Peña asume el reto de dirigir México seis años

México tendrá a partir de hoy nuevo mandatario.

Enrique Peña Nieto asumirá hoy como presidente de México

Agencias

Enrique Peña Nieto asumirá hoy como presidente de México

POR:
noviembre 30 de 2012 - 11:03 p.m.
2012-11-30

El electo presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, quien será investido hoy, buscará reformas para desarrollar todo el potencial económico del país y tratar de que las noticias del país no provengan solamente de la violencia que ha azotado al país en los últimos años a cuenta de los carteles del narcotráfico.

México es el séptimo productor del crudo del mundo y necesita inversiones millonarias para apuntalar a una economía que proyecta crecer entre 3 y 4 por ciento este año y que ha vivido bajo la sombra del gigante Brasil, con el que busca más comercio y menos trabas.

Brasil -primera economía de América Latina, sexta del mundo e integrante de los gigantes emergentes Bric, junto con Rusia, India y China- y México han hablado por décadas de establecer un acuerdo de libre comercio que no cristaliza, mientras compiten en mercados como el de autos.

Para México, además del comercio, es clave motorizar su actividad petrolera, que aporta el 40 por ciento de los ingresos presupuestarios, y Peña ha dicho que quiere una reforma energética que atraiga capitales privados a la estatal Pemex sin que ello signifique su privatización.

Aunque Pemex logró parar el declive de su producción de crudo y la estabilizó en torno a 2,5 millones de barriles por día (bpd), aún debe al menos alcanzar los 3,4 millones de bpd récord del 2004, lo cual requiere de ingentes inversiones.

Y para eso es fundamental incentivar las inversiones privadas dirigidas a exploración y producción de crudo, en las cuales está limitada la petrolera mexicana porque debe transferir por ley gran parte de sus recursos al Estado.

Por otro lado, el país necesita elevar la recaudación fiscal, de las más bajas de América por los altos niveles de informalidad, la débil administración tributaria y las estrechas bases impositivas.

Pero debe hacerlo sin golpear a los más de 52 millones de pobres contabilizados en el 2012 en el país de 112 millones de habitantes.

Según especialistas, si las reformas no incluyen inyectar capital privado a Pemex y quitar exenciones al cobro del Impuesto al Valor Agregado (IVA) -temas sensibles a los que las fuerzas de izquierda se oponen-, estarían incompletas para apuntalar el crecimiento del país, cuyo Producto Interno Bruto anual ronda 1,2 billones de dólares.

Ante un Congreso en el que el PRI por sí solo no tiene mayoría, Peña está obligado a negociar las reformas antes de presentarlas, algo que dejaron de hacer Calderón y su predecesor Vicente Fox, ambos del derechista Partido Acción Nacional (PAN).

“Si el nuevo presidente sigue en esa ruta, el resultado va a seguir siendo el mismo, es decir, reformas a medias, limitadas, no sustanciales”, dijo Ricardo Espinoza, politólogo de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Pese a todo, en el equipo de Peña hay optimismo de que avancen las iniciativas después de que el Congreso aprobó hace poco una postergada reforma laboral propuesta por Felipe Calderón.

RELAJAR TEMAS DE SEGURIDAD

Peña también quiere relajar el énfasis en temas de seguridad en la relación con Estados Unidos, el socio clave de México.

En un encuentro privado de Peña y Barack Obama esta semana en la Casa Blanca, en el que predominaron temas como una eventual reforma migratoria, el presidente de Estados Unidos dijo que no quiere una relación bilateral centrada sólo en seguridad, según otra fuente del Gobierno mexicano.

“Ambos coincidimos en que la agenda México-Estados Unidos es muy variada y con amplias áreas de oportunidad en favor de nuestras sociedades”, dijo Peña en su cuenta de Twitter tras reunirse con Obama.

Y para algunos observadores, en ese camino van las cosas.

“El mensaje es muy claro: Peña Nieto quiere cambiar completamente el enfoque de la relación” con Estados Unidos, opinó Carlos Ramírez, analista de Eurasiagroup en Washington.

Peña hereda un país en el que se han vuelto casi comunes y cotidianos en algunas zonas los hallazgos de cadáveres desmembrados, muertos colgados de puentes, fosas comunes y balaceras a plena luz del día.

El nuevo mandatario prometió duplicar recursos en seguridad, crear una gendarmería para poco a poco ir regresando a los militares a sus cuarteles y que la Secretaría de Gobernación sea la cabeza que dirija la seguridad interior.

Siga bajando para encontrar más contenido