Internacional

China proclama la victoria en la lucha contra la pobreza extrema

Según el presidente Xi Jinping, en los últimos 8 años 98,99 millones de personas han salido de la miseria en su país.

Coronavirus

China se fijó en 2012 el objetivo de acabar con la pobreza extrema para 2020, diez años antes de lo establecido por Naciones Unidas en sus Objetivos de Desarrollo del Milenio.

EFE

POR:
Portafolio
febrero 25 de 2021 - 08:48 a. m.
2021-02-25

El presidente chino, Xi Jinping, declaró este viernes que el país ha concluido su titánica tarea de erradicar la pobreza extrema, uno de los proyectos estrella del mandatario desde que llegó al poder, tras sacar a 98,99 millones de personas de la miseria en los últimos ocho años.

(Un semáforo para detener la pobreza). 

"Hoy declaramos solemnemente (...) un completo éxito en la lucha contra la pobreza en el país", afirmó Xi en una ceremonia en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín ante los miles de delegados que llenaban el auditorio.

Xi destacó que "las cuestiones de pobreza regionales se han resuelto" y que el país da por finalizada esta "ardua tarea", a la que se también se refirió como "otro milagro chino que pasará a la historia" y "un ejemplo a seguir" para otros países.

(La crisis por el coronavirus desnuda la pobreza oculta en Japón). 


El mandatario indicó que 832 condados rurales y 128.000 pueblos salieron de la pobreza "bajo los actuales estándares" y remarcó que este objetivo se anuncia en 2021, año del centenario de la fundación del Partido Comunista de China (PCCh).

Durante el acto, Xi entregó medallas conmemorativas, placas y certificados a cuadros del PCCh que destacaron por su contribución a una causa glorificada como "un nuevo logro a la hora de adoptar las teorías del marxismo a las peculiaridades de China".

No en vano, el propio Xi ha recorrido decenas de aldeas empobrecidas desde que asumió el cargo de secretario general del PCCh en 2012 para dar prioridad a esta campaña que los medios oficiales erigen ahora como uno de los logros de su legado político.

En el programa han trabajado unos tres millones de personas y en los últimos ocho años ha contado con un fondo de unos 1,6 billones de yuanes (248.000 millones de dólares, 203.400 millones de euros), dijo hoy Xi.

Ahora bien, el presidente chino advirtió de que el plan no acaba aquí y que "aún hacen falta esfuerzos" para evitar que las personas beneficiadas "vuelvan a recaer a una escala mayor" o para "integrar los logros con el proceso de revitalización rural del país".

REALOJAMIENTOS Y REHABILITACIÓN DE VIVIENDAS

Xi precisó que, desde 2012, se han rehabilitado viviendas en las que residen más de 25,68 millones de personas y que más de 9,6 millones de chinos han sido reubicados desde las áreas más empobrecidas, en su mayoría situadas en regiones inhóspitas y montañosas del país.

Funcionarios locales consultados por Efe sobre el terreno aseguraron el pasado mes de septiembre que estos realojamientos son "voluntarios" y del todo "necesarios" para que los residentes tengan "agua, comida y un techo seguro y puedan progresar".

No obstante, organizaciones de defensa de los derechos humanos han criticado la ausencia de transparencia de los programas empleados para conseguir el objetivo y se preguntan si el Gobierno consultó a sus destinatarios o si las comunidades pudieron expresar libremente sus puntos de vista sin temor a represalias.

Otro aspecto que ha suscitado controversia es que el país asiático situó en 2019 el umbral de la pobreza extrema en 4.000 yuanes al año, lo que representa 1,6 dólares al día (1,3 euros), mientras que el baremo establecido por el Banco Mundial en 2015 es de 1,9 dólares al día (1,5 euros).

Sin embargo, los responsables de la Oficina de Reducción de la Pobreza china aseguran que el umbral del país calculado en poder adquisitivo real supone unos 2,2 dólares por día (1,8 euros).

ENSEÑANZA DEL MANDARÍN Y PROGRAMAS DE FORMACIÓN

El mandatario chino añadió hoy que la campaña ha permitido salir de la pobreza desde 2012 a 28 de las 55 minorías étnicas del país.

Las minorías étnicas también fueron objeto de los programas que tratan de promover la divulgación del uso del mandarín (el dialecto hablado en el norte), una de las prioridades del régimen comunista desde los tiempos de Mao Zedong.

Según el Ministerio de Educación del país asiático, alrededor del 80,72 % de la población china habla el "putonghua" -la "lengua común" oficial, basada en el mandarín-, aunque en algunas regiones donde residen minorías étnicas que utilizan otros idiomas o dialectos este porcentaje se reduce al 61,56 %.

Los proyectos impulsados por las autoridades comprenden también la mejora de las infraestructuras viales, la promoción del turismo ecológico o la puesta en marcha de programas de formación profesional.

Así, las autoridades diseñaron "intervenciones a medida", que pasan por detalles como decidir qué plantar, cultivar o a quién vender en función de sus ventajas comparativas.

Desde finales de la década de los setenta del siglo pasado, el país ha sacado de la pobreza a 770 millones de personas, de acuerdo con el umbral actual, aupado por las reformas económicas, en un periodo de tiempo en que su aportación a la economía mundial ha pasado del 1,5 % al 15,4 % actual.

China se fijó en 2012 el objetivo de acabar con la pobreza extrema para 2020, diez años antes de lo establecido por Naciones Unidas en sus Objetivos de Desarrollo del Milenio. Según el presidente chino, la erradicación de la pobreza ha sido posible con "un enfoque realista y pragmático" y gracias a "las ventajas políticas del sistema socialista, que puede agrupar los recursos necesarios para emprender grandes tareas".

EFE

Destacados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido