Los grandes perdedores del desplome de las bolsas esta semana

Los ricos, los jubilados, las pensiones y los pequeños ahorristas están entre los perjudicados.

Wall Street

Wall Street vivió una de las peores semanas de su historia.

AFP

POR:
Portafolio
marzo 14 de 2020 - 10:40 a.m.
2020-03-14

El pánico se apoderó esta semana de los mercados financieros en el planeta, con Wall Street registrando el jueves su peor jornada desde el crac bursátil de octubre de 1987. Y aunque el viernes hubo un rebote espectacular, decenas de miles de millones de dólares en capitalización bursátil se evaporaron.

"Bajamos después de haber subido extremadamente durante los últimos diez años. Es brutal pero hay que decir que la Bolsa dio tres pasos hacia adelante y uno hacia atrás", resume Gregori Volokhine, de Meeschaert Financial Services.

Lea: (Vea el mapa interactivo de la propagación del Coronavirus por el mundo)

Estos son los grandes perdedores de la debacle bursátil:

LOS MÁS RICOS

Los multimillonarios, cuyas fortunas están invertidas en los mercados de acciones, especialmente de las empresas que dirigen o en las que son accionistas principales, son los mayores perdedores. Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, vio su fortuna hundirse de 117.000 millones de dólares a 109.000 millones, es decir 8.000 millones en siete días, según las cifras en tiempo real de la revista Forbes. La fortuna de Bill Gates, el cofundador de Microsoft, pasó en una semana de 108.200 millones a 103.000 millones. El francés Bernard Arnault, presidente ejecutivo de LVMH, perdió por su lado 14.000 millones, hasta caer a 84.600 millones. El empresario Warren Buffett fue especialmente golpeado por la caída de las empresas aéreas, en las cuales su grupo Berkshire Hathaway es un importante accionista. Su fortuna pasó de 81.600 millones a 76.300 millones. Mark Zuckerberg, que completa el top 5, vio su fortuna perder 9.200 millones a 62.000 millones, tras la caída en bolsa de Facebook. Esas pérdidas no son sino virtuales porque las grandes fortunas no vendieron sus acciones y podrán recuperar el dinero si los mercados se recuperan.

Lea: (Apple cierra sus tiendas en todo el mundo y las abre en China)

LOS JUBILADOS

El pánico en los mercados empujó a un gran número de inversionistas a refugiarse en los activos considerados seguros, como los títulos de deuda, especialmente los bonos del Tesoro estadounidense. Esa estampida provocó la caída de los rendimientos de esos títulos, lo que afectó los seguros de vida tradicionales y los contratos de seguro de vida de anualidades variables, en los que el monto invertido en la suscripción evoluciona según los resultados de la Bolsa hasta la jubilación del asegurado. La tasa de los bonos del Tesoro a 30 años, la de mayor vencimiento, era de 1,5% el viernes.

Lea: (El antiviral que tiene Cuba para tratar el coronavirus)

LOS PEQUEÑOS AHORRISTAS

Un 51,9% de los estadounidense posee acciones, de manera directa o a través de fondos, según la última encuesta de la Reserva Federal. Esos activos están con frecuencia dentro de los planes de jubilación 401(k). Los inversionistas individuales verán sin duda disminuir drásticamente su "fortuna" virtual, lo que amenaza con influir en su comportamiento como consumidores. El consumo es el motor de la economía estadounidense. "Ya no van a comprar el último modelo de iPhone que tenían previsto comprar y es ahí donde el impacto será duradero", subraya Volokhine.

FONDOS DE PENSIÓN

Sus pérdidas son también virtuales porque no venden sus títulos e invierten a largo plazo. Sus activos invertidos en acciones sufrieron enormemente y los que están colocados en deuda reciben menos porque los rendimientos de los títulos cayeron. Hay una tercera parte de los activos cuyo desempeño se desconoce: el dinero invertido en los fondos de inversiones. Para tener una idea clara habrá que esperar el fin del primer trimestre, cuando los fondos publican sus resultados.

EL ENTRETENIMIENTO

Aunque muchas empresas registrarán un déficit puntual, ese no es el caso para las industrias del cine, el teatro, los cruceros, los viajes y los restaurantes, que no podrán compensar los ingresos no recibidos. Disney es por lo tanto un gran perdedor.


AFP

Recomendados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido