Internacional

Malestar económico, presente en protestas por abuso policial

No es el detonante, pero el empeoramiento de las condiciones de vida de la población hace posible que surja un nuevo ciclo de marchas en la región.

Protestas

Las protestas en Estados Unidos han dejado en las últimas semanas imágenes de un apoyo multitudinario.

EFE

POR:
Portafolio
septiembre 11 de 2020 - 09:32 p. m.
2020-09-11

En el mundo se ve un nuevo resurgir de protestas sociales, impulsadas en los casos recientes de Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Colombia o Hong Kong, entre otros, por factores como el abuso policial o el racismo. No obstante, la presencia de otros como el malestar por la pandemia o el empeoramiento de las condiciones de vida, hacen posible que estas marchas sean el detonante de un nuevo ciclo de descontento como el que se vivió en América Latina el año pasado.

(Bogotá vivió otra noche de caos en medio del vandalismo y protestas). 

En las últimas semanas, han sido varias las alertas en este sentido. Por ejemplo, en una entrevista reciente con Revista Portafolio, Martín Rama, economista jefe del Banco Mundial para la región, apuntó que “el descontento social del año pasado no se ha ido, sino que en todo caso se incrementará por el golpe de la pandemia”.

Otras instituciones como la Cepal o el BID también han hecho énfasis en informes recientes de la posibilidad de que el empeoramiento en términos de empleo, desigualdad, pobreza, pérdida de clase media o menores ingresos, podrán generar más olas de protesta social.

(Policía nacional pide perdón por caso de brutalidad que causó muerte). 


En este sentido, esto ya se podría estar viendo. Según Carlos Charry, director de la Maestría en Estudios Sociales de la U. del Rosario, “lo que está detrás de las protestas es consecuencia de la incapacidad de los sistemas para luchar contra la desigualdad y la estigmatización de algunos sectores. Pero la pandemia ha generado mayores brechas socioeconómicas, por lo que es de prever que esto se vuelva de nuevo común”.

Según el experto, el año pasado dio muestra de la gran insatisfacción entre la población, con fuertes demandas de cambio. “Muchos verán truncadas sus trayectorias por la crisis, especialmente los jóvenes”.

(Latinoamérica comienza a ver otra vez protestas sociales). 

Eso sí, resalta que se debe hacer la distinción importante entre la protesta social y legítima, y los actos de vandalismo. Cabe resaltar que, a pesar del parecido que se ha visto entre las protestas por ejemplo de Estados Unidos y Colombia, pues ambas tienen el abuso policial y de poder en los países como su principal reivindicación, los expertos dicen que no se deben ver, al menos de momento, como un movimiento global.

Henry Cancelado, profesor de relaciones internacionales de la U. Javeriana, resalta que “Estamos en estos momentos viendo grandes transformaciones en el mundo, y por eso surgen movimientos que aunque parezcan coherentes entre sí, no lo son realmente, aunque coinciden en una serie de reclamaciones diferentes con un foco en común, en este caso el de las autoridades y poderes establecidos: se ve en Colombia y EE. UU., Francia, Hong Kong o Cataluña”.

Sin embargo, Cancelado opina que el malestar económico puede suscitar un movimiento de protesta más generalizado. “La pandemia congeló la economía mundial, por lo que habrá protestas en este sentido, las cuales serán más grandes, organizadas y se diferenciarán en que no serán violentas, la gente que sale a marchar por empleo o ingresos no lo hacen para desfogar sentimientos, como muchos de los que participan en actos vandálicos”.

CAMBIOS CONCRETOS 

El caso de Estados Unidos, que ha protagonizado protestas durante varias semanas contra el abuso policial y el racismo contra la población afrodescendiente, a través del movimiento #BlackLivesMatter, es un claro ejemplo de que la dificultad de estas manifestaciones puede traducirse en cambios concretos.

Como explica el analista político, Robert Valencia, “ni en EE. UU. ni en Colombia se ve una disposición de las autoridades por realizar cambios y reformas, lo que al final acaba cultivando un mayor enojo”.

Y explica, a su vez, que todas estas protestas ya tienen un componente de pandemia. “En EE. UU. son muchos factores, no solo la muerte de George Floyd o los disparos a Jacob Blake, también se protesta por la pérdida de libertades, el confinamiento y también la pérdida del trabajo. Todo tiene antecedentes, y como en el caso de la muerte de Javier Ordóñez este es el fallecimiento de Dylan Cruz, en lo económico lo son las protestas del año pasado, cuyas causas no han desaparecido”.

En Twitter: @rlopezper

Destacados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido