close
close
Manuel José Cárdenas

Las dos caras de Petro

Sus ideas, muchas de ellas validas en teoría, como es el caso del capitalismo democrático, son un fracaso en la práctica: es un mal administrador.

Manuel José Cárdenas
POR:
Manuel José Cárdenas
enero 23 de 2022
2022-01-23 11:43 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

Ciertamente la vida de Gustavo Petro no es muy conocida a pesar de haber estado mucho tiempo en el primer plano del escenario nacional. Ello le ha permitido que su libro autobiográfico ‘Una vida muchas vidas’, que ha estado entre los 10 más vendidos en La Librería Nacional, haya podido presentar con éxito una imagen positiva de él que no corresponde siempre a la realidad. En esta obra, muy bien escrita, se presenta como el lector estudioso, miembro del M–19, autor de sonados debates parlamentarios, promotor de la justicia, la igualdad, y a uno de los políticos más destacados de la oposición colombiana. Sus ideas, muchas de ellas validas en teoría, como es el caso del capitalismo democrático, son un fracaso en la práctica porque es un mal administrador.

Su vida pública como Senador de la República para el periodo legislativo 2018-2022, fundador del movimiento político Colombia Humana, candidato a la presidencia de Colombia en 2010 y 2018 y actualmente candidato presidencial a las elecciones de 2022, ha estado sujeta a muchos altibajos. Destituido por la Procuraría de la Alcaldía de Bogotá en 2013, fue restituido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en 2020.

Aunque hay que reconocerle que fue el primero en incluir en la campaña presidencial los temas de las crisis que se venían venir, como el medio ambiente, los derechos de las mujeres, la pobreza, la desigualdad y la superación de la dependencia del petróleo y del carbón, quiere alcanzarlos todos de una sola vez, cuando ello no es posible. Tal es el caso de una transición hacia las energías limpias, que debe hacerse gradualmente y no, como él lo propone, terminando la contratación del petróleo y enterrando el carbón de manera inmediata.

Aunque con buenas intenciones propone volver al proteccionismo, subiendo los aranceles a las importaciones de cuatro ramas de la producción (agraria, alimentos, confecciones, textiles y cueros), ello implicaría un retroceso hacia la sociedad industrial cuando lo indicado es avanzar hacia la sociedad post industrial, conocida también como la Cuarta Revolución Industrial, caracterizada por el uso de las nuevas tecnologías.

Su propuesta para que el Banco de la Republica emita dinero para financiar los gastos de la Nación y entregar recursos a los hogares afectados por la pandemia tampoco ha encontrado eco, ya que la emisión de dinero tiene el riesgo de convertirse en una fuente de incremento de precios, de más inflación, que es el peor impuesto para los más vulnerables porque deteriora su capacidad de compra y destruye el valor de sus activos.

MANUEL JOSÉ CÁRDENAS
Consultor internacional

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes