Unión Europea y Japón ponen en marcha su ‘ruta de la seda’

El acuerdo de infraestructura busca hacer frente a la iniciativa de inversiones de China.

China

Los planes de China con su iniciativa de la nueva ‘Ruta de la Seda’ es generar una serie de proyectos de infraestructura e inversiones para conectar China con más de 80 países.

Archivo particular

POR:
Portafolio
septiembre 29 de 2019 - 08:00 p.m.
2019-09-29

La Unión Europea y Japón firmaron un acuerdo sobre infraestructura para coordinar una serie de proyectos de transporte, energía y digitales que unan Europa y Asia, buscando una alternativa a un proyecto chino que ha levantado sospechas en Bruselas y Tokio.

(Lea: Vecinos de Colombia se vuelcan a la nueva Ruta de la Seda china)

El acuerdo, firmado por el primer ministro japonés, Shinzo Abe, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, formaliza la participación de Tokio en un nuevo plan de “conectividad” entre la UE y Asia respaldado por un fondo de garantía europeo de US$65.480 millones, bancos de desarrollo e inversores privados.

(Lea: El Gobierno evalúa si entrar en la Ruta de la Seda de China)

Desde 2013, China ha puesto en marcha proyectos de construcción en más de 60 países, dentro de la nueva ruta de la seda, que persigue una red de enlaces terrestres y marítimos con el sudeste asiático, Asia Central, Oriente Medio, Europa y África. “La ruta marítima que conduce al Mediterráneo y al Atlántico debe estar abierta”, añadió Abe, refiriéndose a la necesidad de evitar los proyectos financiados por Pekín.

(Lea: La otra cara de la inversión en África de la Ruta de la Seda)

Juncker también se comprometió a ayudar a construir infraestructura “sin montañas de deuda” o a depender “de un solo país”. Esa fue una velada referencia a los proyectos financiados por China que han hecho que las deudas de algunos países de Asia Central y los Balcanes se disparen tras embarcarse en la construcción de puentes, carreteras y túneles con costos fuera de su alcance.

La UE y Japón también quieren normas medioambientales más estrictas. Los representantes europeos dijeron que les preocupa el modelo de inversión chino que da dinero a los países para proyectos que podrían no necesitar, lo que los hace depender del gigante una vez en marcha. Los países pobres de Asia y África han recurrido a estos atractivos préstamos.

Una autopista financiada por China para unir la costa de Montenegro con Serbia, que no tiene salida al mar, ha endeudado tanto a Montenegro que el FMI le ha dicho al país que no puede terminar el proyecto.

Siga bajando para encontrar más contenido