‘Rusia va a sostener a Venezuela hasta el último minuto que pueda’

Mira Milosevich afirma que el resultado de esta crisis definirá el poder real de Putin en Latinoamérica.

Mira Milosevich-Juaristi es la investigadora sénior del Real Instituto ElCano, en Madrid, para Rusia y Eurasia.

Mira Milosevich-Juaristi es la investigadora sénior del Real Instituto ElCano, en Madrid, para Rusia y Eurasia.

Cortesía

POR:
Portafolio
abril 01 de 2019 - 10:15 p. m.
2019-04-01

Rusia no va a dejar caer a Nicolás Maduro. Como afirma Mira Milosevich-Juaristi, investigadora del Real Instituto Elcano para Rusia, aunque esté perdiendo dinero y seguramente nunca recupere lo que ha prestado al régimen, ese apoyo sigue siendo clave para su gran objetivo: socavar el liderazgo de Estados Unidos en Latinoamérica.
Aunque débil, el poder económico y político de Rusia en la región ha ido creciendo en los últimos años.

¿Qué tan profunda es la influencia de Rusia en Latinoamérica?

Se puede dividir en tres grupos con los que tiene relaciones y reflejan el mapa de esta influencia. El primero son sus aliados de la Guerra Fría, es decir, Cuba y Nicaragua. El segundo, los que forman parte del Alba, (Venezuela y Bolivia), y el tercero, los socios comerciales (Brasil, México, Perú, Colombia, Argentina y Trinidad y Tobago).

(Lea: Rusia “recomienda” a EE.UU. dejar de “amenazar” a Venezuela

En este sentido, la influencia de Rusia es diferente en cada caso, pero principalmente ha sido geopolítica, aunque también trata de tener una política comercial activa y expandir sus mercados.

¿Cómo es su estrategia?

Quizá el aspecto más relevante es que muchas veces subordina su interés económico al político, y esto quiere decir que no siempre actúa de forma racional. Es claro que en Venezuela está perdiendo dinero y no sabe si va a cobrar su deuda, pero le interesa mucho estar presente para desafiar la política de Estados Unidos.

Todo esto es parte de una estrategia más amplia. Rusia no tiene un plan concreto para Latinoamérica, pero sí un objetivo internacional, que es recuperar el estatus de gran potencia y el otro es socavar el poder de EE. UU. creando alianzas para un mundo ‘multipolar’ o ‘postoccidental’, como ellos lo definen.

(Lea: EE. UU. amenaza a Rusia por presencia de sus militares en Venezuela

¿Es posible que Rusia deje caer a Venezuela?

Hay que resaltar que Venezuela no es Siria, por lo que Rusia no intervendría militarmente, pues no tiene recursos y está muy lejos. Pero Rusia va a sostener a Venezuela hasta el último momento que pueda, nunca va a negociar con ello.

¿Cómo lo puede hacer?

Va a actuar con los medios de que dispone, empezando por el consejo de seguridad de la ONU, donde tiene el poder de vetar las declaraciones. Y usará otros mecanismos, por ejemplo, todo el mundo habla de los 100 militares que han llegado para reconfigurar el sistema de defensa, pero pocos hablan de que con ellos entró siete toneladas de ayuda humanitaria. Esto es una gran victoria para Putin y Maduro, pues uno de los argumentos de EE. UU. era la entrada de la ayuda. Rusia da oxígeno al régimen y presenta a Maduro como víctima.

(Lea: Venezuela y Rusia estrecharán su alianza

¿Cómo ve el proceso de presión de Juan Guaidó?

Si Guaidó no puede confirmar su posición el próximo mes (3 o 4 meses en total), todo el mundo se va a cansar y se olvidará del tema. Venezuela va definir cuál es el poder real de Rusia en América Latina, aunque si Rusia quiere ser un actor importante, tiene que demostrarlo más allá de sus aliados, si no lo logra, su presencia, que ya es débil, quedará golpeada.

¿Cómo puede incrementar su presencia con más gobiernos de derecha?

Realmente no veo posibilidades reales de que eso ocurra. Aunque desde el 2007 el intercambio comercial ha aumentado 44%, lo cierto es que el alza con China ha sido de 210%, en economía, Rusia no es una potencia para la región.

Pero, hay que tener en cuenta temas como que la unión euroasiática ha firmado un TLC con Mercosur, o que Rusia ha sustituido a los países de la UE desde los que importaba alimentos por naciones de Latinoamérica. Esta es una vía que va a conservar y que es del interés de la región, y por ese lado puede incrementar su presencia. El otro es la venta de armamento, no hay que olvidar que incluso Colombia usa a Rusia para mostrarle a EE. UU. que tiene otras opciones.

¿Qué opina de la mayor presencia digital del país?

Ese sí es un aspecto en el que está incrementando su presencia al expandir sus medios de comunicación, sobre todo RT y Sputnik, los cuales están financiados 100% por el Kremlin y tienen vínculos fuertes con medios locales.

Rusia incrementa su presencia con un punto de vista alternativo, que no coincide con los medios occidentales, y es muy activo en las redes sociales. Es una manera muy barata de intentar influir en la política interior de los países y los procesos electorales, y puede incluso llegar a desestabilizar políticamente.

¿Qué se puede esperar en próximas elecciones?

Es cierto que puede suponer cambios el hecho de que haya más gobiernos de derecha, pero creo que todos los países tienen el interés de mantener buenas relaciones con Rusia, pues lo que les une con el resto de países es el interés comercial, aunque eso no suponga divulgar ideas políticas que le favorezcan, como en Venezuela. Además, Rusia ha incrementado sus visitas de alto nivel, lo que le sirve para demostrar en los discursos que no está aislada.

¿Rusia y China se pueden alinear para quitarle el liderazgo a EE. UU.?

China y Rusia no son aliados, pero se definen como socios estratégicos, lo que significa que no van a defender al otro en una guerra, pero cada caso lo estudian para ver si se pueden apoyar, y lo han demostrado en la ONU, pues sus votos coinciden casi siempre.

Les une un interés de socavar el poder de EE. UU., pero es más interesante lo que les separa: han competido en el mercado de armas y China está ganando concursos, incluso en Venezuela. Otro tema es la necesidad de China de energía, Rusia tiene materias primas pero China no, y esto es un vínculo muy atractivo en su relación con América Latina.

Por último, lo que más los aleja es que Rusia ejerce el poder duro, no tiene problema en intervenir, y China la geoeconomía; China necesita estabilidad para sus inversiones, Rusia no.

UNA DÉBIL RELACIÓN COMERCIAL ENTRE AMBAS PARTES

Mira Milosevich-Juaristi presentó la semana pasada el estudio ‘Rusia en América Latina: repercusiones para España’, en el cual afirma que “la cuota sobre el comercio total de Rusia con América Latina es pequeña, ya que en 2017 era sólo del 2,28% de todo su comercio exterior. El pequeño aumento desde el 2000 refleja que busca mercados alternativos, pero que su presencia económica en la región es aún muy débil”.  De igual forma, resalta que “casi el 100% de las importaciones rusas de los países latinoamericanos son de alimentos (carne, fruta, verdura y leche). Mientras, Rusia exporta a América Latina armas y equipamiento militar, petróleo, fertilizantes, aluminio, hierro y carbón”.

Rubén López Pérez

Recomendados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido