close
close

Internacional

Rusia y Ucrania: ¿cómo llegaron a un acuerdo de no agresión?

Las conversaciones adelantadas en París continuarán en dos semanas en Berlín. Esto es lo que ha pasado.

Rusia

Tropas rusas participan en entrenamiento de combate.

EFE

POR:
PORTAFOLIO*
enero 26 de 2022 - 04:28 p. m.
2022-01-26

Gracias a la intermediación de Francia y Alemania, Rusia y Ucrania lograron un acuerdo de alto el fuego mientras debaten salidas diplomáticas a la crisis por las regiones separatistas del Donbás, germen del conflicto entre ambos países y de la tensión diplomática y militar que se registra en Europa en este comienzo de 2022.

(EE. UU. estima que Rusia utilizará la fuerza contra Ucrania en febrero). 

Los asesores políticos de los líderes del Cuarteto de Normandía (Francia, Alemania, Rusia y Ucrania) coincidieron en la necesidad de que se cumpla, "sin condiciones", el alto el fuego en el Donbás, dijo el vicejefe de la Administración Presidencial rusa, Dmitri Kozak, quien anunció una nueva reunión en Berlín dentro de dos semanas en la que espera algunos avances sobre el diálogo de paz para el oriente de ucrania.

DIFÍCIL CONVERSACIÓN

“Tuvimos una conversación difícil, pero quizás fue la primera tan franca para evaluar todos los problemas relacionados con la implementación de los Acuerdos de Minsk para la paz en el Donbás”, señaló en una rueda de prensa Kozak, tras una reunión de más de ocho horas en París.

Tras el encuentro, Rusia, Ucrania, Francia y Alemania afirmaron que siguen "comprometidos" para reducir las diferencias en sus posiciones sobre la crisis ucraniana y que volverán a reunirse dentro de dos semanas, esta vez en Berlín.

Los cuatro países que integran el llamado Cuarteto de Normandía reafirmaron su "apoyo incondicional al alto el fuego", acordado en el oriente de Ucrania el 22 de julio de 2020, según indicaron en una declaración hecha pública por el Palacio del Elíseo (casa presidencial francesa), tras la reunión en París.

(¿Qué pasa entre Ucrania y Rusia? Las claves y efectos en los mercados). 

Los consejeros diplomáticos de los líderes de los cuatro países subrayaron tras la reunión que los Acuerdos de Minsk son la base de las conversaciones que mantendrán, y se mostraron "comprometidos para limar las diferencias actuales".

Al margen de lo que ocurría en París, este miércoles hubo otros movimientos: el secretario de Estado de EE. UU., Anthony Blinken, anunció en Washington que había enviado a Rusia una carta de respuesta a las garantías de seguridad que exige Moscú.

Blinken señaló que ahora es Rusia la que debe elegir entre la "vía diplomática" o la confrontación que supondría una agresión militar a Ucrania, algo que traería "graves consecuencias", advirtió.

OTAN, “PREPARADA PARA LO PEOR”

Por su parte, la Otan también envió por escrito a Rusia las respuestas a las propuestas de Moscú para modificar el panorama de seguridad europea, que incluían la exigencia de que la Alianza no siga aceptando nuevos países como miembros.

"Hoy la Otan ha transmitido sus propuestas por escrito a Rusia. Lo hemos hecho en paralelo a Estados Unidos", declaró el secretario general aliado, Jens Stoltenberg, durante una rueda de prensa. Stoltenberg reconoció que las tensiones están creciendo y que Rusia sigue con la acumulación militar, con más tropas en los alrededores de Ucrania, también en Bielorrusia, donde "está en el proceso de desplegar miles de tropas de combate, cientos de aviones, sistemas de defensa aérea S400 y otras muchas capacidades muy avanzadas”, lo cual se hace “bajo el disfraz de un ejercicio”.

(¿Hay riesgo de un conflicto a escala mundial por crisis en Ucrania?). 

“Si bien esperamos y trabajamos para una solución buena, la desescalada, también nos preparamos para lo peor y, por tanto, en paralelo con nuestros esfuerzos en la vía del diálogo, también estamos incrementando la preparación de nuestras fuerzas y los aliados de la Otan también han incrementado la presencia, incluido en las regiones del mar Negro y Báltico, con más barcos y aviones”, expuso.

Precisó que ese aumento busca supervisar el desarrollo de los acontecimientos en torno a Ucrania, pero también proporcionar “tranquilidad” a los aliados.

Añadió que “hace algunas semanas” se incrementó la preparación de la Fuerza de Respuesta de la Otan y que su elemento principal, la Fuerza de Reacción Rápida formada por 5.000 soldados, puede desplegarse “en días”, mientras que otras tropas adicionales pueden desplegarse “en un corto plazo”.

Dijo que en las respuestas escritas se ha dejado “claro” a Rusia que la Alianza no va a “comprometer algunos de sus principios centrales”, incluido “que toda nación tiene derecho a elegir su propio camino”, en referencia a la posibilidad de que Ucrania u otros países pidan entrar en la Otan.

En ese sentido, recordó que las decisiones sobre la entrada de nuevos países las toman el propio Estado interesado y los treinta aliados.

Aseguró que la Otan ve espacio para el progreso, en primer lugar, en las relaciones entre la Alianza y el Kremlin, después de que el año pasado Rusia cerrara su delegación en la Otan y las oficinas aliadas en Moscú.

(El reloj del Apocalipsis: quedan 100 segundos para el 'fin' del mundo). 

“Deberíamos restablecer nuestras respectivas oficinas en Bruselas y Moscú”, dijo, e instó también a usar los canales de comunicación militar existentes “para promover la transparencia y reducir los riesgos”, así como a explorar el establecimiento de una línea telefónica civil para “uso de emergencia”. En segundo lugar, sobre la situación de la seguridad de Europa y la tensión en Ucrania, Stoltenberg comunicó que los aliados están preparados para “escuchar las preocupaciones de Rusia e implicarse en una conversación real sobre cómo mejorar y fortalecer los principios fundamentales de la seguridad europea que todos hemos suscrito”.

“Esto incluye el derecho de cada nación a elegir sus propios arreglos de seguridad. Rusia debería abstenerse de llevar a cabo un posicionamiento de la fuerza coercitivo, retórica agresiva y actividades malignas dirigidas contra los aliados y otras naciones. Rusia también debería retirar sus fuerzas de Ucrania, Georgia y Moldavia, donde están desplegadas sin el consentimiento de estos países”, comentó.

En cuanto a la reducción de riesgos y el control de armas, la Otan propone sesiones informativas “mutuas” sobre ejercicios y políticas nucleares en el Consejo Otan - Rusia, el principal órgano de encuentro de las dos partes.

También plantea modernizar el Documento de Viena sobre medidas destinadas a fomentar la confianza y la seguridad, trabajar para reducir las amenazas en el espacio y el ciberespacio, mantener consultas sobre los modos de evitar incidentes en el aire y el mar y volver a comprometerse con el total cumplimiento de los compromisos internacionales sobre armas químicas y biológicas.

Igualmente, Stoltenberg apostó por “una conversación seria sobre el control de armas”.

Preguntado por si teme que Rusia utilice las respuestas escritas como pretexto para invadir Ucrania, el secretario general de la Otan respondió que se decidió enviar la misiva a Moscú porque la Alianza “se toma muy en serio los esfuerzos para intentar hacer progresos” en el diálogo con el Kremlin.

Resaltó que poner las respuestas por escrito también permite “ser más específico” y entrar “en detalles”.

“No es un secreto que estamos muy distanciados y hay algunas diferencias serias entre la Otan y Rusia, pero al mismo tiempo, eso hace incluso más importante mirar las propuestas, escuchar de forma recíproca a nuestras preocupaciones e intentar identificar soluciones políticas que podemos acordar para evitar un nuevo conflicto armado en Europa”, expuso, y dijo que aún es posible una solución política. De todas formas, insistió en que el uso de la fuerza contra Ucrania tendrá “graves consecuencias”, incluidas sanciones.

EL PAPEL DEL CUARTERO DE NORMANDÍA

El Cuarteto de Normandía es un grupo integrado por cuatro países europeos (Alemania, Rusia, Ucrania y Francia) para resolver el conflicto bélico en el este de Ucrania.

El nombre proviene de la reunión que los aliados sostuvieron por vez primera el 6 de junio de 2014 en el castillo de Bénouville en Normandía (Francia), con motivo de la conmemoración del 70.º aniversario del famoso desembarco de la II Guerra Mundial. En esa cita estuvieron también presentes el ruso Vladimir Putin y el ucraniano Petro Poroshenko.

Tras una serie de conversaciones de las partes, el 5 de septiembre de 2014 fue suscrito el Protocolo de Minsk para poner fin al conflicto en el este de Ucrania. Fue firmado por representantes de Rusia, Ucrania, Donetsk y Lugansk bajo los auspicios de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE). Bajo este protocolo se busca mantener el alto el fuego.

PORTAFOLIO
*Con información de agencias

Destacados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido