Putin debe prestar atención a las señales de advertencia

Los jóvenes no han conocido a ningún otro gobernante y muchos están buscando un cambio.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin.

Archivo particular

POR:
Portafolio
agosto 30 de 2019 - 08:29 p.m.
2019-08-30

En un episodio que sería muy divertido si lo leyeras en las obras de Nikolai Gogol o Mikhail Saltykov-Shchedrin, pero en lo que en realidad es una ilustración sombría de la enfermedad ambiental de Rusia, los funcionarios de una ciudad siberiana fueron reprendidos el año pasado por pintar la nieve de blanco.

La contaminación en la región minera del carbón es tan horrenda que las nevadas están llenas de hollín y cenizas. Los funcionarios respondieron, en la manera tradicional de la burocracia rusa provincial, pintando sobre un problema que se sentían incapaces de resolver.

(¿Por qué llama Putin 'locos' a los países que apoyan a Guaidó?). 


La protección del medio ambiente es uno de los varios frentes en los que están surgiendo confrontaciones entre un público ruso cada vez más inquieto y el aparato de poder del presidente Vladimir Putin.

Se han realizado docenas de protestas en toda Rusia en contra de los planes para construir grandes vertederos en el campo para la basura del área metropolitana de Moscú y otras ciudades.

El descontento está siendo impulsado por varios factores, incluyendo la inflación, los niveles de vida estancados, el aumento de la edad de jubilación, las nuevas tarifas de carretera para conductores de camiones de larga distancia y los esfuerzos para controlar las redes sociales.

Si se va a producir un cambio político en Rusia, tal vez surja debido a estas fuertes preocupaciones de la vida cotidiana más que por la causa más estrecha de la reforma democrática adoptada por los críticos más expresivos de Putin.

Es cierto que las manifestaciones semanales en Moscú en apoyo de elecciones locales abiertas y justas han atraído un mayor número de personas que en cualquier otro momento desde los disturbios de invierno de 2011-2012. La protesta contra el arresto de Ivan Golunov, un periodista de investigación, por cargos falsos de drogas destacó la indignación pública ante los abusos de la policía y de los servicios de inteligencia.

(Putin advierte que relaciones con Estados Unidos son cada vez peores). 


En un momento en que la democracia representativa y el estado de derecho están bajo presión en los países occidentales, e incluso ridiculizados por políticos que deberían saber más, las protestas rusas, al igual que los eventos similares en Europa central y oriental, son un recordatorio útil de que el deseo humano de justicia, dignidad y libertad es incontenible.

Sin embargo, las manifestaciones políticas en Moscú no tienen el carácter masivo de las protestas de este año en Hong Kong, Argelia o Venezuela, ni tampoco de las protestas de 1917 en la Rusia zarista o de las manifestaciones de 1989-1991 en la ex Unión Soviética.

Una razón por el limitado impacto de las protestas de Moscú es que hasta ahora no han logrado integrar las preocupaciones de la sociedad rusa sobre, digamos, la degradación ambiental y el costo de la vida.

En su llamado a elecciones verdaderamente competitivas, se parecen a las protestas del año pasado en Polonia contra los cambios impuestos por el Gobierno en el sistema judicial con el objetivo de reforzar el control político de los tribunales. Ambas son causas dignas, pero ambas carecen del atractivo general de articular las preocupaciones básicas del público.

Otro argumento, propugnado por los partidarios de Putin en Occidente, es que el Presidente aún cuenta con el apoyo de la sociedad rusa, incluso aunque su popularidad ha declinado desde las alturas alcanzadas después de la anexión de Crimea en 2014 y la intervención militar en el este de Ucrania.

Sin embargo, las encuestas de opinión que pretenden medir la popularidad de un gobernante en gran medida autoritario, que encarcela a los oponentes y bloquea todas las formas de reemplazarlo por medio de votaciones libres y justas, deben interpretarse con cautela.

De hecho, Putin fue un líder popular entre 2000 y 2008, en parte por haber terminado con la agitación de la era Boris Yeltsin, y por presidir un aumento en los ingresos y el bienestar que fue elevado por los altos precios de exportación de energía. Incluso si las elecciones de este período hubieran sido las más libres en la historia rusa - lo cual no fueron - seguramente las habría ganado.

En los últimos años, las quejas económicas, las preocupaciones ambientales y las críticas sobre los abusos de poder han erosionado la posición de Putin con el público ruso. Para ser claros, su control sobre el poder no es débil. Después de todo, tiene una fuerza abrumadora a su disposición para aplastar la disidencia, y un séquito que depende de él para su riqueza y supervivencia. Nina Khrushcheva, una profesora de asuntos internacionales con sede en Nueva York y nieta de Nikita Khrushchev, el difunto líder soviético, observa: “Putin ha perfeccionado un sistema de corrupción, sospecha, injusticia e intimidación”.

Aun así, el paso del tiempo es importante en Rusia, al igual que en cualquier sociedad. Las generaciones que recuerdan el colapso económico y social del primer período poscomunista se están desvaneciendo, dando paso a los rusos más jóvenes que no conocen a ningún gobernante que no sea Putin. Al menos algunos de ellos están buscando un cambio.

Ha habido ciclos de reforma y reacción antes en la historia rusa: en la década de 1850, hacia el final del largo y autocrático gobierno de Nicolás I; después de la muerte del dictador Josef Stalin en 1953; y en la década de 1980, cuando llegó a su fin la llamada ‘era del estancamiento’ bajo Brezhnev.

Tal vez sea prematuro detectar los primeros movimientos del próximo ciclo de liberalización en las manifestaciones de Moscú y las protestas ambientales. El sistema Putin aún no está en serios problemas. Pero nada es para siempre, ni siquiera en la Rusia eterna.

Tony Barber

Siga bajando para encontrar más contenido