Elecciones para el Congreso de EE. UU. ponen a prueba a los mercados

Las esperanzas de un mayor estímulo fiscal caen con legisladores divididos.

Congreso Estados Unidos

Los demócratas celebraron la victoria en la Cámara Baja del Congreso como un gran paso para imponer un mayor control sobre el gobierno.

AFP

POR:
Portafolio
noviembre 09 de 2018 - 08:20 p.m.
2018-11-09

Tal vez haya llegado a su fin el drama electoral estadounidense, pero el desenlace sigue siendo frustrantemente turbio para los distintos mercados.

La reacción inicial de los inversionistas ante el renovado estancamiento político - los demócratas han tomado el control de la Cámara de Representantes y los republicanos retuvieron su poder en el Senado - fue optimista. El S&P500 subió más de 1% impulsado por una caída en los rendimientos de los bonos y el dólar.

Después de los resultados sorprendentes en 2016 con la victoria de Donald Trump y la votación sobre el Brexit, hubo cierto alivio entre los inversores cuando las encuestas de opinión resultaron ser correctas. Sin embargo, el resultado establece un período de dos años antes de las elecciones presidenciales de 2020 que probablemente será menos claro para los mercados que los primeros dos años de la presidencia Trump, que impulsaron las acciones estadounidenses a niveles altos sin precedentes.

(Lea: A Wall Street le gustó el resultado de las elecciones en EE. UU.

El Congreso dividido ha sido elegido en medio de una política monetaria más estricta y de preocupaciones de que el crecimiento económico ha alcanzado su punto máximo. Ahora, ya que los demócratas han tomado control de la Cámara de Representantes, se espera que intensifiquen sus esfuerzos para obstaculizar e investigar a un presidente que probablemente responda con más retórica incendiaria y acciones ejecutivas. Pocos predicen con confianza que la reacción positiva del miércoles es necesariamente una señal de lo que vendrá.

Lena Komileva, de G+ Economics, dijo: “Si la primera mitad de esta presidencia se centró en la desregulación y el estímulo fiscal, alimentando los espíritus animales en los mercados estadounidenses, la segunda estará dominada por las consecuencias del aumento de los aranceles de Trump en China, de las sanciones petroleras de Irán y de las investigaciones del presidente por los demócratas de la Cámara de Representantes”.

(Lea: Demócratas recuperan la Cámara y republicanos mantienen el Senado

Históricamente, las acciones se recuperan después de las elecciones de medio término a medida que los inversionistas y los responsables de la formulación de políticas ya no están inseguros sobre el resultado. La votación de este año se llevó a cabo después de un período difícil para las acciones de EE. UU.: el S&P500 cayó casi 7% en octubre, el peor mes desde 2011.

Esta vez, los inversores tomarán decisiones basándose en la Reserva Federal, las conversaciones comerciales con China y la salud de la economía estadounidense y del sector corporativo, ya que un Congreso dividido disminuye las perspectivas de un mayor estímulo fiscal.

Primero hay que observar a la Reserva Federal. En la reunión de política monetaria del jueves quedó claro que el banco central de EE. UU. afirma su postura dura y prepara el camino para otro aumento de las tasas de interés en diciembre. La amenaza de tasas de interés más altas podría afectar los precios de los bonos y limitar el crecimiento de las ganancias de las compañías estadounidenses.

“Este resultado electoral significa que la Reserva Federal seguirá siendo lo que moverá a los mercados”, resaltó Andrew Brenner, jefe de renta fija internacional de National Alliance Securities. “Estamos viendo un enfoque continuo de línea dura de la Reserva Federal. Es muy preocupante para mí. Creo que los bonos y las acciones van a tener problemas”.

Según muchos, el Congreso dividido ha cerrado la puerta a la posibilidad de recortes de impuestos adicionales más allá del paquete acordado el año pasado. La reducción de las tasas de impuestos corporativos ha ayudado a impulsar dos trimestres consecutivos de crecimiento de ganancias que han superado 20% en 2018, una proeza que será difícil de repetir el próximo año, y los economistas han recortado sus pronósticos para el crecimiento económico de Estados Unidos en 2019.

Las perspectivas para un paquete de infraestructura son más variadas. Cuenta con apoyo bipartidista; Nancy Pelosi, la líder demócrata de la Cámara de Representantes, mencionó la infraestructura como un área de enfoque en un discurso el martes por la noche. Pero existen dudas de que los responsables políticos en ambos partidos puedan ponerse de acuerdo sobre cómo financiar un plan de infraestructura.

Algunos inversores señalaron que el estancamiento también podría tener algunos beneficios. Brian Levitt, estratega de inversiones de OppenheimerFunds, dijo que los períodos de gobiernos divididos históricamente han sido buenos para el mercado de valores.

Sin embargo, la elección de medio término - y la reacción de los demócratas y de Trump ante los resultados - inyecta otro elemento de incertidumbre en las expectativas económicas y del mercado.

Las tensiones comerciales con China siguen siendo una gran preocupación para el mercado, y una asediada administración Trump podría intentar complacer al electorado al intensificar las medidas en contra de Pekín, especialmente a medida que las líneas de batalla para las elecciones de 2020 comienzan a reafirmarse. Los demócratas en el Congreso pueden bloquear los esfuerzos legislativos, pero en materia de comercio y asuntos exteriores, la presidencia aún tiene amplios poderes.

Otros analistas dicen que, en cambio, una vez que pasen las elecciones de término medio, Trump podría girar hacia una postura más conciliadora y llegar a un acuerdo con Pekín para darle un impulso a la economía y a los mercados en 2019.

Por lo tanto, los inversionistas estarán observando la cumbre del G20 este mes, que también puede ser la sede de reuniones comerciales entre Donald Trump y su homólogo Xi Jinping.

“Si el conflicto comercial se intensifica, ciertamente tendrá un impacto negativo sobre las acciones de EE. UU.”, indicó Max Gokhman, jefe de asignación de activos para Pacific Life Fund Advisors. “Si se soluciona el conflicto con China, no me sorprendería ver un aumento del 5% en las acciones estadounidenses el siguiente mes”.

Nicole Bullock, Joe Rennison y Robin Wigglesworth

Siga bajando para encontrar más contenido