La seguridad empresarial fortalece los negocios

En Bogotá se realizarán jornadas sobre este tema, organizadas por el grupo ISVI y el Colegio Latinoamericano de Profesionales de la Seguridad.

Luis Enrique La Rotta, presidente Jornadas Internacionales de Seguridad.

Luis Enrique La Rotta, presidente Jornadas Internacionales de Seguridad.

Archivo particular

POR:
Portafolio
febrero 12 de 2020 - 07:00 p.m.
2020-02-12

Las principales amenazas a las que se exponen las empresas no están siendo visibles para los empresarios, directivos, gerentes, líderes de procesos, auditores y profesionales con alta responsabilidad, porque cuentan con competencias técnicas para desempeñar sus cargos, pero han perdido la malicia para detectar el talento oculto de sus colaboradores.

Esos talentos ocultos van más allá de sus funciones rígidas y pueden estar en el ámbito de las artes, la cultura, el desarrollo intelectual y el deporte, son grandes fortalezas en las organizaciones modernas y claves ante un evento fuera de lo común, sostuvo el presidente de las XXXVIII Jornadas Internacionales de Seguridad, Luis Enrique La Rotta.

En la última década los servicios de seguridad y vigilancia en América Latina crecieron un 8%, el doble que a nivel global, según un estudio del Centro Regional de las Naciones Unidas. En Colombia las empresas de vigilancia y seguridad privada registraron ingresos operacionales por $8,7 billones en el año 2.016, y un incremento anual del 4,3%.

La Superintendencia de Vigilancia y Seguridad privada revela que el sector cuenta con 888 empresas, la mayoría pequeñas y generan más de 256 mil empleos. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dice que el costo del crimen equivale a 3% del PIB en los países de América Latina.

La Rotta, experto en seguridad petrolera, preside desde hace 38 años las jornadas que se efectuarán el 20 de febrero en el Club el Nogal, el grupo empresarial ISVI y el Colegio Latinoamericano de Profesionales de la Seguridad, CIPP.

¿Cuáles son las amenazas en las empresas hoy?

La globalización, la transformación digital, los fenómenos aleatorios, las tensiones y distensiones, las formas líquidas de inseguridad, los desafíos “maliciosos” y su dinámica en el mundo organizacional. Existen amenazas clandestinas y enemigos ocultos que acompañan a la alta gerencia que el liderazgo empresarial debe conocer.

La filosofía METIS tiene herramientas para que las cosas que pasan no les afecten, son nuevas formas de sobrevivencia para despertar la imaginación empresarial, redescubrir la mente que ha estado centrada en el plano físico, egocéntrico y tecnológico para llevarla a uno de transformación, conocimiento profundo y sutil, a fin de discernir la información y la realidad. Las empresas diseñan sistemas y dispositivos de seguridad física, electrónica y tecnológica buscando la automatización pero dejan de lado el verdadero objetivo de las formas de inseguridad dinámicas, como la picaresca delictiva, que se deben considerar desde el conocimiento del pensamiento que trasciende la lógica racional y las facultades mentales.

¿Cómo prevenir la picaresca delictiva?

Esto se viene haciendo en varios sectores desde hace décadas, detectamos esa conducta pérfida y sagaz que busca ventaja irregular y actitudes de la época, llenas de artimañas y tretas. En el “espíritu de la época” un empresario debe activar todos sus recursos y practicar el “arte del acecho” percibir los fenómenos complejos, controlar comportamientos caóticos y sus efectos contradictorios.

¿Cuál es el “espíritu de la época”?

El cambio acelerado y la innovación que obligan a la inteligencia a actuar con más rapidez. Todas las relaciones humanas y empresariales traen tensión, conflicto, indisciplina, competencia ilegal y juegos de poder. La interrelación, la interconexión o las alianzas son cada vez más frágiles y transitorias.

El ingenio virtuoso e innovador permite crear sociedades éticas y legales para combatir la viveza desde el ingenio perverso, el engaño, el daño enmarcado en lo ilegal e irregular. Para detectar esos hechos no basta con la tecnología.

¿En qué queda el crecimiento de la ciberseguridad y la ciberdelincuencia?

El más eficiente detector de mentiras, el mejor sensor GPS, la mayor alarma y la más poderosa arma es el cerebro humano. El ingenio del pillo, la astucia, la perfidia, amenazan más que una decisión inoportuna. El conocimiento silencioso no es la facultad para ejercer la administración institucional dejando de lado aspectos personales y permitiendo emerger la inteligencia artificial (IA).

¿Cuáles son los problemas que afrontan las empresas en seguridad?

El principal es no escuchar el silencio, tal cual. Otro es la falta de olfato, de desarrollar la intuición, percepción, ingenio, presentimiento y clarividencia. Luego la dificultad para atender la voz interior previene un peligro. El conocimiento no sólo es intelectual sino experimental, sutil y está almacenado en la conciencia. Hoy se pierde la lucidez y la sabiduría por depender sólo de la lógica, la física y la electrónica.

Nos enseñaron a pensar pero no a sentir ni a utilizar los propios recursos ocultos. La filosofía METIS enseña a sintonizar, a abrir un espacio a la lucidez alterna, atenta, libre de toda lógica racional y a una dimensión absoluta de la realidad.

Suena muy Zen, muy oriental…

La filosofía METIS plantea tener una mente aguda, manos hábiles y estar alerta. Une el pensamiento oriental con el occidental para aplicarlo a un entorno de astucia criolla. Aprovechamos las experiencias del campesino, el pescador, el ex guerrillero o la del chamán con sus poderes intuitivos ¿por qué no absorberlos?

Alejandra Buitrago Salamanca
Especial para Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido