Theresa May sobrevive a moción de censura

La primera ministra ahora deberá buscar consenso sobre Brexit.

Theresa May

La moción de censura contra su gobierno fue planteada en el Parlamento por el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn.

AFP

POR:
Portafolio
enero 16 de 2019 - 02:29 p.m.
2019-01-16

Este miércoles el Parlamento Británico dio un voto de confianza en su primera ministra, Theresa May luego rechazar la moción de censura en su contra.

La moción de censura contra su gobierno fue planteada en el Parlamento por el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn.

Por 325 frente a 306 votos, May obtuvo la confianza de la mayoría de la Cámara de los Comunes, un día después de perder por un amplio margen la votación sobre el acuerdo del "brexit" al que ha llegado con la Unión Europea (UE).

Mientras se aproxima el 29 de marzo, fecha prevista para el Brexit, Reino Unido pasa por su crisis política más profunda en medio siglo, mientras debate cómo -o incluso si- abandona el proyecto europeo al que se unió en 1973.

May se comprometió a trabajar con políticos de todo el arco parlamentario para hallar un compromiso que evite un adiós sin acuerdo u otro referendo sobre la permanencia en el bloque. Sin embargo, los críticos aseguran que no ha renunciado aún al acuerdo que molestó a todos los participantes en el debate.

John McDonnell, portavoz de finanzas de la oposición laborista, dijo que May podría obtener la luz verde del Parlamento si negociaba un acuerdo con su partido.

El laborismo quiere una unión aduanera permanente con la UE, una relación cercana con su mercado único y mayores protecciones para trabajadores y consumidores. No obstante, el portavoz de May dijo que aún es una política del gobierno quedarse fuera de la unión aduanera de la UE, al tiempo que insistió en que Reino Unido dejará el bloque en la fecha prevista del 29 de marzo, lo que deja poco tiempo para hallar una solución.

No obstante, la humillante derrota del martes pareció poner fin a la estrategia de
May en estos últimos dos años para forjar un divorcio amistoso, en el que un periodo de transición daría paso a una política comercial británica independiente, manteniendo unos vínculos estrechos con la UE, el mayor mercado único mundial.

El líder laborista, Jeremy Corbyn, acusó a May de estar al frente de un "gobierno zombi". El laborismo dice que su objetivo es llegar al poder y negociar un Brexit en mejores condiciones.

Sin embargo, muchos integrantes de esa formación desean otro referéndum con una opción que permita cancelar el Brexit, y el partido dice que no descarta nada si no logra derribar a la primera ministra.

Siga bajando para encontrar más contenido