Internacional

May se juega de nuevo el Brexit ante el Parlamento

La primera ministra espera aprobación tras las ‘concesiones’ de última hora. Una extensión, una salida sin acuerdo u otra votación, las posibilidades.

Theresa May

Theresa May y Jean-Claude Juncker se reunieron ayer a última hora en Estrasburgo.

POR:
Portafolio
marzo 11 de 2019 - 09:58 p. m.
2019-03-11

El proceso del Brexit ha llegado a un punto en el que cualquier cosa puede pasar, desde que se apruebe el acuerdo alcanzado con la Unión Europea (UE), hasta que directamente no haya salida del bloque, pasando por el riesgo de que se consume un divorcio caótico.

Así lo predijo el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al salir de la reunión de emergencia este lunes con Theresa May, pues aseguró que “es este acuerdo o el Brexit podría no tener lugar”.

(Empieza una semana decisiva para el Brexit). 

Este martes, la primera ministra Theresa May acude una vez más al Parlamento británico para defender su gran apuesta: el acuerdo con la UE modificado que alcanzó ayer en la noche.

Este nuevo documento introduce cambios “legales y vinculantes” en el sentido de poner límites a la permanencia dentro de la unión aduanera de la UE y mayores garantías para la salvaguardia de la frontera irlandesa, un aspecto que era clave para muchos de los conservadores que se oponen al pacto.

Sin embargo, May no lo tendrá fácil para lograr la aprobación del pacto, pues en la votación anterior el acuerdo fue rechazado por 432 a 202 votos en el Parlamento, más de 100 de ellos del mismo partido conservador de la primera ministra británica.

Las perspectivas sobre ello son diversas. Simon Usherwood, subdirector de UK in a Changing Europe, una red académica de investigación sobre el Brexit, cree que ya sea hoy o más adelante, “el resultado más probable sigue siendo que el Parlamento acepte el acuerdo de retiro, aunque solo sea porque no hay otro plan que tenga la mayoría de los diputados que lo apoyen. La ansiedad de que un rechazo podría dar como resultado algún otro escenario aún peor debería ser suficiente”.

Como explica Jim Shields, profesor de Política en la Universidad de Warwick, esto podría ser posible porque “el acuerdo tiene las virtudes de un compromiso: respeta el resultado del referéndum, pero mantiene al Reino Unido cerca de la UE. Pero el acuerdo también tiene los vicios de un compromiso: no complace a nadie lo suficiente”.

POSIBLES CAMINOS 

May se jugará la que podría considerarse como su penúltima bala. Como explica Shields, si “el acuerdo acaba derrotado (como se prevé), y el parlamento vota en contra de una salida sin acuerdo el miércoles (como es seguro), luego se moverá el jueves a una votación para solicitar más tiempo a la UE”.

De acuerdo con los expertos, precisamente este es el panorama más probable y finalmente May tenga que solicitar una extensión del plazo, el cual no podría ser muy extenso, pues el 5 de mayo se celebrarán las elecciones a las UE.

En este sentido, más allá del jueves las posibilidades serían muchas. Shields asegura que “si se retrasa el Brexit, será el inicio de una nueva fase en el proceso, lo que posiblemente lleve a un nuevo referéndum y, quizá, a que Reino Unido que nunca abandone la UE. Eso sin duda generaría una crisis en el Gobierno”.

Por último, en palabras de Huw Edwards, profesor de economía de la Universidad Loughborough, “desde un punto de vista económico, lo más importante es evitar el choque de un Brexit sin acuerdo. Esto se debe a dos razones: primero, porque impone serios costos a largo plazo a las exportaciones británicas y, en segundo lugar, porque parece claro que los preparativos para correr fronteras en el caso de que no se llegue a un acuerdo están a punto de completarse. Si la gente realmente quiere un Brexit duro, al menos deberían comprender qué más drástico sería el cambio”.

Rubén López Pérez

Destacados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido