La economía internacional se encamina a buscar refugio

El creciente riesgo de una recesión ha hecho que inversionistas busquen activos más seguros, disparando el oro, los bonos estadounidenses y el dólar.

Bolsas del mundo repuntan pese a recesión de Italia

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
agosto 07 de 2019 - 08:00 p.m.
2019-08-07

Los “nubarrones” que pronosticó el Fondo Monetario Internacional (FMI) hace meses se han convertido ya en una auténtica tormenta, pues el nuevo episodio de ataques entre Estados Unidos y China se ha encargado de ello.

(Lea: China asegura que medidas de EE. UU. causarían caos financiero)

La incertidumbre no deja de aumentar y los riesgos de un nuevo colapso mundial son vistos cada vez como una posibilidad más real. Los inversionistas lo saben y se encaminan, de nuevo, al refugio.

(Lea: China contraataca a Trump y da paso a la guerra de divisas)

“El mercado está reaccionando a los mayores riesgos de que se dé una desaceleración global más fuete de lo esperado, mientras que los aranceles de Donald Trump y la respuesta de China no hacen sino incrementar esa posibilidad. Y aunque la Reserva Federal bajó su tasa de interés un 0,25%, creo que al día de hoy eso no va a ser suficiente para compensar los riesgos de que la guerra comercial siga escalando.

(Lea: Fuerte acusación de Estados Unidos a China)

Ante esto, vemos que el mercado busca un refugio en niveles importantes, lo cual iría hasta que haya una distensión en el conflicto o que los bancos centrales salgan a contrarrestar las turbulencias”, explica Daniel Velandia, director de estudios económicos de Credicorp Capital.

En cierto sentido, el presidente de Estados Unidos opina en esa misma dirección y cree que la Fed debería hacer más, calificando al Emisor como el principal freno de EE. UU. Ayer mismo tuiteó que “deben hacer recortes de tasas más grandes y más rápidos. La incompetencia es algo terrible de ver, especialmente cuando las cosas se pueden solucionar muy fácilmente”, dijo.

Y lo cierto es que los datos indican que las cosas para la economía mundial van cada vez peor. Sumado al continuo recorte de los organismos internacionales sobre la previsión de crecimiento internacional, hay otros indicadores para los inversionistas que están cogiendo fuerza.

Uno de ellos es el comportamiento de los bonos de EE. UU., un activo seguro por excelencia, y cuya rentabilidad llegó ayer a niveles máximos desde marzo de 2007, justo antes de que empezaran a verse las primeras turbulencias financieras de la crisis.
“Los inversores compran los bonos en modo pánico”, le afirmó Andrew Brenner, director gerente de National Alliance Capital Markets, a la agencia Reuters.

Precisamente, a lo largo de la historia el incremento del interés por parte de los inversionistas por este activo refugio ha sido indicador de un recrudecimiento de una desaceleración mundial o la llegada de una recesión.

A falta de la actualización tras los últimos acontecimientos, la Reserva Federal trabajaría con una probabilidad de recesión de 33%, mientras que para la firma francesa Natixis, este dato llegaría hoy en día a alrededor del 40%.

Pero este no es el único indicador. Otro de la lista que representa los momentos de máxima turbulencia en la economía mundial es el comportamiento del Oro. Y precisamente este activo refugio alcanzó ayer un precio por onza superior a los US$1.500, un nivel que no se veía desde abril de 2013. Al mirar otros metales preciosos, la plata subió más de un 4% a US$17,18 la onza, el platino repuntó un 2,3% a US$866,57 la onza.

Por supuesto, el dólar es uno de los activos al que los inversionistas buscan a la hora de necesitar refugio. Ayer, la divisa estadounidense volvió a repuntar frente al yuan chino, y se mantuvo estable frente a las principales monedas del mundo.

Durante toda la semana, la fortaleza del dólar estadounidense frente al peso colombiano ha sido notoria, llevando a la divisa a cotizar en su nivel máximo histórico en Colombia, muy cerca de los $3.500 por unidad.

Golpe a emergentes
Sumado a esto, cuando la turbulencia internacional crece, los países emergentes suelen ser los más castigados, una tendencia que se ha repetido también en esta ocasión, y es que de acuerdo con un reporte del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por su siglas en ingles), la última escalada en la guerra comercial ha provocado la retirada de unos US$3.000 millones de acciones y bonos de mercados emergentes, tan solo en esta semana.

Mientras tanto, el reporte cuantifica que esa salida ascendería hasta un total de US$6.800 millones de estos países desde el jueves pasado. “La reversión actual parece similar al ‘berrinche comercial’ de mayo de este año”, agrega el IIF en su reporte, publicado el martes.

De acuerdo con el experto en bolsa, Julián Villamizar, “los recientes anuncios no han hecho sino incrementar la incertidumbre, lo que automáticamente ha impulsado la demanda de activos refugio, la cual se ve que está claramente al alza.

Es una ecuación sencilla: con más aranceles, la dinámica global de crecimiento cae por las menores compras de petróleo y los golpes que esto supone para los emergentes, lo que a fin de cuentas lleva a la desaceleración. Esto presiona para que haya tasas bajas en los bancos centrales, que a su vez impulsan cotizaciones como la del oro”.

Caídas de petróleo
Toda esta situación se unió a un crecimiento en los inventarios de petróleo de Estados Unidos y generaron un nuevo día negro para el crudo. En este sentido, la referencia Brent presentó una fuerte baja en su cotización de 4,58%, lo que llevó su precio a US$56,24.

El WTI, por su lado, también cayó con fuerza: un 4,74% a US$51,09.  Aunque al final de la sesión el índice Dow Jones de Wall Street presentó una caída de tan solo 0,09%, al inicio del día apuntaba a un fuerte desplome en el indicador, pues este llegó a presentar descensos superiores al 2,2%.

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido