Trump intensifica su racismo

En su historial de comentarios xenófobos, el presidente de EE. UU. llamó el año pasado "países de mierda" a El Salvador y Haití, entre otros países.

Donald Trump

Donald Trump, presidente de Estados Unidos.

EFE

POR:
AFP
julio 15 de 2019 - 05:04 p.m.
2019-07-15

Con las elecciones de 2020 en la mira, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, intensificó el lunes sus comentarios xenófobos contra cuatro legisladoras del ala más radical de la oposición demócrata, acusándolas de "odiar" al país e invitándolas a "irse" si no les gusta.

Lea: (Auge económico de Trump resultará ser efímero)

Sus tuits del fin de semana, en los que, sin nombrarlas, el mandatario aludió a congresistas pertenecientes a minorías "regresar" a sus "países", provocaron indignación entre los demócratas y rechazo entre algunos republicanos tras un inicial silencio incómodo en el partido gobernante.

Lea: (Trump anuncia cacería y deportaciones a ‘millones’ de inmigrantes)

"Estas cuatro (...) todo lo que hacen es quejarse", dijo Trump este lunes, refiriéndose a Alexandria Ocasio-Cortez (representante de Nueva York, de origen portorriqueño), Ilhan Omar (de Minnesota, estadounidense nacida en Somalia), Ayanna Pressley (de Massachusetts, afroestadounidense) y Rashida Tlaib (de Michigan, de ascendencia palestina).

Lea: (Trump lanza hoy su campaña ‘salvaje’ para quedarse en la Casa Blanca)

"Son personas que odian a nuestro país", apuntó el mandatario desde los jardines de la Casa Blanca, durante el evento de productos "Made in America" (Hecho en Estados Unidos). "Si no son felices aquí, pueden irse", añadió.

Preguntado si le preocupaba que muchas personas consideraran racistas sus comentarios, Trump respondió: "No me preocupa porque mucha gente está de acuerdo conmigo".

En carrera por un segundo periodo, el presidente parece más decidido que nunca a avivar las llamas de la tensión racial para reforzar su base electoral, mayoritariamente blanca, pero también para sembrar divisiones entre sus opositores políticos.

Pero algunos republicanos se opusieron frontalmente a sus comentarios. "El tuit del presidente (...) fue totalmente fuera de lugar y debería ser retirado", dijo la senadora de Maine Susan Collins.

Los únicos republicanos negros en el Senado y la Cámara de Representantes también se hicieron sentir. El senador Tim Scott criticó al presidente por usar "ataques personales inaceptables y lenguaje racialmente ofensivo", mientras el congresista Will Hurd dijo a CNN que los tuits de Trump fueron "racistas y xenófobos" y su comportamiento fue "impropio del líder del mundo libre".

FRÍO Y CÍNICO

Los dichos de Trump apuntaron contra 'El Escuadrón', como suele identificarse a estas cuatro mujeres relativamente jóvenes que integran por primera vez la Cámara de Representantes y cuyos desacuerdos con la líder demócrata en el Congreso, la veterana legisladora Nancy Pelosi, son frecuentes.

"Con su arrebato deliberadamente racista, Donald Trump quiere subir el perfil de las personas afectadas para presionar a los demócratas a defenderlas y convertirlas en símbolos de todo el partido", dijo David Axelrod, estratega jefe de las dos campañas de la Casa Blanca del antecesor de Trump, el demócrata Barack Obama. "Es un cálculo frío y cínico", agregó en Twitter.

Trump fue tajante: "Los votantes decidirán", comentó el lunes a periodistas. "Si (los demócratas) quieren acomodar sus fichas alrededor de estas cuatro personas, creo que van a tener una elección muy dura, porque no creo que la gente de Estados Unidos los apoye".

En su ataque en Twitter el domingo, Trump, quien antes de llegar a la Casa Blanca impulsó la teoría de la conspiración racista 'birther' de que Obama no había nacido en territorio estadounidense, dijo que las congresistas provenían de países corruptos y mal administrados a los que deberían volver. Ocasio-Cortez, Tlaib y Pressley nacieron en Estados Unidos, mientras que Omar llegó cuando era niña desde una Somalia devastada por la guerra.

Trump acusó a las legisladoras de usar un lenguaje antisemita y expresar odio hacia Israel, e incluso sugirió que podrían ser comunistas. Pelosi, que quiere que los republicanos copatrocinen una resolución de la Cámara baja para condenar los "tuits xenófobos" del presidente, dejó de lado supuestos desacuerdos con las legisladoras y se lanzó en su defensa. "Cuando Donald Trump le dice a cuatro congresistas estadounidenses que regresen a sus países, reafirma que su plan para 'Hacer que Estados Unidos sea grande otra vez' siempre ha sido hacer que Estados Unidos vuelva a ser blanco", afirmó.

Para Ocasio-Cortez, conocida como AOC, las afirmaciones del presidente provienen del "lenguaje distintivo de los supremacistas blancos". "Trump se siente cómodo llevando al Partido Republicano al racismo absoluto, y eso debería preocupar a todos los estadounidenses", tuiteó.

En su historial de comentarios considerados xenófobos, Trump llamó el año pasado "países de mierda" a El Salvador, a Haití y a naciones africanas. Y ha descrito muchas veces la llegada masiva de migrantes como una "invasión".

La primera ministra británica, Theresa May, consideró "totalmente inaceptables" las palabras de Trump, tras la tormenta diplomática de la semana pasada al filtrarse comentarios del embajador de Londres en Washington, Kim Darroch, en los que calificaba a Trump de "inepto" y a su administración de "disfuncional".

Consultado sobre el tema, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, obvió mencionar a Trump pero destacó la "diversidad" como una de las mayores "fortalezas" de Canadá. 

Siga bajando para encontrar más contenido