'La llegada de Guaidó es una última esperanza para Venezuela'

Un ingeniero venezolano cuenta cómo él y su familia han tenido que separarse por cuenta de la difícil situación que viven en el vecino país.

Venezuela - gasolina

"Sufrimos al igual que todos los venezolanos las carencias más hostiles".

EFE

POR:
Portafolio
febrero 20 de 2019 - 05:16 p.m.
2019-02-20

Adrian Hernández*:

"Soy Ingeniero Eléctrico y Administrador.

Venezolano de nacimiento, casado con cinco hijos, tres en el extranjero y los dos menores conmigo.

Trabajé 23 años en una empresa del Estado a la cual renuncié ya que el salario no alcanzaba ni para comer, así como la gran mayoría han despertado de los organismos públicos. Invadidos por cubanos, fueron dominando la empresa hasta que la han llevado a lo que es hoy en día: una compañía quebrada sin proyección a futuro, solamente el colapso del servicio eléctrico.

Mi familia se ha visto en fuertes necesidades, nos separamos, nos hemos desmembrado. Mis hijos menores no comen frutas, yogurt y proteína pocas veces a la semana, a pesar que son deportistas de alto rendimiento en artes marciales. Deporte que hemos tenido que dejar un poco ya que es costoso.

En fin, sufrimos al igual que todos los venezolanos las carencias más hostiles como son la falta de medicinas, el poco poder adquisitivo, la mala calidad de la educación (los profesores se van ya que los sueldos no cubren ni los pasajes para ir a trabajar), tener carro es un lujo (ya que mantenerlo es una misión casi imposible), colas para comprar comida, colas para gasolina, comprar ropa es imposible, viajar se volvió un recuerdo.

Con la llegada de Guaidó se prende una luz que estaba apagada. Una última esperanza adormecida en el pasado que una generación de jóvenes no recuerda: la Venezuela de bonanza, libre, abundante sin restricciones ni colas, sin que en un banco te impongan el límite de lo que puedas retirar. El desbalance que existe en la vida cotidiana que raya en lo absurdo: un cartón de huevos vale un salario mensual, un kilo de queso igual.

Total que hay una esperanza de abolir y sacar a estos narcotiranos del poder del que ni quieren ni pueden soltar ya que el desenlace para ellos no es nada alentador.

Es difícil resumir tanto en tan pocas líneas. Pero en pocas palabras ahora es ESPERANZA Y FE".

*Nombre cambiado por razones de seguridad

Si usted vive en Venezuela y quiere contarnos su testimonio escriba a pedvar@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido