Internacional

La amenaza para el mundo del software espía Pegasus

La verdadera amenaza no es solo que se espien a periodistas y enemigos, sino que estas herramientas sean una parte ordinaria de la rutina política.

Ciberseguridad

La empresa creadora del software, NSO, reconoce que tiene 60 clientes gubernamentales en 40 países.

iStock

POR:
IAN BREMMER
agosto 31 de 2021 - 12:32 a. m.
2021-08-31

Una empresa israelí llamada NSO Group ha creado una herramienta de software espía llamada Pegasus que brinda a sus usuarios una capacidad extraordinaria para vigilar y robar secretos de cualquiera que lleve un teléfono inteligente.

Los informes de investigación y los materiales publicitarios de NSO revelan que Pegasus puede escuchar llamadas telefónicas y mensajes de voz, rastrear el movimiento del propietario del teléfono y la ubicación actual, robar contraseñas y recopilar correos electrónicos, videos e historial de navegación. Incluso puede activar cámaras o micrófonos en el teléfono del objetivo para capturar nuevas imágenes y realizar nuevas grabaciones.

(Vea: Claves para evitar ciberestafas en el alojamiento de las vacaciones).

El teléfono puede infectarse sin que su propietario lo toque, e incluso las protecciones de seguridad de Apple integradas en los iPhones de última generación no siempre pueden detectarlo, según un informe de The Washington Post, Amnistía Internacional y otros grupos de vigilancia. Se supone que el software está dirigido a delincuentes, terroristas y otras amenazas potenciales para la sociedad.

Pero una investigación dirigida por Amnistía y Forbidden Stories, una organización sin fines de lucro con sede en París, descubrió que los clientes gubernamentales de NSO han utilizado Pegasus para piratear al menos 37 teléfonos pertenecientes a periodistas y activistas durante los últimos cinco años. El director de NSO, Shalev Hulio, ha dicho que está molesto porque los clientes de su empresa hagan tal cosa, aunque niega que NSO esté conectado a una lista de 50.000 objetivos potenciales enumerados en el informe Forbidden Stories / Amnistía. NSO reconoce que tiene 60 clientes gubernamentales en 40 países.

Varios de estos países ya se enfrentan a consecuencias políticas. No es de extrañar que el gobierno de Israel se enfrente a daños en su reputación. NSO Group no forma parte de sus servicios de seguridad estatal, pero el grupo fue fundado por expiratas del gobierno israelí que se trasladaron al sector privado, y sus relaciones continuas con los servicios de seguridad del país son una fuente de vergüenza. Muchas empresas de tecnología estadounidenses se enfrentan a la presión de sus propios empleados para que rechacen la cooperación y los contratos con empresas que abusan de la privacidad personal y los gobiernos que les permiten operar.

(Vea: Aumentan en 30% los ataques cibernéticos en Colombia).

El gobierno de Arabia Saudita enfrenta cargos de haber utilizado el software espía de NSO para vigilar a personas cercanas al periodista saudí asesinado Jamal Khashoggi y la investigación oficial del estado turco sobre el crimen en Estambul. Esta noticia de Pegasus vuelve a poner esa historia en las primeras páginas incluso cuando el príncipe heredero Mohammed bin Salman, sospechoso de sancionar el asesinato, intenta mejorar las relaciones con Israel. El gobierno saudí también está acusado de utilizar a Pegasus para atacar a activistas saudíes que viven y trabajan en otros países.

En India, una oleada mortal de covid-19 ya ha dañado la posición política del primer ministro Narendra, que alguna vez fue sólida, y las acusaciones de que el gobierno de India ha utilizado a Pegasus para espiar a líderes de la oposición, empresariales, periodistas y diplomáticos extranjeros solo empeorarán las cosas. A medida que India se recupere económicamente y se creen empleos, Modi logrará limitar el daño político, pero la desconfianza entre el gobierno, la oposición y los líderes locales rara vez ha sido mayor.

En México, la controversia de Pegasus alimenta la creencia de que el gobierno violará la privacidad de los políticos y periodistas de la oposición siempre que crea que puede salirse con la suya. La administración del anterior presidente, Enrique Peña Nieto, fue acusada de espiar a la administración de reporteros entre 2012 y 2018. Ahora parece que el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, también fue vigilado durante ese período, un cargo que podría aumentar su popularidad en un momento en que sufre por mantener su poder efectivo (está en la segunda mitad del período único que le permite la constitución de México).

(Vea: Los 5 tipos de fraude más frecuentes en internet y cómo prevenirlos).

Pero la importancia de esta historia se extiende más allá de las consecuencias en estos países individuales. No puede sorprendernos que Pegasus y sus versiones futuras, aún más sofisticadas, puedan estar dirigidas a personas que la mayoría de nosotros no consideraría riesgos para la seguridad pública. (La amenaza, como la belleza, está en el ojo del espectador). Pero la velocidad a la que las empresas tecnológicas se convierten en actores independientes en la política internacional debería llamar nuestra atención. Los únicos intereses que tienen estas empresas son los propios y los de sus accionistas.

La verdadera amenaza no es simplemente que las dictaduras puedan espiar a periodistas y enemigos políticos potenciales. Esa es una historia muy antigua. Es que, a medida que las herramientas tecnológicas se vuelven más efectivas, pueden convertirse en una parte ordinaria de la rutina diaria de la política. Con los poderes de intimidación que brindan, pueden usarse no solo para proteger a los autócratas, sino también para promover nuevas reglas y regulaciones que restringen la libertad y la oportunidad en formas al principio demasiado mundanas para que la mayoría de nosotros las notemos o nos preocupemos.

(Vea: La ciberseguridad empresarial, una decisión acertada y con beneficios).

Es por eso que deberíamos preocuparnos de que el software espía,
y sus efectos incrementales en nuestras vidas y nuestra política, sigan pasando desapercibidos.

IAN BREMMER
​Presidente de Eurasia Group y GZero Media, y autor de ‘Us vs. Them: the failure of globalism’.
@ianbremmer

Destacados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido