Caída de los precios del petróleo no toca fondo

Los barriles Brent y WTI perdieron 44% y 41%, respectivamente, desde su reciente pico de octubre.

Petróleo

Oleoductos en la zona industrial del puerto petrolero de Elbrega, Libia.

Reuters

POR:
AFP
diciembre 24 de 2018 - 01:13 p.m.
2018-12-24

Las cotizaciones del petróleo, que ya habían experimentado masivas pérdidas la semana pasada, volvieron a caer este lunes. Los inversores manifestaron su escepticismo ante las promesas de la OPEP y su preocupación por las turbulencias económicas actuales.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de "light sweet crude" (WTI) para entrega en febrero cedió 3,06 dólares, o 6,7%, y terminó en 42,53 dólares, su nivel más bajo desde junio de 2017.

Mientras que el Brent perdió 3,35 dólares, o un 6,22 por ciento, a 50,47 dólares por barril. El Brent se hundió un 11 por ciento la semana pasada y alcanzó su nivel más bajo desde septiembre de 2017.

Los barriles perdieron 44% y 41% respectivamente desde su reciente pico de octubre.
El domingo altos funcionarios de integrantes de la Organización de países Exportadores Petróleo (OPEP) intentaron reafirmar la confianza de los inversores durante una reunión que mantuvieron en Kuwait.

El ministro de Energía de los Emiratos Árabes Unidos, Suhail al Mazrouei, declaró durante una rueda de prensa que el excedente de petróleo en el mercado era menos importante que en 2017 y estimó que en uno dos meses será reabsorbido.


Pero los inversores dudan de la capacidad de la OPEP y sus socios, que a comienzos de diciembre acordaron reducir su producción en 1,2 millones de barriles por día a partir del primero de enero para sostener los precios, para absorber el excedente de oro negro. Tras haber registrado su peor caída semanal desde la crisis financiera de 2008, la Bolsa de Nueva York se desplomó nuevamente este lunes.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos Steve Mnuchin afirmó que había convenido acciones comunes con los grandes bancos y los principales reguladores de los mercados, pero los inversores manifestaron su preocupación por el desorden que reinaría en las administraciones federales estadounidenses, parcialmente paralizadas desde hace tres días.

Estas incertidumbres, que se suman a las tensiones comerciales, alimentan los temores de un enlentecimiento del crecimiento de la economía mundial, lo que afectaría negativamente la demanda de energía.

Siga bajando para encontrar más contenido