tiene mucho que ofrecer si es estratégico en cuanto a la ayuda exterior y a ofrecer incentivos a las empresas privadas para que inviertan en proyectos en países importantes, y también puede usar su apalancamiento existente para presionar a instituciones multilaterales como el FMI para que otorguen préstamos en condiciones favorables y con financiamiento más transparente que el ofrecido por los chinos (por no hablar del beneficio agregado de fortalecer estas instituciones multilaterales en el proceso).

Ya hemos visto a países comenzar a alejarse de ciertos proyectos BRI, una señal de que algunas naciones receptoras han comenzado a enojarse por los onerosos términos que exige Pekín para construir proyectos que generalmente son de menor calidad que sus alternativas respaldadas por Occidente.

(Lea: Así fue primer acercamiento de China y EE. UU. tras guerra comercial).

Los halcones de China en Estados Unidos se opondrán a que este dirija dinero hacia países que también están haciendo negocios con los chinos. Pero esa es la forma incorrecta de pensar sobre cómo confrontar al país asiático. La administración Biden confía en la capacidad de Estados Unidos para competir con China en el extranjero, aprovechando sus fortalezas particulares para hacerlo. Más importante aún, reconocen que, a largo plazo, a Estados Unidos le interesa mostrar al mundo por sí mismos por qué es mejor asociarse con ellos que con los chinos, en lugar de simplemente exigir que lo hagan.

(Le recomendamos: Economía de EE. UU. creció 1,6 % en el primer trimestre).

IAN BREMMER
Presidente de Eurasia Group y GZero Media
Autor de ‘Us vs. Them: the failure of globalism’
@ianbremmer

Destacados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido