Estímulos, salvar firmas, confianza y exportar: ‘guía’ de recuperación

Como muestran varios países, no basta con reabrir, sino que se necesitan más acciones.

Exportaciones

Sin retomar los mercados externos, no podrá haber una recuperación completa.

EFE

POR:
Rubén López Pérez
septiembre 09 de 2020 - 09:34 p. m.
2020-09-09

“Esta crisis está lejos de terminar, la recuperación aún es muy débil”, dijo ayer la directora del FMI, Kristalina Georgieva. Fitch agregó que el PIB de EE. UU. no volverá al nivel prepandemia hasta final de 2021, y la UE, de 2022.

(Lea: La reactivación económica de Latinoamérica: entre necesidad y el miedo)

Estas y otras previsiones han enfriado las esperanzas de que el fin de las cuarentenas permitieran un rápido repunte y dejan claro que esto solo se logrará si se dan varios factores.

(Lea: Economía colombiana se contraería 5,8% este año, Anif)

Y es que si algo demuestra el ejemplo de Europa, que reabrió sus economías en junio casi por completo, es eso: varios países, como Francia, ya han bajado sus previsiones del tercer trimestre o han empeorado las de 2020.

(Lea: En marcha el rescate comercial post-covid)

Además, la industria no reacciona, la mejora del sector servicios volvió a desacelerarse en agosto, mientras que el PMI de la eurozona volvió a caer respecto a julio, confirmando que los rebrotes frenarán más la recuperación.

Ante este panorama, expertos coinciden en que son varios los aspectos fundamentales en la ‘guía’ para la mejora económica.

El primero, como explica Daniel Velandia, director de estudios económicos de Credicorp Capital, es el fin de la pandemia. “Las crisis usualmente terminan por donde empiezan, por lo que la condición fundamental será superar el virus. Una economía con sectores al 30% o 50% no se va a recuperar completamente”.

El segundo punto que agrega Velandia es que los gobiernos no pueden permitir que las economías se apaguen. “Evitar que cierren más empresas es fundamental, pues eso crea desempleo y problemas estructurales. Y por eso, se siguen requiriendo planes de estímulo fiscal agresivos. Se ha gastado mucho en la pandemia, ahora se tiene que gastar en la recuperación”.

En esta línea opina Mauricio Reina, investigador asociado a Fedesarollo, quien para Colombia asegura que “hay que hacer un uso inteligente de los recursos fiscales y enfocarlos en sectores intensivos en mano de obra, como infraestructura y vivienda.

Y desatascar el Fome, no hay que hacer cuentas para el año que viene con la urgencia actual. Además, se puede aprovechar la coyuntura para impulsar actividades medioambientales y seguir mejorando la equidad. La refoma laboral y de tierras son fundamentales”.

Jorge Restrepo, profesor de economía de la U. Javeriana, apunta que “no habrá una recuperación en ‘V’, sino como el signo de Nike, lenta e incompleta. Ahora lo clave es conocer bien hasta qué punto se ha destruido la capacidad productiva de cada país”.

Por supuesto, otra de las patas fundamentales será la mejora en la confianza y la desaparición del miedo en la economía. En Europa y EE. UU., al igual que en Colombia, sigue al alza la confianza, pero lentamente y se prevé que pueda cerrar el año en negativo.

Según Munir Jalil, economista Jefe de BTG Pactual para la región andina, “para que la mejora sea rápida se necesita que los niveles de confianza tanto de consumidores como empresarios se recuperen.
De esta forma se impulsaría el consumo y la inversión. Pero que ocurra esto no está garantizado, con las tasas de desempleo que hay, es difícil que los hogares tengan la confianza prepandemia para adquirir bienes y las empresas para hacer sus gastos e inversiones”.

FACTOR EXTERNO

Pero en la recuperación no solo será importante lo interno, sino también factores relacionados con el exterior. Y uno de ellos es el comercio: “se tiene que volver a impulsar el comercio exterior. En una economía globalizada, perder mercados que se cerraron o que los logró quitar un competidor lleva a que la recuperación sea incompleta”.

Y también, en países como Colombia, el precio de los commodities, será otro factor relevante. “Un poco de ayuda desde el exterior tampoco cae mal. En este sentido, un impulso al precio de los bienes básicos sería un viento a favor que se traduciría en mayor inversión extranjera e ingresos foráneos” dice Jalil.

Recomendados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido