Latinoamérica destruirá sus conquistas sociales en 2020

Cepal apunta que el PIB de la región caerá 9,1% este año y el de Colombia 5,6%, pero incide en retrocesos en igualdad, pobreza, empleo y clase media.

Pobreza

Más allá de la caída en el PIB, que es el golpe más inmediato en los países de la región, Latinoamérica va a experimentar varios retrocesos en términos económicos y sociales.

Archivo El Tiempo

POR:
@rloprezper
julio 15 de 2020 - 10:00 p.m.
2020-07-15

La pandemia del coronavirus golpeará prácticamente todos los indicadores económicos y sociales del mundo, pero el efecto en América Latina será, si cabe, más dramático que en muchas de las demás regiones, pues según la Cepal en 2020 se destruirán gran parte de las conquistas que se han hecho en los últimos tiempos.

(Lea: Coronavirus causará la peor recesión económica de América Latina)

La mayor razón detrás de estas pérdidas es el mal desempeño económico que se registrará este año. En su informe, el organismo de la ONU actualizó sus previsiones de Latinoamérica, en las que espera una caída en el PIB este año de 9,1%, muy superior al -5,3% de abril y del -1,8% de febrero.

(Lea: Las mujeres, con la carga más pesada por la crisis sanitaria)

“Tanto el choque interno como externo se intensifica, y varios países de la región son epicentros de la pandemia. Esto lleva a que la economía caiga más de lo previsto; todas las economías caen (con excepción de Guyana), y esto hace que estemos ante una nueva década perdida y una contracción como no la hemos visto en 100 años”, aseguró Alicia Bárcena, secretaria general de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

(Lea: Coronavirus provocaría masacre empresarial en Latinoamérica)

Por países, Colombia presentaría una caída de 5,6% en su PIB, lo que le ubicaría como uno de los menos afectados en América Latina, por detrás de Paraguay (-2,3%), Uruguay (-5%) y Bolivia (-5,2%). Por el otro lado, Chile (-7,9%), México (-9%), Brasil (-9,2%), Argentina (-10,2%) y Perú (-13%), registrarían mayores descensos. De hecho, Suramérica caerá 9,4%, ligeramente más que toda la región.

Pero más allá de la caída en el PIB, que es el golpe más inmediato en los países de la región, Latinoamérica va a experimentar varios retrocesos en términos económicos y sociales. El primero de ellos es la pérdida de PIB per cápita, pues la Cepal estima que al cierre de este año el nivel será el mismo que en 2010, lo que borrará los avances logrados durante la última década. El desplome será del 9,9%.

El desempleo es otra de las aristas. En Colombia este superó el 20% en mayo, y aunque a nivel regional se esperan cifras inferiores, sus datos son llamativos. La Cepal espera un alza de 5,4 puntos porcentuales en la tasa, al pasar de 8,1% a final de 2019, al 13,5% con el que terminaría este año. Esto supone que habrá 44,1 millones de desocupados, es decir, se sumarán 18 millones este año.

La pobreza, también seguirá la misma suerte. “Si vemos que en PIB per cápita el retroceso es de 10 años, en términos de pobreza puede superar incluso los 15 años”, dice Bárcena.

Los datos de la Cepal muestran que la pobreza ascendería hasta 37,3%, es decir, un paso de 186 a 231 millones de personas, al tiempo que el número de gente en condiciones extremas alcanzaría el 15,5%, al subir de 68 hasta 96 millones.

Los datos de Fedesarollo para Colombia en este sentido indican que el dato podría llegar hasta el 37,9% este año, un retroceso de 10 años. Por su lado, la Cepal prevé que el número de pobreza para el país alcanzaría el 34,1%, con un aumento de 5,1 puntos porcentuales, mientras que la extrema avanzaría hasta 14,3%, con un alza de 4 puntos porcentuales este año.

Pero la pobreza no es el único factor que, según la Cepal, apunta en esta misma línea, pues sus estimaciones resaltan que el 80% de la población de América Latina está en situación de vulnerabilidad.

“Esto significa que ocho de cada 10 personas en la región, o 491 millones de personas, vivirán con menos de US$500 mensuales. Es un dato que causa gran preocupación”, explica la secretaria general del organismo de la ONU.

Y en esta misma línea, los considerados como más pobres no son los únicos vulnerables, sino que como apunta el reporte, más de 33 millones de personas de la región que pertenecían a los estratos medios dejarán de formar parte de esa clase media para pasar a la baja.

Todos estos aspectos derivarán al cierre del año en un incremento de la desigualdad, una de las grandes conquistas que, poco a poco, se hicieron en las últimas décadas. El informe de la Cepal muestra que el índice Gini de la región se incrementaría en 4,9 puntos porcentuales de 2019 a 2020.

La variación proyectada para este año en Colombia está entre 4% y 4,9%. Vale la pena destacar que el indicador (que se establece entre 0 y 1) mostraba en 2018 un dato de 0,52 para el país, uno de los más elevados en toda América Latina.

Bárcena añadió a este listado la destrucción de empresas por causa de la crisis del coronavirus. En concreto, apunta a que se espera una destrucción de 2,7 millones de pymes, de las cuales la gran mayoría (2,6 millones) corresponde a microempresas.

OTROS IMPACTOS

Más allá de los retrocesos sociales, el informe de la Cepal muestra otros impactos económicos que registrará la región.

Uno de ellos es el desplome de las exportaciones de bienes, las cuales presentarán un descenso de 23% en términos de valor, 12% en volumen y 11% en precio.

Otro es la recepción de las remesas, que según el reporte presentan un descenso acumulado hasta mayo de 7% a la región, mientras que en algunos casos la caída podría superar el 30%.

Uno de los aspectos llamativos es el recuento de la Cepal de las medidas para mitigar los efectos de la pandemia en Colombia, las cuales llegarían al 2,5% del PIB, por debajo de otras naciones como Haití (4%), Honduras (4,3%), El Salvador (11,1%), Brasil (7,5%), Chile (5,7%) y Perú (4,8%).

Bárcena apunta que “esta crisis no va a durar poco, por lo que muchas de las medidas que se piensan como coyunturales deben verse como estructurales”.

La Cepal propone varias medidas como la renta básica o un bono contra el hambre. El organismo calcula una renta básica a los más pobres de US$143 dólares, que cuesta el 2% adicional del PIB de la región por seis meses, 3,6% por nueve meses y 5,2% por 12 meses.

Recomendados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido