‘Trumponomics’, ¿llevarán al Presidente a la reelección?

Tras ser absuelto en el juicio político y el caos que se generaron en las primarias de sus contrincantes, el mandatario sale reforzado. 

Donald Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, salió reforzado después de que el Senado le absolviera del juicio político.

POR:
Portafolio
febrero 07 de 2020 - 08:47 p.m.
2020-02-07

El inicio de la carrera electoral para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, coincide con una de las semanas más positivas desde que el mandatario ocupa la Casa Blanca y está al frente de la primera potencia del mundo. Sumado al caos del ‘caucus’ demócrata de Iowa, fue absuelto por el Senado en el juicio político en su contra y una encuesta le otorgó la mayor aprobación de su gobierno. La pregunta ahora es: ¿la economía le ayudará en la reelección?

(Senado absuelve a Donald Trump en el ‘impeachment’). 

Trump llegó al Gobierno con la promesa de impulsar la economía de Estados Unidos, para lo que aplicó varias medidas que recibieron el nombre de ‘Trumpoconomics’, las cuales se han visto principalmente reflejadas en las rebajas de impuestos a las empresas para relanzar la inversión, el empleo y la producción local, el impulso de políticas proteccionistas con el objetivo de reducir el déficit comercial y contrarrestar los ‘efectos negativos’ de la globalización y la desregulación para dar más flexibilidad a los distintos sectores, entre otros frentes que incluyen la migración o las relaciones con otros países. Varios de estos se engloban en el lema ‘America First’.

Por eso, más allá de su poder político entre los republicanos del país, muchos expertos dan por hecho que el rumbo que tome la economía durante este año y el éxito que lleguen a tener las ‘Trumponomics’ serán la clave de las elecciones de noviembre.

“La economía va bien en Estados Unidos y definitivamente esto fortalece las probabilidades de Trump de reelegirse. No solo se ha sostenido una tasa de crecimiento mayor a la histórica, sino que se ha logrado prologar el periodo de crecimiento continuo de mayor duración en la historia de ese país. Además, este logro no ha significado una aceleración de la inflación”, asegura Jorge Restrepo, profesor de economía de la Universidad Javeriana.

En efecto, al revisar los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la evolución del producto interno bruto (PIB) de Estados Unidos, durante el mandato de Trump se ha mantenido el crecimiento: el país avanzó 2,4% en 2017, 2,9% en 2018 y, según la reciente estimación del Gobierno, esa cifra sería de 2,3% en 2019, la menor de los últimos tres años.

(El tensionante discurso de Trump horas antes de su juicio político). 


Es decir, aunque la administración Trump ha mantenido el crecimiento económico, los datos se han mantenido siempre por debajo de la promesa del Presidente al llegar al poder: alzas superiores al 3%.

Cabe apuntar que este dinamismo económico se ha traducido en avances para el PIB per cápita, pues este ha crecido bajo el Gobierno de Trump en un 8,52% hasta los US$65.111,59 con los que cerraría el 2019.

“La enorme expansión fiscal ha soportado esta aceleración, tomando ventaja de un periodo de muy bajas tasas de interés y caída de la inflación mundial”, afirma Restrepo, poniendo en valor una de las principales políticas económicas que impulsó el Gobierno.

BALANCE COMERCIAL 

Más allá del crecimiento, el área comercial ha sido el más representativo en los más de tres años de Trump al frente de Estados Unidos, en el que la guerra arancelaria contra China y las tensiones desatadas con la Unión Europea y también con sus socios de América del Norte, entre otros, han sido la punta de lanza.

De acuerdo con los expertos, esto tiene dos análisis posibles. Por un lado, esta medida de Trump ha tenido un fuerte impacto en la economía mundial y, por ende, en la de Estados Unidos, lo que ha sido calificado con un ‘error’.

Pero, también vale la pena decir que, de acuerdo con el último reporte del Departamento de Comercio del país publicado esta semana, Estados Unidos logró reducir su déficit comercial en 2019 por primera vez en los últimos seis años, con una baja de 1,7% hasta los US$616.800 millones.

(Inicia la carrera electoral que buscará destronar a Trump). 


En este panorama, el desbalance comercial con China, protagonista de la guerra comercial, presentó un descenso de 17,6% hasta los US$345.600 millones. Esto, de acuerdo con los expertos, significa que la política de Trump sí que ha tenido un efecto positivo para conseguir el objetivo que se marcó de reducir el déficit, pues la caída con China fue clave para los datos al cierre del año pasado.

OTROS INDICADORES 

Por ejemplo, el empleo es otro de los retos que se marcó el mandatario estadounidense, y ciertamente es un indicador que ha mostrado una evolución muy positiva en los últimos tres años. En el 2016 el dato llegaba hasta el 4,9%, mientras que descendió a 4,4% en 2017, 3,9% en 2018 y cerró 2019 en 3,5%. Eso sí, la cifra de enero, publicada ayer, se elevó hasta 3,6%.

“La imagen del empleo continúa mejorando constantemente. La última tasa es de 3,6%, un número bajo, mientras que igualmente en enero se generaron 225.000 empleos nuevos. Si esto continúa, hay una buena posibilidad de que Trump sea reelegido. Los presidentes titulares siempre se benefician significativamente cuando las tasas de desempleo son bajas y no aumentan”, señala Edward Stuart, profesor emérito de economía de la Universidad Northeastern Illinois.

Además, como pone de relieve Stuart, otro de los factores es el gran repunte que han presentado los índices de Wall Street. “Las ganancias en el mercado de valores son otro tema muy relevante. El S&P500 ha subido más del 25% en los últimos 12 meses. Esto es especialmente importante para el 20% de la población estadounidense más rica, pues posee casi todas las acciones y Trump los está enriqueciendo aún más, con un ingreso adicional que, sin duda, va a contribuir a su campaña y a sus partidarios del Partido Republicano en el Congreso”.

Con todo, el economista de la Universidad Northeastern Illinois considera que, “en general, diría que en la actualidad la condición económica de Estados Unidos es netamente positiva para las posibilidades de reelección de Trump”. Eso sí, también habría dos aspectos que juegan en contra de Trump desde el punto de vista económico.

Por un lado, que el empleo manufacturero continúa cayendo. De hecho, en enero estos dismunuyeron en unos 12.000 puestos, lo que se debe principalmente a las consecuencias de la guerra comercial, que altera las cadenas de suministro.

Por el otro lado, el sector agrícola está cerca de sufrir una recesión también impulsada por las tensiones con China, pues eso hizo que el campo del país dejara de exportar gran cantidad de productos.

CARRERA ELECTORAL

Junto a todo esto, la carrera electoral en Estados Unidos recién comenzó la semana pasada con el ‘caucus’ de Iowa, y se mantendrá a partir de ahora en cada uno de los estados del país, y se irá perfilando quien será el elegido de los demócratas para enfrentar a Trump.

Precisamente, este es un aspecto que tendrá una gran incidencia en el resultado, pues, según los expertos, del tipo de perfil que salga elegido dependerá mucho la elección final.

En este sentido, los expertos aseguran que es más probable que un mayor rango de estadounidenses decidieran votar por candidatos más moderados como el exvicepresidente Joe Biden o la sorpresa Pete Buttigieg, mientras que otros como Bernie Sanders o Elizabeth Warren, de un corte más de izquierda, podrían generar el rechazo de votantes del centro ideológico.

De momento, los sondeos de opinión siguen indicando que los candidatos demócratas lograrían una victoria frente a Donald Trump. En este sentido, Biden obtendría seis puntos más que el mandatario, al tiempo que Sanders le aventajaría en 4 puntos, Warren en 3% y Buttigieg en 1%.

No obstante, hoy en día Trump logró la mayor aprobación de su mandato, del 49%, mientras que los estadounidenses ven con buenos ojos la dinámica de la economía estadounidense.

De acuerdo con el último reporte de Gallup, la confianza en la economía está en su punto más alto desde el año 2000, mientras que el 63% de los ciudadanos del país considera que Trump está haciendo un buen manejo de las finanzas de Estados Unidos.

Recomendados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido