México, otro ‘gigante’ que coquetea con la recesión

El país confirma hoy si encadena dos trimestres seguidos de caída en su PIB.

Andrés Manuel López Obrador

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, dice que la situación es mejor de la esperada.

REUTERS

POR:
Rubén López Pérez
julio 30 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-07-30

A falta de la confirmación oficial del Gobierno, pues los datos definitivos se darán a conocer hoy, México se encontraría ya en recesión, lo que haría que el país ingrese al grupo de naciones de Latinoamérica que presentan serios problemas con su economía.

(Lea: López Obrador se rinde ante Trump)

Incluso, si el crecimiento de la nación norteamericana fuera positivo, para muchos México ya está en ese listado junto con Argentina, que acabaría este año con un descenso de 1,3% en su PIB tras encadenar más de un ejercicio en rojo; Venezuela, con un recorte económico que podría llegar a 35% y Brasil, que aunque acabaría el 2019 en verde, la débil recuperación le sigue ubicando a las puertas de una nueva recesión.

(Lea: Invasión de algas pone en jaque al turismo mexicano)

México ya registró en el primer trimestre su primer crecimiento negativo, de 0,2%, mientras que se espera que los datos que dará hoy el Gobierno arrojen otra pérdida de igual cifra, lo que confirmaría la entrada del país en la recesión.

(Lea: Colombia y México firman acuerdo para impulsar exportaciones agrícolas)

“La economía mexicana se encuentra estancada y por primera vez en 25 años se está dando un desacoplamiento con Estados Unidos. Nuestro principal socio crece al 3% mientras que hoy se anunciará que la producción disminuyó alrededor del 0,2% en el segundo trimestre”, explica Gabriel Pérez del Peral, profesor e investigador de la Escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana, en Ciudad de México.

Precisamente, ante esta perspectiva, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador lanzó un plan de estímulo económico el lunes por valor de US$25.000 millones, el cual tiene como objetivo impulsar la economía con la construcción de infraestructura, incentivos de inversión y el consumo.

Y aunque el mandatario ha asegurado en diversas ocasiones que la economía va mejor de lo que se piensa, los mexicanos cada vez están perdiendo más la paciencia con ‘Amlo’.

Casos como la cancelación del proyecto del aeropuerto en la capital, o la salida del Ministro de Economía hacen que hoy en día el 61% de los ciudadanos vean inestabilidad en el ejecutivo, según una encuesta reciente. En ocho meses, han renunciado 15 funcionarios.

“López Obrador ha privilegiado la austeridad fiscal y tiene como objetivo alcanzar un superávit primario de 1% respecto al PIB en este año. Para ello ha realizado fuertes recortes presupuestales, lo que ha contraído demanda y las ventas e ingresos de las empresas, lo cual ha restringido la inversión y la generación de empleo.

La economía tiene déficit de comercio exterior y eso actúa en detrimento del crecimiento, y si a ello se suman los recortes, la débil demanda y el menor ingreso privado, cae la inversión y consumo; todo eso explica la inminente recesión. Al Gobierno le preocupa más ser bien visto por las calificadoras que impulsar el PIB”, apunta Arturo Huerta, investigador de economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam).

Falta de estabilidad
Junto a los problemas que presenta en la actualidad la economía de México, la incertidumbre, tanto interna como externa, es uno de los aspectos que más ensombrece en el país norteamericano.

Tal como indica Pérez del Peral, “el principal problema que enfrenta la economía es en el ámbito interno, con la falta de certidumbre en las políticas públicas. Pero también en el externo, donde está la incertidumbre por la aprobación del T-MEC, la guerra comercial y tecnológica entre Estados Unidos y China, así como la desaceleración económica internacional”.

Y, como agrega el experto de la Universidad Panamericana, “los aranceles implementados al acero y al tomate han hecho que los productores pierdan dinero. Por el momento siguen las negociaciones para quitar el gravamen de 17,5% al tomate. Es clave que se apruebe el T-MEC para que las amenazas que ciernen sobre el comercio con EE. UU. desaparezcan”.

Huerta, por su lado, indica que el país está en un callejón sin salida. “Un gran problema es la política macroeconómica. México tiene la tasa de interés más alta de la Ocde, lo que atrae capitales y fortalece al peso. El consecuente abaratamiento del dólar y de las importaciones, actúa en detrimento de la competitividad, de la producción nacional y del sector externo, llevando a la economía a depender más de la entrada de capitales. Es decir, estamos en un círculo vicioso”.

Para el Fondo Monetario Internacional, México presentará este año un crecimiento positivo de 0,9% en su PIB, pero como también ha mencionado el organismo, el país es uno de los que ha influido negativamente en el pobre avance que tendrá este año Latinoamérica, que se espera que presente un incremento de solo 0,6%, menor al 1,4% previsto anteriormente.

Rubén López Pérez

Siga bajando para encontrar más contenido