‘Si los grandes Estados de la UE se parten, sería el fin de Europa’

El ex primer ministro de Francia, Manuel Valls, resalta el riesgo del auge de la extrema derecha y de los populismos.

Manuel Valls fue el primer ministro de Francia entre 2014 y 2016

Manuel Valls fue el primer ministro de Francia entre 2014 y 2016. Ahora es candidato a la alcaldía de Barcelona.

Cortesía.

POR:
Portafolio
abril 11 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-04-11

Para superar los grandes retos que la Unión Europea tiene por delante, la mejor receta es estar unidos. Así lo afirma Manuel Valls, ex primer ministro de Francia y ahora candidato a la alcaldía de Barcelona, desde donde promete enfrentar la independencia de esta región española.

Y, aunque es optimista sobre el futuro, no olvida que el ascenso del populismo y la extrema derecha podría generar una serie de rupturas que, si llegan a los principales países, sería una amenaza para el futuro de la UE.

¿Cree que la UE enfrenta en 2019 un año clave?

Sin duda 2019 es un año clave en el futuro de Europa, pero también en Barcelona, Cataluña y España. Coincide con que estamos ante un panorama de varias elecciones que deben suponer un cambio político importante en todos los escenarios. Es el momento de que la UE permanezca unida y preparada para los cambios.

(Lea: Estados Unidos impone aranceles a la UE

¿Qué siente un europeísta cuando el Brexit está cada más cerca ?

Siento tristeza y desconcierto, porque es un desastre para todas las partes. Al igual que el ‘procés’ en Cataluña, el Brexit no hace bien a nadie y simplemente fomenta el separatismo. Su salida definitiva supondría dar la espalda al cambio y a la evolución que plantea Europa en estos momentos, y a nivel económico, cualquiera de estos movimientos separatistas, podría traer consecuencias devastadoras. Ambos son un problema a gran escala, aunque a nivel personal ahora mismo me afecta más la situación en Cataluña porque tengo un grado de incidencia más directo.

(Lea: UE advierte de caos mundial si Trump desmantela la OMC

De cara a las elecciones europeas, ¿le preocupa que se concrete el ascenso de las extrema derecha?

Es relativamente preocupante que la extrema derecha esté tomando el control en algunos países de la Unión Europea, pero no mucho menos es un movimiento definitivo. La crisis de los últimos años, y la desconfianza a los partidos tradicionales, ha hecho que cada vez estén tomando más peso en el Parlamento.

Habrá que esperar a los resultados finales para valorar un impacto real, pero si miramos los resultados que tenemos ahora mismo, apenas tres países de la UE son gobernados en solitario por la extrema derecha: Hungría, Polonia y República Checa, aunque es cierto que, si los grandes Estados europeos se parten, podría ser el fin de Europa.

(Lea: EE. UU. y la UE anuncian acuerdo para evitar guerra comercial

Frente al proteccionismo, ¿cree que la UE debería tratar de tomar un rol más importante a nivel global?

Es importante que la UE retome una relación comercial con las principales potencias mundiales, como Estados Unidos, porque es un socio clave para el devenir del continente.

Europa es la bandera del liberalismo comercial frente al proteccionismo que implementan otros, y hay dos puntos clave en este aspecto: la defensa del libre comercio y el intercambio comercial en Europa.

¿Es optimista respecto a la ‘refundación’ de la UE?

Evidentemente la Unión Europea tiene aspectos a mejorar y la refundación puede ser un paso para lograrlo. Las propuestas de Emmanuel Macron son inteligentes y acertadas, y me parece un buen punto de partida para la nueva UE que todos queremos.

Usted conoce el funcionamiento de la UE por dentro, ¿Qué tan importante es América Latina para el bloque?

Latinoamérica es un mercado clave para la UE; es esencial continuar con un diálogo positivo y llegar a acuerdos, no sólo comerciales, para mantener una relación duradera y de mutua colaboración.

Más de la mitad de la inversión extranjera directa que ha recibido Latinoamérica en los últimos años ha sido de Europa, y se han llegado a acuerdos comerciales con países como Perú, Ecuador o precisamente Colombia, que han permitido incrementar el volumen de intercambios comerciales de manera ostensible. De hecho, en 2016 y 2017, se superaron los 10.000 millones de euros en esos intercambios y permitió que la UE registrase un superávit comercial.

¿Cómo se ve Colombia desde el otro lado del Atlántico?

Creo que Colombia ha evolucionado mucho en los últimos años y hay que resaltar el importante papel que están teniendo en todo lo referente a la crisis venezolana. Los refugiados han llegado ya al país, y su respuesta está siendo muy generosa, porque no es fácil actuar ante una crisis vecina de tal magnitud. Por tanto, claramente Colombia es imprescindible para Latinoamérica a nivel económico, social y cultural, y de su desarrollo depende también la mejora para el resto de países de la región.

Ahora está centrado en la escena política de Cataluña, en un momento muy difícil. ¿Cree que hay solución para el conflicto de Cataluña y España?

La solución pasa por volver a abrir Barcelona a los ojos de España y de Europa, y no sólo de Cataluña. Como he dicho antes, con el ‘procés’ no gana nadie, y es muy urgente que los partidos constitucionalistas implementen medidas conjuntas para restablecer la normalidad.

¿Cómo ha sido el paso de Francia a la política española?

Tenía ganas de regresar a casa, al lugar donde nací, y presentarme a alcalde de Barcelona para intentar cambiar las cosas que no han funcionado con la alcaldesa Ada Colau. Para mí es un paso más en mi carrera y lo hago con la misma ilusión con la que fui alcalde de Evry o primer ministro.

España y Francia tienen bastantes diferencias, la primera es la autonomía que se tiene aquí, con Cataluña y el País Vasco a la cabeza.

Por supuesto también existen similitudes entre Francia y España, y es que ambos países son piezas fundamentales en la nueva UE, más aún sin la presencia de Gran Bretaña, y creo que han sabido sobrevivir primero, y progresar después, a la grave crisis económica que golpeó a Europa hace unos años.

¿Cuáles cree que son los retos que más amenazan a la UE en estos momentos?

Hay varios retos que la UE debe tratar con cierta urgencia. La crisis de los refugiados y el miedo al yihadismo siguen estando presentes. El nacionalismo y el populismo también son amenazas, y todo está relacionado entre sí. Aunque a corto plazo, es evidente que el mayor reto es afrontar la salida de Gran Bretaña de la UE y hacer frente a la creciente ola de populismos.

Rubén López Pérez

Siga bajando para encontrar más contenido