Salvar bancos españoles vale casi 54.000 millones de euros

Esta cifra es inferior a los 100.000 millones que se había calculado inicialmente para sanearla.

El secretario de Estado de Economía de España, Fernando Jiménez Latorre.

Agencias

El secretario de Estado de Economía de España, Fernando Jiménez Latorre.

POR:
septiembre 29 de 2012 - 12:10 a.m.
2012-09-29

La banca española necesita cerca de 54.000 millones de euros para sanearse, una cantidad que se eleva a 59.300 millones si no se tienen en cuenta los procesos de fusión en marcha, según los resultados de una auditoría revelados ayer.

El informe, elaborado por la consultora estadounidense Oliver Wyman, determinó que de esa cantidad, más de 46.000 millones de euros, corresponden al déficit de capital de las entidades nacionalizadas, con Bankia a la cabeza, que necesita 25.000 millones.

Sin embargo, el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, señaló, al presentar en conferencia de prensa los resultados del estudio, que el Gobierno podría pedir a los socios de la Eurozona en torno a 40.000 millones de euros, es decir, un tercio menos de las necesidades estimadas.

El representante del Gobierno del Partido Popular de Mariano Rajoy explicó que esto sería así porque en los procesos de reestructuración de algunas entidades puede haber un “aligeramiento de las necesidades de capital importantes”.

Algunos activos de entidades, especialmente los relacionados con el sector de la vivienda y la construcción que quedaron en los bancos tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, serán transferidos al denominado ‘banco malo’ cuya creación fue aprobada por el ejecutivo a principios de septiembre y que se espera esté funcionando antes de final de año.

El informe de Oliver Wyman fue elaborado con el análisis de la cartera crediticia de los 14 mayores grupos bancarios españoles, que representan al 90 por ciento del sector.

El memorando firmado por España con Bruselas el pasado julio para la entrega de una ayuda de hasta 100.000 millones de euros a la banca establecía que las necesidades de capital del 90 por ciento del sistema financiero español debían conocerse antes de acabar este mes.

El informe de Oliver Wyman ha dividido a la banca en cuatro grupos, según la urgencia de la inyección de capital que requieren: la banca nacionalizada, las entidades que recibirán el capital que necesitan del Estado o se fusionen con otras, las que lo puedan captar en el mercado, y el ‘grupo cero’, que no necesita dinero.

De los bancos nacionalizados, tras Bankia, que requiere 25.000 millones de euros, siguen Catalunya Caixa (10.825 millones), Novagalicia (7.176 millones) y el Banco de Valencia (3.462 millones).

La auditoría reveló también que el Banco Popular, una de las grandes entidades españolas, necesita 3.223 millones de euros, cifras que la entidad se comprometió a lograr sin ayudas públicas.

Siete grupos bancarios españoles -Santander, BBVA, La Caixa, Sabadell, Kutxabank, Bankinter y Unicaja CEISS- aprobaron el test de estrés realizado por Wyman.

Estas siete entidades representan el 62 por ciento del sector desde el punto de vista de la cartera crediticia y componen el denominado ‘grupo cero’ de la banca española, cuyos miembros no sólo no necesitan capital adicional sino que cuentan con excedente, incluso en el peor de los contextos a los que han sido sometidos por la consultora.

EUROPA SATISFECHA CON RESULTADOS

El presidente del grupo afirmó que la ayuda pública será inferior a las necesidades.

La eurozona mostró su satisfacción por el hecho de que las necesidades individuales de capital de la banca española se sitúen por debajo de los 60.000 millones de euros, por lo que la ayuda europea de hasta 100.000 millones de euros acordada en julio será “más que adecuada”.

“Me reconforta que el déficit de capital total del sector bancario español se sitúe ligeramente por debajo de los 60.000 millones de euros”, señaló el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, en un comunicado.

Juncker destacó que la ayuda pública que se inyectará finalmente en los bancos españoles será inferior a estas necesidades, dadas las medidas que tendrán que tomar las entidades en el marco de sus planes de reestructuración y recapitalización.

“El análisis revela que la ayuda financiera total acordada en julio debería ser más que adecuada para cubrir las necesidades de capital definitivas y tener un colchón de seguridad confortable”, recalcó el también primer ministro de Luxemburgo.

Siga bajando para encontrar más contenido