La banca en Argentina pasó del caos a una ‘tensa calma’

Con la imposición del control de capitales han bajado marcadamente las operaciones.

Argentina - bolsa

La moneda argentina es la que más ha perdido valor. 

AFP

POR:
Portafolio
septiembre 12 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-09-12

Un año de actividad frenética en las mesas de dinero de los principales bancos argentinos acaba de detenerse repentinamente. La imposición de controles de capital el 1 de septiembre recortó volúmenes y estabilizó el peso, la moneda de peor desempeño del mundo este año.

(Lea: ¿Fracasó la recuperación económica de Macri?)

Las novedades por precio hasta un 15%, se han desplomado a no más de 0,4% en una semana. Un operador, que pidió no ser identificado porque no se permite hablar sobre la situación de su banco, dijo que ya no llega temprano a la oficina y que mientras está en su escritorio, pasa tiempo leyendo sobre otros temas mientras sus colegas realizan diligencias. A muchos operadores les preocupa que su nueva calma haya llegado para quedarse y que sus trabajos estén en riesgo.

(Lea: Crisis lleva a los argentinos a buscar oportunidades en Colombia)

Los controles de divisas diseñados para detener la caída del peso y defender las reservas de divisas del banco central les han movido el piso. El volumen de negocios se ha desplomado, ya que las compañías solo pueden comerciar monedas para operaciones de comercio exterior.

(Lea: Argentina está en un ‘default’ selectivo: S&P)

El negocio de los bonos también se derrumbó después de que los controles de capital impidieran a los inversionistas extranjeros sacar su dinero del país fácilmente.
A solo unas cuadras de las mesas de dinero ubicadas en las torres más altas del centro de Buenos Aires, las oficinas más pequeñas de los corredores del mercado se ven inundadas de trabajo.

Los ahorros de capital han sido generados rápidamente, incluido el dólar MEP. Funciona así: la gente compra dólares, luego compra bonos denominados en dólares y los vende por pesos en el mercado local. El diferencial entre el tipo de cambio oficial y el tipo MEP les genera un beneficio de 7%, a la vez que permite a la contraparte sacar su dinero del país.

“Apenas damos abasto”, asegura Federico Grand de Guardati Torti SA, un corredor de granos en Ciudad de Rosario. Allí, los clientes llegan hasta tres veces al día. El único inconveniente es el límite mensual de US$10.000 en compras en dólares para los argentinos comunes.

“La novedad de la oportunidad de la operación se extiende de boca en boca”, asegura Grand. “Algunos clientes llegaron al límite solo durante la semana pasada”.

El aumento de la actividad también tiene algo de alivio para los operadores de divisas ahora inactivos. La mesa está cerrada, afirma uno de ellos, que trabaja en uno de los principales bancos de Argentina y declinó ser identificado. Él y sus colegas ahora están colaborando en otras áreas del banco para pasar el tiempo.

Los controles han reducido el ritmo de la fuga de capitales en más de la mitad, pero no lo han detenido, al punto que la cantidad de dólares ha caído en los últimos días.

Siga bajando para encontrar más contenido