Johnson logra luz verde para el Brexit, pero se retrasaría a enero

El Parlamento aprobó el acuerdo de forma preliminar, pero todavía persisten las dudas.

Parlamento británico

El parlamento británico votó en contra de un Brexit sin acuerdo, causando una derrota política al ministro Boris Johnson.

EFE

POR:
Con EFE
octubre 22 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-10-22

El primer ministro británico, Boris Johnson, logró ayer la primera gran victoria de su corto mandato, pues tuvo éxito en lo que su predecesora, Theresa May, fracasó tres veces: el Parlamento aprobó de manera preliminar el acuerdo alcanzado con la Unión Europea (EU) para ejecutar un divorcio consensuado.


(Lea: El 'Brexit' de Johnson vuelve a ser derrotado en parlamento británico)

Sin embargo, aunque apuntaba a un día histórico para su Gobierno, su plan para el Brexit descarriló de nuevo, pues en la Cámara de los Comunes se suspendió temporalmente su tramitación, lo que frena el objetivo de Johnson de hacer el proceso de aprobación de urgencia y sacar a Reino Unido de la UE el 31 de octubre como estaba previsto.

(Lea: La encrucijada del Brexit a pocas horas de su votación)

En concreto, el mandatario esperaba sacar adelante en solo tres días la ley que implementa los términos acordados con el bloque europeo, y aunque 329 diputados (frente a 299) le dieron su apoyo para el pacto, la gran mayoría se negó a dar curso al procedimiento.

Es decir, si todo sale según lo ocurrido y no cambian los planes, ayer se dio la confirmación de que habrá Brexit, pero no será al final de este mes sino, previsiblemente, a inicios del próximo año.

Eso sí, pese al gran avance de ayer, las dudas persisten porque el dividido Parlamento aún está enfrentado sobre el calendario, la estructura de la separación e incluso sobre si ésta debería materializarse.

El jefe del Gobierno aseguró que mantiene en marcha los preparativos para una eventual ruptura abrupta en ocho días, aunque recalcó que su intención es ahora trabajar para que el divorcio se produzca en base al acuerdo que tiene el visto bueno.

Sus próximos pasos los determinará una vez Bruselas se haya pronunciado sobre la prórroga que el Ejecutivo ya se vio forzado a solicitar el pasado sábado.

La UE todavía no ha respondido a esa petición, en la que el Reino Unido propone alargar una vez más el Brexit, en esta ocasión hasta el 31 de enero. Sin embargo, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, mandó un mensaje a los 27 recomendando la extensión, al tiempo que Francia abogaba más bien por un alargamiento “técnico de unos días”.

No obstante, aunque la incertidumbre persiste y los obstáculos que afronta el acuerdo son aún numerosos, Johnson ha logrado superar una gran barrera. “No deberíamos pasar por alto la importancia de este momento”, recalcó Johnson y añadió que “hace tan solo unas semanas, prácticamente nadie creía que podríamos reabrir el acuerdo y nadie pensaba que podríamos lograr la aprobación de esta cámara”.

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, se mostró por su parte favorable a pactar un “calendario razonable” con los conservadores para tramitar la norma que trasladará a la legislación británica los términos de salida de la UE.

Si el Gobierno decide reactivar el proceso de ratificación, el texto deberá someterse todavía a la fase de enmiendas en la Cámara de los Comunes. Entre los planes que han avanzado los diputados se encuentra una cláusula que condicionaría la aprobación definitiva del acuerdo a un referéndum de confirmación.

También se baraja la posibilidad de que la oposición presente una enmienda para obligar al Reino Unido a permanecer en la unión aduanera comunitaria, lo que contravendría los términos del pacto de Johnson y pondría en un aprieto al Gobierno.

Al negociar que el país abandonará el área aduanera de la UE, el primer ministro ha aceptado que se establezcan controles aduaneros entre Irlanda del Norte y el resto del Estado. Esa disposición precipitó que el norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP) anunciara su oposición al tratado y votara en contra.

El primer ministro de la República de Irlanda, Leo Varadkar, afirmó que está satisfecho con el respaldo parlamentario que ha recibido el acuerdo. Precisamente, el empujón definitivo al texto se produjo durante una reunión que él y Johnson mantuvieron hace dos semanas en una apartada mansión a las afueras de Liverpool.

En la versión final del pacto que los 27 socios comunitarios firmaron la semana pasada, se estableció una solución alternativa para evitar una frontera entre las dos irlandas, el espinoso asunto que ha minado las conversaciones entre el Reino Unido y la UE durante varios años.

Siga bajando para encontrar más contenido