Se desacelera el impulso del comercio mundial

La OMC rebajó de nuevo su pronóstico de crecimiento y se suma a otros estudios que alertan de la desaceleración por los aranceles.

Proteccionismo

El escenario actual puede reforzar nuestra dependencia de productos tradicionales, lo cual no es bueno en el largo plazo para el país.

Archivo particular.

POR:
Portafolio
septiembre 27 de 2018 - 10:00 p.m.
2018-09-27

Lo que en los últimos meses se había quedado en mensajes de alerta, parece que poco a poco se va convirtiendo en una realidad. La tensión comercial que se ha desatado en el mundo ya tiene sus efectos en los intercambios internacionales.

Así lo manifestó la Organización Mundial del Comercio (OMC) en sus últimas previsiones sobre los intercambios internacionales, en las que rebajó, de nuevo, su pronóstico. En esta ocasión el organismo calcula un avance del 3,9% en 2018, que en 2019 bajará al 3,7%, frente al 4,4% que emitió el pasado 12 de abril.

(Lea: El mundo acusa a Trump de atacar al libre comercio

La institución asegura que “los riesgos señalados en abril se han hecho realidad”, en referencia a la guerra comercial, que apunta como la principal razón del descenso. De acuerdo con el director General de la OMC, Roberto Azevêdo, “si bien el crecimiento del comercio es sólido, esta rebaja refleja el aumento de las tensiones que se están produciendo entre socios comerciales importantes”, afirmó en el comunicado.

Además, aunque la guerra comercial es el principal riesgo, la OMC también señala la salida de capitales de los mercados emergentes, las tensiones geopolíticas o los cambios de la economía china de la inversión al consumo. “Los riesgos contemplados son considerables y pueden empeorar notablemente las previsiones”, indicó la OMC.

(Lea: El comercio mundial se recupera desafiando a Trump)

Pero este no es el único estudio que apunta hacia la desaceleración del comercio mundial. Sumado a las alertas de la Reserva Federal acerca de los impactos de la guerra comercial en la economía global, ayer DHL también publicó su barómetro del sector, en el que espera crecimiento para los próximos tres meses, “pero a un ritmo más lento”.

Asimismo, un reciente informe de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Comercio, (UNCTAD, por sus siglas en inglés) señaló que “es poco probable que el comercio actúe como un motor independiente del crecimiento global. Dicho esto, una fuerte escalada de aranceles solo agregarán debilidad en la economía global. Además, es probable que introduzcan interrupciones en patrones de comercio y tendrán consecuencias en su crecimiento”.

“Decir si es posible que la guerra comercial esté generando efectos todavía no es tan evidente. Lo que sí es evidente es que hay una afectación sobre las expectativas de crecimiento para el comercio, que se traduce en menores planes de inversión de las empresas y también ha contribuido en la salida de flujos de capital de los países emergentes. Por otra parte, hay preocupación por el efecto de esta guerra comercial sobre las cadenas globales de valor”, resaltó el investigador de la Universidad de la Salle, Carlos Morales.

En esta misma línea, Andrea Cely, directora del programa de economía de la Universidad Católica de Colombia, explicó que “el mundo ha incrementado sus propias barreras comerciales a las importaciones, enfocadas principalmente en los países en desarrollo y, sobre todo, de los productos manufacturados y primarios procesados. Esto ocasiona que este tipo de países frustre sus intentos de crecimiento, generando debilidades estructurales en sus economías, las cuales están compuestas por instituciones y políticas inexistentes”. Por último, como resaltó a su vez Morales, esta situación global también tiene un impacto a nivel local. “En el caso de Colombia, el menor crecimiento mundial se puede traducir en menores exportaciones. Sin embargo, considerando los buenos precios del petróleo, es posible que sean las exportaciones no tradicionales las que más sufran, pero no el crecimiento general de nuestra economía. Con esto, el escenario actual mundial puede terminar reforzando nuestra dependencia de productos tradicionales, lo cual no es bueno en el largo plazo para el país”.

Rubén López Pérez

Siga bajando para encontrar más contenido