close
close
Manuel José Cárdenas

Jugando con candela

A Rodolfo Hernández le falta un equipo fuerte de gobierno y corre el riesgo que siga el rumbo populista de Donald Trump y Nayib Bukele.

Manuel José Cárdenas
POR:
Manuel José Cárdenas
junio 13 de 2022
2022-06-13 03:40 a. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

Se acerca la segunda vuelta de las elecciones presidenciales y el panorama se encuentra cada vez menos despejado. De una parte la diferencia entre los votos de los candidatos se acorta y de otra parte se amplía el voto en blanco, señal inequívoca de que los electores se encuentran cada vez más desorientados y no saben por quién votar.

El hecho es, en primer lugar, que Gustavo Petro, como lo sostiene Ángel Baccassino, estructuro su segunda vuelta con un enfrentamiento entre el cambio y la continuidad y le resulto todo lo contrario porque se encontró con un escenario de cambio contra cambio. En segundo lugar, Petro, ante la debilidad de su contendor inicial, Federico Gutiérrez, se encontró con Rodolfo Hernández, a quien la mayoría de las encuestas lo dan como ganador.

Cuando Petro se sentía fuerte, sostenía que había llegado la hora del cambio y que el país se convertiría, con su gobierno, en la potencia mundial de la vida mediante un Pacto Histórico que concretaría un acuerdo social para el buen vivir. Inicialmente sus propuestas constituían cambios radicales, no negociables, y presentaban serias dudas sobre la forma como proponía pasar de una economía extractivista a una economía productiva, de predominancia fósil a descarbonizada, terminar la independencia del Banco de la República, estatizar los sistemas de pensiones y jubilaciones y realizar una reforma tributaria de 50 billones de pesos. A medida que ha ido perdiendo fuerza, con tal de ganar, ha aceptado la modificación de estas propuestas iniciales, estrategias de campaña no santas y que lo respalden caracterizados políticos tradicionales aunque piensan diferente a él.

Por su parte Rodolfo Hernández, a diferencia de Petro que lleva 30 años en la política, es un 'outsider', que llega a la política para luchar contra la corrupción considerando que es hoy el mayor mal que aqueja a la sociedad colombiana. Luchar contra ella constituye el programa central de su gobierno, que se diferencia del de su contendor, porque no expropiará ni impondrá nuevos impuestos. Busca que para derrotar al hambre de 22 millones de personas hay que vincular a los más pobres a los círculos económicos de producción, especialmente en el campo, la educación y sustituir las importaciones. Ha notificado que recibirá a todos los que quieran apoyarlo, pero no a cambio de un contrato o un puesto. A Hernández le falta un equipo fuerte de gobierno que respalde el desarrollo de sus propuestas y corre el riesgo que siga el rumbo populista de Donald Trump y Nayib Bukele si no cuenta con una orientación adecuada.

MANUEL JOSÉ CÁRDENAS
​Consultor internacional

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes